Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. El último Blockbuster del mundo se transforma en un Airbnb nostálgico lleno de pelis VHS

El último Blockbuster del mundo se transforma en un Airbnb nostálgico lleno de pelis VHS

En los años 80 y 90, Blockbuster se convirtió en la cadena de videoclubs más grande. Tras su caída con el auge del cine digital, el último local en pie decide convertirse en un piso turístico.
El último Blockbuster del mundo se transforma en un Airbnb nostálgico lleno de pelis VHS
·

Síguenos

La palabra 'videoclub' puede que cause desconcierto en algunos de nuestros lectores. Parece casi un vestigio del pasado más remoto, algo que carece de sentido en la época del vídeo bajo demanda digital o el streaming. Pero durante años, estos locales, en los que se alquilaban películas y se descubrían joyas cinematográficas a través del mero paseo por sus estantes, fueron el punto de reunión de millones de espectadores a lo largo y ancho del mundo. Y en este aspecto, Blockbuster brilló con luz propia. Hasta que cayó.

Ahora, su último local en pie decide reinventarse como un piso de alquiler turístico a través de Airbnb, trasladándonos al pasado y prometiéndonos una experiencia nostálgica, con cintas VHS, chucherías y todos aquellos ingredientes que hicieron de los ochenta y noventa unas épocas tan especiales, como comentan desde ABC.

PUBLICIDAD

El último Blockbuster en pie es ahora un piso turístico

Que un templo a la nostalgia de una época pasada se convierta en un piso turístico es un poco el epítome de los tiempos. Pero antes de entrar en materia, hay que recordar que la compañía estadounidense Blockbuster llegó a ser la reina de los videoclubs en casi cualquier parte del planeta, una especie de centro neurálgico del cine doméstico y el principal canal de distribución de las películas para las grandes productoras de Hollywood en forma de VHS y posteriormente, DVD. En 2004, Blockbuster tenía más de 9000 establecimientos a nivel mundial, una auténtica locura, que permitían a sus responsables tener un tejido comercial similar al de McDonalds o Burger King y otras cadenas de comida rápida. Cada pocos pasos, en casi cualquier ciudad, tenías un Blockbuster.

Blockbuster último

Pero tras varios intentos fallidos en eso de adaptarse al formato digital y abrazar el streaming -sí, Netflix llegó a venderles su idea de cine digital y suscripción y no quisieron oír su propuesta-, su negocio se vino a pique. Los videoclubs fueron cerrando, la piratería causaba estragos y las plataformas de vídeo bajo demanda descubrieron una nueva forma de consumir entretenimiento audiovisual sin salir de casa. En España, por ejemplo, llegaron a existir 94 Blockbuster localizados en distintos puntos de la geografía de nuestro país, que acabaron echando el cierre en 2006 en un movimiento que muy pocos llegaron a prever.

Blockbuster salón

La idea de visitar un Blockbuster era, para muchos, el mejor plan de fin de semana. Pasear por sus pasillos con moqueta, deleitarse con los innumerables pósters y estantes llenos de películas en VHS o pararse en la sección de chucherías, snacks y refrescos, era toda una experiencia. Con el colapso de la franquicia, únicamente permaneció un local en pie, que ha intentado resistir contra viento y marea el paso del tiempo y la pérdida de licencias o falta de copias de películas y series en formato físico. La única tienda que permanece abierta es la localizada en Bend, Oregon, con Sandi Harding como la última gerente de un Blockbuster, una aguerrida vecina de una pequeña localidad que ha sabido adaptarse y reinventarse en su local de las más variadas maneras.

Blockbusters snacks

Consciente de los problemas que puede ocasionar el ir contracorriente, Harding convirtió en una atracción turística su tienda, intentando atraer a los visitantes de todo el país, que en los últimos meses por culpa de la crisis del coronavirus han descendido enormemente. Para premiar el apoyo de la comunidad, y agradeciendo la manera en la que el pueblo siempre se ha volcado con este Blockbuster, la propietaria ha decidido convertirlo por tiempo limitado en un piso turístico.

Blockbuster VHS

Tres noches nostálgicas para sus vecinos

En agradecimiento por todo el trabajo que la comunidad ha volcado en su local, la dueña del último Blockbuster ha decidido incluir su preciado comercio en el portal de alquiler turístico Airbnb para celebrar una épica fiesta de pijamas que coincida con el fin del verano y les permita disfrutar de la nostalgia noventera. De esta forma, los que así lo quieran, tendrán la posibilidad de dormir en la tienda durante tres noches -18, 19 y 20 de septiembre- con un precio simbólico de 4 dólares. Y sí, todos podrán ver las películas que deseen. Un plan perfecto.

años 90
blockbuster
videoclub
viral
PUBLICIDAD

Más sobre Cine

Comentarios: 3
RANDOM
Flecha subir