Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Noticias
  3. Un apicultor desplaza un enjambre entero con las manos desnudas

Un apicultor desplaza un enjambre entero con las manos desnudas

¿Un loco, un genio? Se llama Yappy Beeman y tras atrapar a la abeja reina, consiguió acabar con el enjambre tirando el resto sobre su propio camión. Luego reubica a las abejas para que produzcan miel.
Un apicultor desplaza un enjambre entero con las manos desnudas
·

Síguenos

"Esta vez me he acordado de traer la jaula para la reina". ¿Cómo habrán sido las veces anteriores? No lo sabemos, y no queremos averiguarlo. Yappy Beeman es un apicultor profesional que ha acabado dando la vuelta en las redes sociales gracias a su particular manera de deshacerse de los enjambres. ¿Cómo trabaja? Con sus propias manos desnudas. A pecho descubierto. No tiene miedo, y nosotros tampoco. El título del vídeo es Si no lo hubiera grabado no me creeríais, y tiene toda la razón. Podéis echarle un vistazo bajo vuestro propio riesgo.

Yappy Beeman, el rey de las abejas

PUBLICIDAD

"Otro día increíble en el norte de Alabama hoy, amigos", escribe Yappy Beeman en la descripción del vídeo. No sabemos si estas cosas son típicas en el norte de Alabama, pero no se lo vamos a discutir. "Después de un día realmente duro de ayer, con tornados corriendo por todo el estado, estamos atrapando un enorme enjambre de abejas de un árbol de cedro". ¿La técnica a emplear? Capturar a la abeja reina para que el resto "la siga".

No sabemos si es producto del azar o de que realmente es un genio, pero Beeman consigue hacerse al segundo intento con la reina introduciendo sus dedos en el enjambre. "Yo mismo no puedo creer que este sea el segundo enjambre que atrapo hasta ahora, y que pudiera capturar a ambas reinas antes de sacudir la rama", escribe. "Esto realmente hace que deshacer enjambres sea muy divertido".

"Otro día increíble en el norte de Alabama"

No tengo ni idea de si está llevando a cabo la técnica correcta para lidiar con este problema. Pero parece que ni siquiera lleva la protección que sería adecuada para enfrentarse a cientos de abejas, por lo que su valentía es cuanto menos de admirar. Hacen falta entre 400 a 500 picaduras de abejas o avispas para acabar con la vida de un adulto (vía Portalfarma), así que no es necesario añadir que Beeman ha tentado mucho a la suerte con esta hazaña. ¿Lo más curioso de todo? Afirma que sólo recibió dos picaduras.

Parece que Beeman estaba atendiendo una de las tantas llamadas que recibe para que se encargue de este tipo de enjambres. Bajo su firma Alabama Bee Rescue, se encarga de reubicar estas colmenas lejos de las áreas residenciales para que las abejas puedan reconstruir un hogar y prosperar como productoras de miel.

Cristina M. Pérez
Colaboradora
Lo más leído
PUBLICIDAD

Más sobre Viral

Comentarios: 1
RANDOM
Flecha subir