Nintendo presenta en España Kid Icarus: Uprising

Pit vuelve para celebrar el primer cumpleaños de 3DS.
·
Actualizado: 3:47 18/9/2020

Dos décadas después vuelve el ángel Pit a una consola de Nintendo, coincidiendo con el primer cumpleaños de 3DS en el mercado español. El responsable de prensa especializada de Nintendo, Omar Álvarez, ha presentado las características del juego en España.

La empresa quería que la franquicia volviera en consola portátil pero por la puerta grande, y encargó el desarrollo a Masahiro Sakurai (autor de Kirby y de Super Smash Bros Brawl). La experiencia en estos dos juegos ha sido decisiva para el diseño de Uprising, ha explicado Álvarez, ya que sirvieron para realizar planteamientos poco habituales. Así, por ejemplo, en Kirby´s Dreamland el protagonista no saltaba sobre los enemigos para acabar con ellos, sino que los absorbía, y en Super Smash Bros Brawl no se trata de acabar con la barra de vida del adversario sino de encadenar golpes.

Álvarez ha recordado que Kid Icarus reunía tres géneros en NES: era un plataformas vertical a veces, otras usaba el scroll lateral y en otras era un enfrentamiento con jefes finales "que normalmente se hacía volando". En Uprising se han respetado las tres partes, de forma que cada nivel empieza con cinco minutos de vuelo, una parte en el suelo recorriendo el escenario y otra es la lucha.

El control es uno de los aspectos más espinosos del juego. En realidad, con una mano manejas dos botones y el disparo en el botón L y con la otra mueves el stick. En algunos casos es todo un reto de coordinación.

Sakurai sí ha pensado en los jugadores zurdos

Los jugadores zurdos serían quienes peor lo tendrían, como suele ser habitual en los videojuegos, pero Nintendo ha encontrado una solución en el botón deslizante Pro, un periférico que ya utilizan juegos como Metal Gear Solid: Snake Eater o Resident Evil Revelations y que aporta a la consola un segundo stick y dos gatillos. Ése segundo stick es la clave en este caso para poder jugar siendo zurdo. Eso sí, para diestros no funciona en el caso de Uprising. Álvarez ha señalado que la velocidad para apuntar en el juego es similar a la que tendrías con un ratón, "y con un stick no se llegaría a tiempo", ha afirmado.

La variedad en las armas es uno de los pilares del juego; hay de cinco tipos, y en cada uno de ellos se incluye, como mínimo, diez armas básicas. Para ilustrar su importancia Álvarez muestra la Espada Imperial. Al seleccionarla se vé que cambian los datos del arma; a cierta distancia ya no es tan efectiva ni te protegerá igual de bien, de forma que debes ver bien sus estadísticas antes de equiparte. Claro que también puedes optar por fusionarla con otra para obtener una nueva arma con características de ambas.

Además de las armas, Pit usa habilidades que eliges en un curioso juego. Cada habilidad ocupa espacios en unas piezas que debes encajar como si fuera un tetris. Cuanto mejor es la habilidad, más grande es su pieza. Aquellas que logres encajar en el espacio disponible son las habilidades que lleva Pit.

Aunque el apartado del arsenal es interesante por su diversidad y profundidad hay otra característica de Uprising que parece más revolucionaria respecto a la mayoría de juegos de la actualidad. Tiene nueve niveles de dificultad, y el dos se considera una intensidad normal. Cuando vas a jugar un nivel debes "apostar –explica Álvarez- a que te lo vas a pasar en el nivel elegido. Si lo logras, obtienes recompensas, pero si Pit muere durante la aventura perderás los corazones que hayas apostado. Estos corazones se recogen de distintas maneras en el transcurso de las fases, y son la moneda de cambio del juego, de forma que quedarte sin ellos supone que tendrás que rejugar algunas fases para conseguir más corazones.

Para mostrar la diferencia entre dificultades, el responsable de prensa especializada de Nintendo juega la misma fase en el nivel 2 y el 9. La primera vez los enemigos voladores aparecen espaciados y flotan unos instantes en pantalla antes de atacar y las batallas en tierra son a un ritmo accesible. En el segundo intento no cesan de salir enemigos aéreos y se abalanzan sobre Pitt nada más aparecer mientras le disparan y la barra se reduce un tercio aproximadamente con cada golpe que recibes. A poco de pisar tierra Pit termina la fase de mala manera y Álvarez pierde una buena cifra de corazones.

Cuanto mayor es la dificultad elegida para cada fase, más corazones obtendrás de recompensa… y más perderás si no logras el récord. Esto, según Álvarez, tiene una doble consecuencia: primera, que te lo piensas bien antes de elegir la dificultad, y segunda, que "crea una jugabilidad extrema".

Un juego sorprendentemente largo

La profundidad del juego es más de la que parece inicialmente, en una de las sorpresas que Sakurai guardaba a los jugadores. Esto, unido a la cantidad de tiempo que tendrás que jugar si quieres conseguir todas las armas y descubrir todos los recovecos de los niveles (hay partes que se abren sólo al subir la dificultad) convierte a Kid Icarus en un juego sorprendentemente largo.

A todo esto hay que sumar un multijugador online y offline que parece no desmerecer a Sakurai y recuerda en parte a Super Smash Bros. BrRawl. En el modo Supervivencia hay que sobrevivir al resto de jugadores. El modo en equipo es más original; hay tres jugadores que representan a la luz y otros tantos a la sombra. El último en morir de cada equipo se convierte en ángel. El objetivo del juego es matar al ángel del equipo contrario. Las partidas demuestran que hay que tener un buen conocimiento de las armas y habilidades disponibles y saber reaccionar muy rápido. "Parece caótico, pero es divertido" explica Álvarez.

El juego dispone también de tarjetas de realidad aumentada, aunque en España sólo van a estar disponibles en la revista oficial de Nintendo y promociones online. En cada tarjeta hay un personaje del juego, y si los enfrentas verás una lucha que ganará quien tenga mejores estadísticas.

Kid Icarus: Uprising está ya a la venta para 3DS.

Imágenes:

Más sobre Kid Icarus: Uprising

La saga clásica de Nintendo vuelve tras muchos años, en una entrega para Nintendo 3DS que combina fases de vuelo y otras de combate a pie. En las fases de vuelo tendremos que controlar a Pit mientras disparamos a todo tipo de enemigos moviéndonos automáticamente, como en un juego de disparos sobre raíles. Cuando estemos a pie el control será más clásico, al estilo de los juegos de acción, controlando la cámara mientras intentamos acabar con los enemigos sin que nos maten o se acabe el tiempo.

Síguenos

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir