X06: Primeras impresiones de Crackdown

Es el juego ‘a lo GTA’ de Real Time Worlds.
·

Uno de los retrasos de última hora de esta temporada navideña de Xbox 360 es Crackdown, que finalmente llegará en el primer trimestre del año 2007. Este llamativo juego de Real Time Worlds, equipo formado por algunos veteranos de Grand Theft Auto, es en efecto un juego a lo GTA, pero ambientado en el futuro, con un estilo visual "Cel Shading" muy llamativo, al estilo de Jet Set Radio (no solo por la técnica gráfico, también por el diseño en general de todo), y con un protagonista con superpoderes que le ha dado la "Agencia", una especie de policía futura mucho más expeditiva que la actual.

Este planteamiento en un principio resulta atractivo, sin duda mucho más variado que los clones habituales de GTA. La demo mostrada dejaba entrever algunas de las opciones del juego, que contará con un modo multijugador online con misiones cooperativas, algo que resulta muy interesante a primera vista. El modo al que jugamos se llamaba "play now" y nos "soltaba" en la ciudad con la misión de acabar con los pandilleros.

La ciudad en la que el juego tiene lugar es bastante grande y está dividida en varias zonas, conectadas entre sí por puentes o túneles. A lo largo y ancho de éstas zonas hay unos llamados "puntos de suministro", que nos permiten volver a la oficina central de la Agencia (una isla en medio de todo), o saltar entre ellos, permitiendo rápidas transiciones de zona en zona. La demo mostrada no tenía misiones tal y como se entienden en los juegos de este tipo, sino que nos dejaba a nuestro libre albedrío en la ciudad, sin ninguna indicación concreta más allá que la de limpiar las calles de criminales y con algunas misiones de conducción –carreras de puntos de control- como únicos eventos que podíamos desencadenar.

Pero un gigantesco agente biónico en la ciudad llama bastante la atención de los pandilleros, y no tardábamos en vernos envueltos en tiroteos con ellos, momento a partir del cual en el minimapa de la pantalla comienzan a indicarse con puntos rojos los enemigos cercanos. Una vez hayamos matado a cierta cantidad de gangsters, uno de ellos desembucha dónde se encuentra su jefe, pasando entonces a marcarse en el mapa. Los jefes tienen una especie de intro que nos explica sus habilidades delictivas y su foto, pero en esencia la forma de acabar con ellos es la misma que la de cualquier sicario. A tiros o a patadas.

El sistema de juego de Crackdown es tremendamente simple. Podemos robar coches con la misma facilidad que en GTA, aunque los conductores no son tan proclives a parar en seco cuando nos ven ante ellos, y los diferentes vehículos se conducen más o menos igual, con un comportamiento distinto dependiendo del tipo de coche que sea. El sistema de disparo es también bastante simple, usando el gatillo L para fijar blancos y el R para disparar, pudiendo cambiar levemente el punto de mira moviendo el stick analógico derecho. Nuestro superhéroe de la lucha contra el crimen puede hacer también ataques cuerpo a cuerpos, aunque el repertorio incluye únicamente una patada. Los superpoderes, al menos los mostrados en la demo, se reducen a una gran habilidad para saltar, para resistir caídas desde las alturas y para levantar objetos. Podremos levantar coches y lanzarlos contra los enemigos, y lanzar lejos otros objetos como vigas.

Este planteamiento resulta interesante, así como la estética del juego, pero el problema, al menos en la demo, es que eso es todo. Las luchas contra los pandilleros son tremendamente repetitivas, reduciéndose únicamente a disparar sin parar, sin ni siquiera tener que apuntar, y el escenario no ofrece más posibilidades que la de pelear con los pandilleros, pues –al menos en la demo- no hay otra cosa que hacer. Esperamos que el juego final cuente con misiones mínimamente elaboradas y algo más de variedad, o de lo contrario estaríamos ante un completo chasco.

A nivel gráfico Crackdown lucía simplemente bien sin llegar a los extremos de otros juegos mostrados en el evento. La ciudad era grande, el modelado de nuestro personaje muy completo, pero no había nada especialmente llamativo o memorable en todo el conjunto salvo la estética de comic futurista que emanan todos los elementos del juego. Con lanzamiento a principios del año 2007, Crackdown puede ser un buen juego si el equipo elabora algo más su jugabilidad más allá de presentar un lienzo llamativo para liarse a tiros. Estaremos muy atentos.

Pablo Grandío
Director y fundador

Más sobre Crackdown

Síguenos

Flecha subir