Guía de lectura de Álvaro Ortiz

En este artículo organizamos las obras de Álvaro Ortiz por temáticas para aquellos lectores que se acerquen a una obra de este autor tras conocerlo en redes durante la pandemia. Y, si ya lo conocíais, que podáis comprobar si tenéis su bibliografía controlada.

Mucha gente que se dedica a temas relacionados con la creación artística sufre de temporadas de bloqueo. Espacios de tiempo que por unos temas u otros son incapaces de sacar adelante proyectos. Durante un tiempo el historietista Álvaro Ortiz dijo sufrir de cierto bloqueo creativo. Sin embargo, durante el primer confinamiento de la pandemia del coronavirus, Ortiz nos hizo el encierro algo más llevadero gracias a sus publicaciones diarias en sus redes sociales. Y es que, El murciélago sale a por birras (¡Caramba!, 2020) rompió nuestra monotonía y ese bloqueo artístico del que el autor se quejaba en redes.

Muchos lectores conocíamos la trayectoria tebeística de Ortiz, sin embargo, otros tantos lectores habrán llegado hasta sus cómics a partir de su éxito seriado en redes sociales. Es por eso que en Sala de Peligro hemos decidido recopilar su obra en esta guía de lectura tal y como hicimos en su momento con Paco Roca. Organizando en distintas categorías sus cómics para que accedáis a ella según vuestros gustos.

Aunque debemos avisar a los súper completistas, que sabemos que estáis ahí, que quedarán fuera de esta guía los capítulos autoconclusivos que aparecieron originalmente en publicaciones que recopilaban obras de varios autores. Como, por ejemplo, la historia Femme des fraises que Ortiz publicó junto a Isabel Cebrián dentro del proyecto Comic on Tour de Oxfam y que terminó siendo publicado en papel en 2014, como recopilatorio de un total de ocho historias por parte de Astiberri.

Dicho esto, aquí os dejamos la guía de lecturas según temáticas o gustos:

Comedia Político-Social

Os gustará seguro el ya mencionado, y reseñado en su momento, El murciélago sale a por birras (¡Caramba!, 2020), donde nos cuenta la historia del Señor Brus quien se da cuenta durante esos días de encierro que no le queda cerveza, por lo que hará lo que haga falta por conseguirla. Más o menos, como nos ocurrió a todos en algún momento.

Siguiendo esta línea narrativa, y jugando día a día con la actualidad política de nuestro país, Ortiz repitió el esquema de publicación de la anterior obra. Así, a partir de un par de tweets cruzados entre las cuentas del presidente del gobierno, y la cantante y actriz que en su momento interpretó a Hannah Montana, creó la obra Prdro y Maili (¡Caramba!, 2021). Aunque actualmente podemos comprarla en papel, durante varios meses estuvo publicando cada episodio en sus redes sociales.

En esta obra el autor refleja la locura de panorama político que se ha ido sucediendo estos meses en España, siguiendo al presidente del gobierno Prdro, y una artista estadounidense llamada Maili. Quienes empiezan a recorrer España en una aventura loquísima donde no faltarán escenas de acción, política, sexo desenfrenado de todo tipo, y grandes personajes como Zorrezno, un mutante con tremendo culo que no dudará en inmiscuirse en los planes de los protagonistas. Un guion lleno de referencias políticas, sociales y de cómics, con un desarrollo lleno de giros de guion. Si el Murci consiguió aliviar nuestro encierro durante la primera ola del coronavirus, este cómic nos ha mantenido al día, mentira que parezca, de la actividad política mientras nos hacía reír. Algo que, todavía hoy, necesitamos.

Ambas obras tienen un formato cuadrado, siguiendo el espacio que usaba el autor en Instagram para crear su obra, y son bitono. Mientras El murciélago sale a por birras utiliza el color azul durante toda la obra impresa, Prdro y Maili utiliza el color rojo. En ambos casos la obra original publicada en internet era en blanco y negro. Sin embargo, por un tema tanto de diseño como de impresión, el autor decidió cambiar este aspecto de las obras en su versión impresa. Además de perfilar detalles, tramas… para crear un tono mucho más unificado.

