Top 10 de los peores Vengadores de la historia

Seis décadas de historia de los Vengadores da para muchas grandes historias... y también para miembros del grupo de lo más olvidables

En un par de años los Vengadores entrarán de lleno en la celebración de sus bodas de diamante (a.k.a. sesenta años). Seis décadas de historias, colecciones, alineaciones, autores y personajes desfilando por más de un millar de números con el título Vengadores estampado en su portada. Toda una montaña rusa emocional creativa con sus picos altos (hola Roy Thomas, hola Steve Englehart, hola Jonathan Hickman) y con sus picos bajos (hola Chuck Austen, hola Mighty Avengers de Dan Slott y Khoi Pham). Altibajos comprensibles en cualquier colección sostenida en el tiempo.

Durante estos años los Héroes Más Poderosos de la Tierra han sumado a sus filas más de un centenar (que se dice pronto) de miembros. Muchos carismáticos e inolvidables, otros que entraron en el ostracismo según su creador salió por la puerta de la Mansión al dejar la serie y algunos directamente insultantes. El espectro de calidad en sus miembros abarca desde “la crème de la crème” de Ojo de Halcón, la Bruja Escarlata o Wonder Man hasta algunos directamente lamentables como Toninho, Siglo (aunque este técnicamente no lo es) o aquella alineación de Vengadores A.I. que no hay por dónde cogerla. Pero, ¿Cuales son realmente los peores fichajes que han hecho los dirigentes de Los Vengadores? Aquí va una lista personal de los peores vengadores de la historia del grupo. Tan justificada como masoquista por querer recordarles.

  1. Triatlón

Fallido fichaje de Kurt Busiek durante su estancia en Los Vengadores, y un fallo por el que siempre se le recordará como su peor aportación en una gran etapa. Personaje cliché donde los haya, demostró poco potencial, aunque en manos de Alan Davis mejorase la cosa un poco. El final de saga en la estiradísima Dinastía Kang de Busiek explicaba muchas cosas de su pasado y presente sin prometer nada bueno para su futuro. Si no está más abajo en esta lista (aparte de porque los que la ocupan son de lo malo lo peor) es porque ya lejos de las manos de Busiek, con Christos Cage o Jeff Parker al aparato, brillo algo más en las páginas de Vengadores: La Iniciativa en plana Invasión Secreta. Pero si, Busiek, aquí te cubriste de gloria. Al menos, aquella Garra Plateada tenía cierta gracia y se ha librado de entrar en este poco honorífico Top ten, por mucho que en el fondo no fuera una copia descafeinada de Tigra, de la misma manera que Triatlón intentaba serlo de El Halcón con la personalidad y poderes de Mercurio. Si es que cómo se notaba qué cómics son los que le habían gustado y marcado al bueno de Kurt durante su infancia. Y, a todo esto, George Perez alimentando el ego de quienes dicen de él que es un mal diseñador de uniformes…

  1. Amadeus Cho

Ay, Dan Slott, menuda facilidad para entrar a formar parte de la lista de los autores más desacertados en la lista del grupo en tiempo record. En pleno escenario post-Secret Invasión tomó las riendas de los Poderosos Vengadores, mientras Bendis pasaba a encargarse de sus Vengadores Oscuros y continuaba con sus Nuevos Vengadores. Y es cierto que le dejaron “las sobras” de los equipos de Mr. Bendis y que tuvo que hacer magia con lo que le dejaron. Pero es que esa magia es precisamente por lo que nos gustaba Dan Slott, recién salido de la Iniciativa, Hulka y demás series de mismo corte. Pero mira, no. Aquí no funcionaba nada. Ni Estatura, ni la Visión, ni aquel uniforme/identidad nueva de Hank Pym… ni lo de Cho. Mira que el chaval ha tenido antes y después buenos momentos en el Universo Marvel, pero aquel ingreso en las filas de los Vengadores debería ser borrado por retrocontinuidad en cuanto se pueda.

  1. Rabia

Curiosamente, en este caso se produce un hecho muy irónico. El comic en el que se presenta a Rabia fue el primer comic que me compré en mi vida de Los Vengadores atraído por la más que interesante portada en la que el Capitán América nos anunciaba a los lectores una nueva alineación, con las fotos de sus miembros detrás. Fiel a la tradición del grupo, el por entonces guionista del título Larry Hama, contaba en este capítulo un nuevo capítulo de cambio de alineación y presentación oficial. Entre los fichajes que se incorporaban (de momento como reservistas) a Los Vengadores nos encontrábamos con el Hombre de Arena (que también podía ocupar un puesto en esta lista) y Rabia. Tampoco es que los villanos de aquella saga fueran gran cosa (es un eufemismo para decir que eran lamentables), pero es que lo de Rabia no tiene nombre. No mucho después se descubrió que era en realidad un chavalín menor de edad, lo que le hacía no-apto a formar parte de los Vengadores y pasó a formar parte de los Nuevos Guerreros. En fin, las palabras “ausencia de originalidad” se ajustan muy bien a lo que representa este personaje.

  1. Grito de Muerte

Teniendo en cuenta que su status es más vengadora honorífica que el de vengadora oficial ya lo decimos todos. Y os habla el mayor defensor de los Vengadores de los noventa. Pero es que este personaje simboliza la decadencia en la que entro el grupo tras la saga del Proctor, con ese intento de Bob Harras de meter en el grupo a su particular «Feroz de X-Force». Para interés de nadie y repelús de todos. Así que os podéis imaginar los saltos de alegría que di cuando se la cargaron en un título tan secundario como Annihilation Conquest: Star-Lord. Los que leyeron Chaos War (no seré yo, que uno tiene ciertos principios) decían que ahí resucitaba, pero no pienso ni mirar en la Wikipedia para comprobarlo.  Todo no puede ser en esta vida…

  1. Tormenta

Mira, no. Aquella etapa final de Bendis en los títulos vengadores intentando reconciliarse con los aficionados clásicos al grupo no me convence y está plagada de muchas malas decisiones en poco tiempo. Que si traigo de vuelta a la Avispa del Multiverso, que si Tony Stark (en vez de Hank Pym, por alguna razón) arregla a la Visión “justo” en ese momento, que si blablablá. Pero chico, lo de añadir a Tormenta a las filas del grupo de la forma más gratuita posible está muy lejos de estar a la altura de lo que se merece un personaje como Ororo, por mucho que el dibujo de Acuña fuera espectacular. Y es que además todo para nada. Duró dos telediarios. Vengadores vs Patrulla-X estaba a la vuelta de la esquina y se piró del grupo según entró, para volver con sus aliados-X. ¿Por qué la hizo Bendis vengadora? Como diría cierto denostado portugués: “¿Pur qué? ¿Pur qué? No entiendo….” Su participación se reduce a una aventura del grupo donde se deja noquear enseguida, muy bonito por su parte. En fin, en cualquier caso, con su incorporación al grupo, Tormenta tiene el honor de haber sido el primer personaje de la editorial Marvel en formar parte de los tres grupos más importantes de la editorial: X-Men, Cuatro Fantásticos y Vengadores. Repasando mentalmente, el único que le podría quitar ese honor sería Namor, pero su participación en el titulo de los Cuatro Fantásticos ha sido siempre… particular.

  1. Blade

¿La Sinapsis aquella de Gerry Duggan? Ni me acuerdo ya de ella. ¿Hermano Voodoo? Duró dos telediarios. ¿El Motorista Fantasma es un miembro actualmente? A estas alturas estas cosas ya ni me duelen. ¿Un Muerte-bot ha sido un Vengador porque alguien pensó que era buena idea? Pues vale. ¿Wikipedia dice que un tal Kaluu ha sido miembro de los Poderosos Vengadores? Pues yo no tengo ni idea de quién es. Pero a ver. ¿Resulta que la Pod aquella que se sacó de la manga Hickman finalmente no es una vengadora oficial? Pues mira, es un alivio. Pero, ¡ay amigos y amigas!, ¿alguien puede explicarme por qué Blade tiene una tarjeta de miembro de los Vengadores? Y ojo, que no es Aaron el primero que le hizo Vengador, sino que ya viene de lejos, desde los Poderosos Vengadores de Al Ewing donde, waitforit, iba disfrazado de Ronin… Paso.

