“Warburg & Beach” el cómic que reivindica la importancia de las librerías, las bibliotecas y las figuras históricas que lo cambiaron todo.

Jorge Carrión y Javier Olivares firman este cómic centrado en Aby Warburg y Sylvia Beach, cuyas historias cambiaron la forma de entender y considerar los centros culturales que albergaban libros.

Hay personas que, por muchas razones, cambian la historia sin saberlo. Muchas veces esto queda recogido de una forma u otra y, con el tiempo, distintos estudios hacen resurgir dichas historias que pasaron desapercibidas en su momento. De igual forma, hay veces que esas investigaciones surgen de una idea sencilla que se va complicando hasta formar una obra mucho más completa e interesante y que, a su vez, no sólo recupera una parte de la historia, sino que la presenta como nunca antes se había hecho. Y eso es lo que han conseguido Jorge Carrión y Javier Olivares en su nueva obra.

Warburg & Beach recopila de una forma muy especial las historias de Aby Warburg, creador del Atlas Mnemosyne, y Sylvia Beach, fundadora de la reconocidísima librería Shakespeare and Company de París. Jorge Carrión encontró en sus historias varios puntos de unión relacionados con su forma de entender los libros, la cultura, y el espacio que los contenían. En el caso de Beach su librería, y en el de Warburg su biblioteca. A partir de ese punto, y su unión en este proyecto con Javier Olivares, ambos autores crearon esta historia acordeón que, además, resalta el valor del cómic no sólo como medio y forma, sino también como objeto cultural.

Pero, empecemos por el principio, y sin destrozar la trama de la obra, ¿quiénes son los protagonistas de este cómic, y por qué son tan importantes a nivel histórico? Sylvia Beach creó en 1919 la librería Shakespeare and Company de París, una librería donde no sólo se vendían libros, sino que además se reunían grandes intelectuales de la época. Esto no era algo completamente desconocido por la sociedad francesa, pero la forma que tenía de gestionar y proteger la cultura Beach hizo que su trabajo sobresaliera de la norma. Además, se convirtió en la primera editora de la novela Ulises de James Joyce. Introdujo cierto tipo de cultura literaria anglosajona en Francia, y la promovió como nadie.

Por su parte, Aby Warburg fue un historiador alemán cuyas investigaciones se centraban en el estudio de la transmisión de la iconografía antigua a la cultura europea moderna. Es decir, en el origen y evolución de las imágenes, y cómo las entendemos. Su obra más famosa e influyente es el Atlas Mnemosyne, conformado por una colección de imágenes relacionadas entre sí, con las que pretendía explicar la historia de la memoria de la civilización europea. Para ello, además de recopilar imágenes, también recopiló infinidad de documentos y libros que las explicaban. De esta forma, creó la biblioteca de estudios culturales. El trabajo de Warburg hizo que muchos historiadores del arte cambiaran su forma de entender su propia disciplina, e influyó en el devenir de la misma.

Warburg & Beach es un cómic histórico y biográfico nada tradicional. Presenta la historia cronológica de estos personajes, así como la importancia de otros cuatro, en un formato de acordeón. Tal y como puede verse en las imágenes adjuntas, este cómic puede leerse de forma convencional, pero también puede abrirse como un acordeón y estirarlo en su totalidad para leerlo como si de una página infinita se tratara. Esto, además de permitir soluciones narrativas que comentaremos más adelante, hace que sea completamente innecesario el utilizar un marcador temporal que avise al lector que las historias de los dos protagonistas están ocurriendo al mismo tiempo en distintas partes de Europa. O, en este caso, en distinta cara del mismo papel.

Aunque Carrión figura como guionista de la obra, y Olivares como responsable del apartado gráfico, es obvio que han trabajado de forma conjunta durante todo el proceso. Ya que sería imposible, de otra forma, conseguir este resultado. Es obvio el dominio cultural de Carrión, escritor y crítico cultural, y el trabajo de investigación histórica que ambos realizan para llevar a cabo esta obra. Tal y como comentaron en la presentación de la misma, ambos autores compartían de forma constante el trabajo del otro. Y, aunque Carrión no le quitó “el lápiz” en ningún momento a Olivares, sí discutían las formas de representación de cada escena. De ahí que el trabajo esté tan cohesionado.