Viajes

El primer cómic de este apartado es, obviamente, Viajes (Astiberri, 2016) una obra acerca de los viajes del autor quien, tanto por su profesión, como por gusto, ha viajado por muchos rincones del mundo. En todos esos viajes ha sacado momentos para ilustrar vivencias, anécdotas y situaciones a veces atípicas como él mejor sabe, en formato cómic. Cada capítulo tiene un tipo de narrativa distinta, e incluso de estilo de dibujo, posiblemente porque pasó tiempo entre cada viaje. Por lo que la obra se convierte en una mezcla entre diario personal y cuaderno de viaje para compartir. Este cómic es en blanco y negro y funciona perfectamente tanto para conocer al autor, como el mundo en el que vive. Y es que la forma de viajar de Ortiz es muy personal, y también su forma de compartirlo.

Por otro lado, dentro de la misma categoría, está Cenizas (Astiberri, 2012) muy alejada de la anterior. Primero, por que es una obra completamente a color. Y segundo, porque en este caso se trata de una obra de ficción con un guion unificado. Esta novela gráfica se inicia con el reencuentro de tres amigos tras la muerte de un cuarto. Éste les pide que lleven sus cenizas a un punto muy concreto marcado en un mapa. Así, Polly, Moho y Piter no sólo se reúnen, sino que deben soportarse en un viaje en coche hacia lo desconocido. Viaje donde no sólo irán acompañados de un mono, sino que tendrán que sobrevivir a secundarios de lo más locos, cerveza en cantidades industriales y resacas con gritos de por medio. Porque la reunión trae consigo los problemas del pasado, y con ellas un desarrollo de personajes increíble.

Esta novela gráfica es la mezcla perfecta entre una road movie, un thriller lleno de giros de guion y la comedia más absurda del momento. Una de las obras más conocidas de Ortiz donde brilla especialmente el desarrollo de todos y cada uno de los personajes. Incluido el mono. Un cómic especialmente recomendado para aquellos lectores que gusten de los viajes, y las aventuras más locas.

Historia del Arte

Álvaro Ortiz cuenta en su bibliografía con dos obras muy distintas entre sí pero que, en ambos casos gustarán a aquellos lectores que disfruten lo más mínimo con la Historia del Arte.

La primera, Dos holandeses en Nápoles (Astiberri, 2016) es una novela gráfica creada a partir de la exposición Caravaggio y los pintores del norte realizada ese mismo año por parte del museo Thyssen-Bornemisza. Ortiz creó esta obra siguiendo la intención de la exposición, no sólo mostrar la obra de Caravaggio sino, sobretodo, del impacto que tuvo ésta sobre sus seguidores. A partir de esta idea, Ortiz se inventa a dos personajes Gerard van Honthorst y Dirck van Baburen dos holandeses que, como otros tantos pintores en el siglo XVII, vivían en Roma. A partir de un viaje a Nápoles para ver los retablos de su admirado Caravaggio, los pintores se verán envueltos en una historia fantástica con ese punto de locura y fantasía tan propios del autor. Porque nada es lo que parece, ni siquiera cuando hablamos del siglo XVII.

Esta obra es muy entretenida tanto para quienes les interese la historia y el arte, como para quienes simplemente busquen aventuras y humor. Sin embargo, los lectores acostumbrados a leer sobre arte encontrarán muchísimas referencias que harán que disfruten todavía más de esta obra. Este cómic es a color, y sigue la línea gráfica de Cenizas, pero con un delineado de las figuras más intenso.

