Superman & Lois, la serie que entiende al legendario personaje de DC Comics

HBO España trae la nueva y acertada incursión del último hijo de Krypton en el mundo de las series.

Conseguir, no solo entender a un personaje como Superman, si no crear historias en las que sea vulnerable sin hacer la clásica perdida de poderes es algo bastante complicado. Muchas adaptaciones recientes han errado a la hora de plasmarlo con acierto. Es algo muy intuitivo y sutil. Cuando se tiene a Superman en frente, se sabe. Puede tener muchos puntos en común, pero si no lo es, siempre se siente que algo no funciona bien. Y Superman & Lois es, tal vez, el producto audiovisual que mejor lo ha captado en largos años.

A pesar de ser un spin-of de la serie de Supergirl y de que hay algunas contadas referencias a un mundo más amplio, no es en absoluto necesario conocer nada antes de adentrarse en esta serie. El decidir que los conflictos de este show televisivo funcionen de forma completamente autónoma es un gran acierto para conseguir nuevos espectadores.

La serie parte de la premisa de que, por unas circunstancias determinadas, Lois y Clark deben volver a Smallville y, viendo las condiciones en las que ahí se vive, optan por establecerse. Es algo que bebe de muchas historias de los cómics, pero que no se había explorado en el medio audiovisual. Por tanto, de algún modo, se siente fresco.

Un poco morritos voladores sí que pone.

Particularmente interesante resulta la aproximación a la América profunda. Esos Estados Unidos rurales a los que, durante mucho tiempo, se ha estado mirando con desdén por parte de las grandes ciudades. Sin embargo, la realidad es que esos estados han sido abandonados y eso ha provocado unos altos números de pobreza y paro, lo cual ha conducido a un desentendimiento entre distintos estratos de la población.

Esta serie ha querido abordar esa problemática de manera directa. El panorama que tiene es, francamente, desolador. Las granjas familiares pasando a formar parte de grandes conglomerados empresariales especulativos a los que poco les importa el funcionamiento de estos negocios. Pero, para muchos, es la única manera de poder subsistir a causa de lo poco lucrativo de la alternativa. Ese es el contexto de alienación y decadencia en el que se tendrán que mover Clark y Lois en su retorno a Smallville. Esto puede parecer novedoso, pero es una vuelta de tuerca al origen de Superman: nació durante la Gran Depresión para convertirse en un héroe y en un modelo aspiracional para una población que las estaba pasando canutas.

Estéticamente no es nada revolucionaria, si no que se mueve con cierto clasicismo y sobriedad. La serie desarrollada por Greg Berlanti y Todd Helbing presenta  el contraste entre la vida superheroica del personaje (con una planificación totalmente convencional y con unos efectos especiales que, sorprendentemente, no dan el cante como en otros productos del Arrowverso) y la vida apartada y de granja. Para esto último se opta por una iluminación bastante sobria y naturalista y una cámara más estática. A su vez, hay una clara diferenciación entre los distintos ambientes a través del etalonaje.

El tono de este primer episodio es verdaderamente dramático. Sorprende que se haya optado esta aproximación al personaje. Sin embargo, resulta adecuado, puesto que permite ampliar la perspectiva respecto a cómo deben ser las historias de Superman. Además, sirve para demostrar cierta madurez que se tiene. No tenemos a ese alocado periodista, si no que ahora toma un rol de un padre de familia que debe criar a dos hijos mientras que trata de mantener cierta estabilidad en la casa en la que se crió.

Superpaisano.

El foco principal está en las relaciones de los protagonistas con sus hijos. Todos tienen un carácter muy diferenciado y marcado. Son un tanto estereotipados, pero funcionan en el dentro del funcionamiento de la serie y no terminan cayendo en el cliché. Es una balanza equilibrada y hubiese sido muy fácil que estos personajes no fueran creíbles. Por el contrario, son humanos y sus conflictos, dejando a un lado la cuestión superheroica, son perfectamente identificables. Se empatiza con facilidad puesto que aborda problemas de calado para los cuales los personajes están tan desprotegidos como cualquiera. Hay cosas que no se solucionan volando, golpeando o tirando rayos láser por los ojos.

A nivel interpretativo, todo el reparto está correcto en sus respectivos roles. El Superman de Tyler Hoechlin es uno más que aceptable, pero le falta algo de luz para terminar de dar la talla. Por su complexión facial, no inspira toda la confianza que debería. Se siente como que hay algo que chirría en el casting. Pero el actor se nota que está motivado y la interpretación que da no es nada desdeñable. Lo mismo se puede decir de Bitsie Tulloch, que consigue darle toda la fuerza que requiere este personaje. Los hijos están interpretados por Jordan Elsass y por Alexander Garfin, que consiguen transmitir los aspectos de la personalidad que los definen y diferencian.

Superman & Lois, sin hacer alarde de ello, ha tomado las decisiones adecuadas a la hora de adaptar al legendario personaje. Un producto hecho con cierto cariño y mimo. Una propuesta que decide anteponer el factor humano y que puede entenderse como una clara evolución de todos los Supermanes audiovisuales. Vuelve a hacer creer al espectador que un hombre puede volar. Mirad al cielo.

La serie está disponible en España a través del la plataforma HBO.