Faithless 2, el erótico y demoníaco cómic de Maria Llovet y Brian Azzarello

Panini Cómics trae de vuelta a Fatih. Y esta vez toca viajar a Italia.

Faithless fue todo un sleeper cuando salió. Su combinación de satanismo descarnado y una sensualidad made in Llovet resultó ser una combinación ganadora. Es un cómic de un evidente calado y ambición estética que te pide que, al igual que su protagonista, te dejes llevar a un viaje evocador a lo más oscuro de lo humano y lo maligno.

Pero te coge de la mano y te conduce por lugares muy satisfactorios. Como si de un buen giallo (no es azarosa la ambientación escogida en este segundo volumen)se tratase, te exige que te dejes llevar. Y, si estás dispuesto a hacerlo, te encontrarás ante algo en lo que no hay concesiones.

A pesar de que maneja conceptos tiene una intencionalidad claramente proclive a ello, nada en esta propuesta se siente como algo impostado y pretencioso. Se alcanza un equilibrio muy orgánico y envolvente que hace que Faithless sea algo sumamente disfrutable.

Esta vez la historia pone el punto de mira en Italia. Los protagonistas siguen sus desventuras artísticas al otro lado del charco a la vez que se ponen determinadas cartas sobre la mesa y se lanzan nuevas incógnitas.

Brian Azzarello vuelve a los guiones y, al igual que en el tomo anterior, se le nota con ganas de alejarse del tipo de contenido que le ha estado caracterizando hasta ahora. Es más, en este segundo volumen se le nota más cómodo y se atreve a lanzar conceptos más imaginativos y una historia de una ambición más profunda.

El escritor estadounidense es un veterano en esto de contar historias, gusten más o menos, y eso lo logra aplicar. Aunque parece que la historia pueda ir dando bandazos, se deja entrever que hay un camino a seguir, que no es aleatorio. Pero está menos constreñido que en el cómic de género o de superhéroes y hay una sensación de libertad y de flexibilidad bastante peculiar y curiosa.

El guionista lanza una propuesta bastante inconvencional. Opta por salidas narrativas bastante sorprendentes y logra imprimir un ritmo que no necesariamente tiene que responder al avance de la trama. Este es un cómic más de transmitir sensaciones y la narrativa lo ha comprendido perfectamente.  

También cabe destacar el conocimiento de causa con el que se ha elaborado la ambientación. Normalmente, la visión de las zonas mediterráneas por parte de los cómics (y el cine) americanos ha tendido a ser bastante estereotipadas. Este cómic consigue entender perfectamente la cultura en la que se ha escogido ambientar la historia. A pesar de haber ciertas licencias esteticistas y estilizadas, tiene mucha más verdad de lo que se suele ofrecer en el mercado. Y eso es algo que cabe valorar.

Pero, si algo es Faithless es el choque creativo de dos sensibilidades y generaciones diferentes. Esa combinación de la veteranía y la frescura está muy presente en todas y cada una de las viñetas. Es una rara avis tanto en Europa como en Estados Unidos a la vez que tienen rasgos de los dos continentes. En definitiva, se ha logrado hasta alcanzar el deseable punto en el que no se sabe distinguir donde empieza uno y termina el otro. Pero lo que no se puede negar es que hay una clara influencia tanto del guionista como de la artista.

El dibujo de Maria Llovet sigue siendo igual de sugerente como de costumbre. Es una de las voces más relevantes en los cómics de contenido erótico contemporáneo. Y lo es gracias a encontrar una manera de sugerir desde lo explícito. Opta por emplear planos de una fuerza sensual y sexual más que palpable. Y, curiosamente, lo consigue con una voz muy personal, con un trazo ligeramente rasgado y alejado de lo que se suele asociar con el erotismo en el medio. Y este cómic no deja de ser otra muestra de sus indiscutibles habilidades en ese aspecto.

Pero es que además vuelve a demostrar que es una narradora que sabe manejar la intensidad dramática de las distintas escenas y añadir un ritmo implacable a cada escena. Sin embargo, en este cómic, a pesar de ser un tanto continuista respecto a lo visto en el primer volumen (algo lógico al ser una secuela directa), se imprime una estética bien distinta que logra transmitir esa sensación de expansión del mundo.

Eso se traduce en un tratamiento del color bien distinto que sirve para ahondar en esa sensación de que se está ante otro volumen. Los rojos siguen percibiéndose igual de peligrosos y las escenas más extremas siguen optando por la experimentación. Pero la artista conoce muy bien cuáles son las luces y colores de la zona mediterránea y los pone en las páginas con mucho acierto. La noche del primer volumen y la de este segundo son muy distintas.

El tomo de Panini Cómics incluye las portadas originales y alternativas de todos los números de la miniserie.

Faithless 2 es un cómic erótico acorde con nuevas sensibilidades. Pero es más que eso: es una historia de satanismo que juega sus cartas en sus propios términos. Endiablado. En el mejor sentido.

Título: Faithless 2
Guión: Brian Azzarello
Dibujo y color:  Maria Llovet
Edición Nacional: Panini Comics
Edición original: BOOM! Studios
Formato:   Tomo cartoné de 160 páginas a color
Precio: 19 €