Por otro lado, Ortiz tiene en su bibliografía un par de libros ilustrados. En este caso, Leonardo Da Vinci (Pepitas de Oro, 2019) forma parte de una colección donde cada volumen es una biografía ilustrada. En teoría, estas biografías de pocas páginas están pensadas para los más pequeños de la casa. Sin embargo, en Sala de Peligro recomendamos siempre a los adultos, incluso aquellos que no tienen menores a su cuidado, que le echen un ojo a este tipo de obras. En este caso, Ortiz conmemora la vida de Leonardo Da Vinci con datos simpáticos sobre manías del genio, sus viajes y sus obras. Da Vinci vivió en Roma, Bolonia, Venecia y Francia, y fue un verdadero hombre del Renacimiento: Pintor, anatomista, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico… y amante de una comida muy específica que Ortiz no duda en sacar a relucir. Una colección maravillosa para introducir a los más pequeños en la Historia y la Historia del Arte. Con textos divertidos y muy instructivos, en este caso, de la mano de Ortiz.

Aventuras y Rarezas

Si bien las obras que aparecen en el apartado de viajes podrían aparecer aquí también, este grupo está definido en su mayoría por los giros de guion que hacen que las aventuras vividas por sus protagonistas se conviertan en rarezas. Ese toque tan característico de muchas novelas gráficas de este autor, que le han hecho triunfar en el mundo de la historieta.

Empecemos primero con una obra en la que Ortiz aporta el apartado gráfico, pero que pensamos que es interesante para aquellos lectores que les guste completar su colección con obras interesantes. Tony Lynx. El libro del poder de Miguel Griot (Ediciones SM, 2018) es una obra interactiva donde los lectores acompañan al arqueólogo Tony Lynx y la hija de su maestro, que ha desaparecido. Los lectores van resolviendo los enigmas ocultos en las ilustraciones a medida que avanza la narración. Una obra interesante que, creemos, se beneficia muchísimo del trabajo de Ortiz.

Pero, volviendo a las novelas gráficas, nos encontramos con Murderabilia (Astiberri, 2014) donde el protagonista comenta que es escritor, pero escribe muy poco. En teoría porque le faltan experiencias vitales para poder hacerlo. Tras la muerte de su tío, éste hereda dos gatos negros por los que un coleccionista quiere pagarle mucho dinero. Dispuesto a cambiar de aires coge a los dos gatos, se sube a un autobús y allí se dirige, a la aventura que nunca esperó tener. Murderabilia es un thriller macabro que se va mostrando al lector muy poco a poco. Con un plantel de personajes, como siempre, diversos y muy divertidos. Personajes e historia que bordean los límites de la locura, y entran de lleno en esa rareza que comentábamos antes. Este cómic es a color, y sigue la línea gráfica de Cenizas, que terminaría desarrollándose del todo en el ya comentado Dos holandeses en Nápoles.

Tras Murderabilia llegó Rituales (Astiberri, 2015) que, curiosamente, vuelve a unir esta historia con la de los holandeses. Pero empecemos por el principio, la historia se inicia con unos personajes principales que poco a poco irán entrelazando su historia con otras tantas. Manuel y Lorenzo llegan a Barcelona y encuentran con mucha suerte un piso en el centro de la ciudad extremadamente barato. Además, no tienen vecinos en el piso de abajo, que utiliza un anticuario como almacén. Lo raro es que nadie entra ni sale nunca de ese piso, y eso empieza a obsesionar a uno de ellos.

Hasta tal punto se obsesiona que termina entrando en el almacén, y encontrando una figurita con un pene desproporcionado. A partir de ahí empiezan a entrelazarse distintas historias, con sus correspondientes protagonistas en distintos lugares y tiempos. Desde un trabajador de un kebab, pasando por un escritor, una institutriz, una millenial… y más de una y de dos figuritas. Cada capítulo pertenece a distintos protagonistas, y su duración varía en número de páginas. De los únicos que se ve algo más de evolución es de Manuel y Lorenzo. Sin embargo, el resto de protagonistas se irán intercalando de formas variadas en las historias de los otros.