El apartado gráfico de la primera parte, centrada en Beach, está marcado por la arquitectura de la ciudad y la librería. En esa parte del acordeón, la narrativa queda delimitada por las calles y los edificios por los que se mueve Beach. Por el contrario, la parte del acordeón que pertenece a Warburg, la narrativa es visualmente más compleja. Tal y como funcionaban los procesos de análisis de imágenes del historiador, Carrión y Olivares crean su propio atlas de imágenes por los que transitan tanto los personajes, como la historia.

En cuanto al característico dibujo de Olivares, mantiene su estilo expresionista, con trazos geométricos y un uso del color sin degradados. Como aparece en la portada, los colores principales de esta obra son el azul y el rojo, que se mantienen como principales, junto al amarillo. Todos ellos poco saturados y con una luminosidad baja, que hacen que la obra tenga un tono más cercano al documento histórico que a la biografía de aventuras.

Como ya se ha comentado, al mismo tiempo que el cómic puede leerse como una página infinita, funciona igual de bien leído de forma convencional. La intención de los autores era resaltar el valor del cómic como objeto, y no sólo como medio, de esta forma le confieren importancia al espacio que la propia obra ocupa. Creando la conexión física de Warburg y Beach a través de lo que realmente les unían, los libros y la cultura. Algo así era únicamente posible a través del cómic. Además, las enseñanzas de Warburg y Beach acerca de cómo leemos, cómo comprendemos tanto texto como imagen, se unen físicamente en el cómic. De forma extremadamente simple, podríamos decir que en cada viñeta de esta obra leemos a Warburg en el apartado gráfico, y a Beach en el textual. Y que juntos conforman el cómic, y la obra cobra sentido como tal. Tal y como sopesa uno de los personajes, ¿No son las letras imágenes? ¿No es nuestra lectura siempre visual?

Carrión y Olivares ya habían trabajado juntos con anterioridad en la obra Shakespeare & Cervantes (Nórdica Ilustrados, 2018), sin embargo, en Warburg & Beach han ido mucho más allá. En este caso no sólo han recuperado la historia de dos grandes personajes, sino que la han entrelazado de forma más que coherente y documentada. Documentación que, además, está incluida al final de la obra en una lista de fuentes consultadas.  Y no sólo eso, Carrión y Olivares han llevado a cabo, al crear la obra de la forma aquí explicada, las teorías tanto de Beach como de Warburg. La Historia del Arte, durante mucho tiempo, ha basado sus investigaciones en una cronología lineal que este cómic desdobla de forma literal. Superpone de forma física los eventos, sus causas y consecuencias, tal y como ocurrieron. Y juega con la relación del texto y las imágenes como sólo sería posible a través del cómic. Hemos de mencionar también la calidad de la edición conseguida por Salamandra Graphic. Tapas duras, un papel de mucha calidad y un encolado de páginas que soporta perfectamente la apertura de todo el acordeón y la manipulación del mismo. Y todo por un precio muy reducido.

Warburg & Beach es una obra tan redonda que gustará a todos aquellos lectores interesados en la Historia del Arte, la literatura, las librerías, las bibliotecas, la evolución de las imágenes, las narrativas poco convencionales, los libros como objeto, la historia cultural, la historia, el feminismo, el arte, el siglo XX… en definitiva, un cómic para todo tipo de lectores.

Título: Warburg & Beach
Guion: Jorge Carrión
Dibujo y color: Javier Olivares
Rotulación: Javier Olivares
Maquetación: Sergi Puyol
Edición Original: Salamandra Graphic (Penguin Random House)
Formato: Cartoné, 76 páginas
Precio: 17,00€