  1. Capitán Bretaña (o Corazón de Leon, no me hagáis ir a buscarlo)

Hombre, hombre, hombre. En pleno 2004 se produjo un derrame cerebral colectivo en las plantas altas de Marvel y DC que llevó, por motivos todavía inexplicables, a contar con Chuck Austen para que guionizara series como X-Men, Vengadores, JLA y Action Comics a la vez. Ese nivel de hipnosis caló hasta cierto punto en la audiencia, que pedía más y más a un omnipresente Austen. Es cierto que no todo estuvo tan mal como se le recuerda y que en sus Vengadores introdujo algunas ideas interesantes que nunca se le reconocerán lo suficiente. Fue una pequeña etapa entre el coitus-interruptus final que fue la etapa de Geoff Johns y la llegada de Bendis al título. El comienzo de aquellos números de “Chuck!” no fue del todo lamentable y apuntaba buenas maneras, pero cuando ya empezó a hacer cosas de lo más raritas (ese ligue Clint/Janet, por dios… ¡¡¡mis ojos, mis ojos!!!, Phoebe dixit) y se sacó de la manga a este personaje, todo degeneró. Qué pena que Bendis no se cargase a esta Corazón de León en el Disassembled. Eso hubiera molado. Poco más me queda decir y tan solo os aconsejo que lo intentéis olvidar. Yo casi lo había conseguido, pero al hacer esta lista no me quedaba más remedio que incluirla. En fin, y luego dicen de los años noventa…

 

  1. Reed Richards / Sue Richards

Todavía a día de hoy me pregunto cómo pudo suceder esto. Años y años de reparos a introducir a estrellas de la casa como Spiderman, Daredevil, Lobezno, Squirrel Girl y demás en la alineación de los Vengadores y en menos de lo que canta un gallo (que es aproximadamente lo que duró Walter Simonson en su fallida etapa en Vengadores) te plantan al primer matrimonio Marvel entre los Vengadores (con chaquetita Richards incluida). Ay, Marvel… ¡Ah! Y para acabar de arreglar la situación, sumad a Giglamesh en este puesto. Todo un despropósito. Aquello fue muy raro. O había planes mucho mayores en curso donde se iba a ahondar bien en esto y leugo no se pudieron llevar a cabo o alguien derrapó mucho. Qué cosas…

  1. D-Man.

O El Hombre Demolición, como queráis, que a mí me da igual que me da lo mismo. A lo que íbamos. Este personaje (nunca mejor dicho) tiene el dudoso honor (bueno, de dudoso nada de nada) de ser el único vengador de la historia del grupo que no ha sido nombrado como tal en la serie troncal (entiéndase por troncal cualquiera con el subtítulo vengadores en el título, porque hoy en día hay mucha con ese apellido). El Capitán América le hizo Vengador en Captain America #349 a finales de los ochenta. Sus aportaciones desde entonces son bastante minúsculas, cuyo punto álgido fue el ridículo público al que le sometió Busiek en el primer arco de Heroes Return. En fin… Pasemos al siguiente, que es el que más claro tenía cuando me puse a hacer esta lista un domingo por la mañana…

  1. Ronin.

No. Clint Barton no. Me refiero a la “espía sorda” (tócate los webs) que vino antes. Sin ninguna duda, la peor incorporación de la historia del grupo. Como el propio Brian Bendis admitió años después de la primera saga de New Avengers, en el plan original estaba contemplado que fuera Daredevil el portador del traje de Ronin, aunque incompatibilidades editoriales con la serie del abogado defensor (que escribía el propio Bendis, por cierto, lo cual viene a decir que el propio Bendis se hizo “la picha un lio” consigo mismo) hicieron que se optará por Echo como la identidad de Ronin, a pesar del claro aspecto de hombre en todos los anuncios y portadas previas. Pero lo peor no fue la “marcha atrás” en su identidad, sino el uso (ejem, ejem) de Ronin. Porque no hay más original que mandar a una sorda a una misión de espionaje… En fin. Por lo menos tuvo su momento de gloria, tras estar unos veinte números sin pasar por la serie, al ensartar a la Elektra Skrull (otro culmen de la originalidad. Ay Bendis…) y desatar toda la Invasión Secreta. Un rollito con Clint por aquí, una desaparición Houdini por allá, un viaje a la costa californiana, otro rollito con el Caballero Luna (será sorda, pero no tonta) y un destino… cruel es lo poco que ha dado de sí. Aunque ahora Aaron la ha recuperado en su “saga Fénix”. Dicho lo cual, “podría haber sido peor”. No sé, podría haberla dibujado Leinil Francis Yu conversando con sus compañeros situados a espaldas sin explicar cómo puede oirles siendo sorda. Eso sí que hubiera sido unas risas… Oh, wait…