En este cómic, además, Ortiz introduce a Caravaggio por primera vez en su obra. Uno de los protagonistas de Rituales está trabajando en la biografía del artista. Para documentarse, viaja hasta Malta donde el pintor se exilió tras haber cometido un asesinato. A partir de ahí, Ortiz desgrana distintas leyendas urbanas, incluye elementos fantásticos y enreda la historia con la del resto de figuritas de este volumen. La novela gráfica Dos holandeses en Nápoles funciona como continuación de este episodio en Rituales.

Completistas

Este apartado está dedicado a los completistas, aquellos lectores que quieren tenerlo TODO de Álvaro Ortiz. Aunque son difíciles de encontrar en la actualidad, éstas son las tres obras que no pueden faltar en la colección de un completista:

Julia y el Verano Muerto (De Ponent, 2004) aunque originalmente esta obra salió originalmente en 2002 bajo el sello de Epicentro, si hay una posibilidad de encontrarla es en su edición De Ponent. Una historia de cincuenta y dos páginas bitono, donde se presenta la vida de Julia, la protagonista. Una niña que es adoptada por un matrimonio joven; Matt y Allie, quienes la llevan a su hogar, formando así una auténtica familia. Todo ello con ese punto de extrañeza que caracterizan a las obras de este autor. Esta corta historia daría paso a Julia y la voz de la ballena (De Ponent, 2009) una historia de setenta y dos páginas donde Julia vuelve a la isla a pasar las vacaciones con intención de descansar y no hacer otra cosa que no sea contar historias de piratas mientras observa el mar. Su padre, Matt, reencuentra un diario donde se recogen extrañas desapariciones y situaciones imposibles. Empieza así un volumen lleno de fantasía, leyendas e incluso sirenas y fantasmas. Dos cómics muy interesantes leídos juntos que, sin embargo, son difíciles de encontrar.

Y lo mismo ocurre con Fjorden (autoeditado en 2010) y que bien podría incluirse en la sección de viajes de este artículo. O En busca de la felinidad (GP Ediciones, 2009) un libro ilustrado de Eva Hinojosa donde Ortiz aportaba el apartado gráfico. Por último, y en esta misma línea, queremos recomendar otra obra de este estilo, esta vez con una sección propia.

Coleccionistas

Aunque Sala de Peligro es un medio dedicado al cómic, hay veces como ésta en la que nos urge recomendar una obra que, en teoría, se sale de nuestro campo de trabajo. Estamos hablando de cuentos y libros ilustrados, obras que han salido en más de una ocasión en este artículo. De entre todos los que ha creado, o colaborado, Álvaro Ortiz en su carrera, queremos recomendar de forma especial Despistado de Pepe Serrano (Anaya, 2021) un conmovedor relato sobre el alzhéimer que mezcla fantasía y realidad, y donde ambos autores han hecho un trabajo increíble para todo tipo de lectores. Con una delicadeza y sensibilidad muy especiales.

Como bien decíamos al inicio del artículo, Álvaro Ortiz es un autor con una bibliografía amplia y para todos los gustos. Si habéis llegado a su obra a partir de sus redes sociales, aquí podéis encontrar todo lo que no se encuentra en ellas. Y, si ya conocíais éstas, esperamos haberos despertado el interés por alguna que hubierais pasado por alto.

 

Fe de erratas de la autora del artículo: Como me ha señalado en redes Queco Ágreda, hay una errata en el texto. En relación con Julia y el Verano Muerto, la edición de 2004 no es una reedición. Sino una ampliación del original de 2002, completamente redibujada. Además de esto me ha señalado que faltaba en esta lista la obra de Ortiz Mañana llega Michelle (Burz, 2001) obra debut del autor, junto a su hermano, que entraría dentro de las obras enmarcadas en el apartado para Completistas. (Añadido el domingo 02 mayo de 2021)