E3: Impresiones Gran Turismo 4

La saga sigue progresando en la sensación de velocidad.
·
Actualizado: 21:35 17/8/2020

Finalmente nos hicimos con un puesto con volante con force feedback y pudimos probar Gran Turismo 4 en todo su esplendor, en un larguísimo circuito y con un coche de carreras BMW bastante difícil de controlar. El control con el volante era alucinante, aunque un poco difícil al principio, y el feedback de este era considerable, comenzando a oscilar violentamente cuando superábamos las 170 millas por hora en el superdeportivo de BMW.

El control con pad no tuvimos ocasión de probarlo, pero el del volante es tan difícil al principio como satisfactorio una vez vayamos cogiéndole el truco. No era un coche precisamente fácil de controlar el que tuvimos ocasión de probar (un superdeportivo que alcanza velocidades de vértigo y con tracción trasera) ni era un circuito demasiado lleno de detalles, pero da la impresión de que se ha mejorado la sensación de velocidad con respecto a la anterior entrega.

Fue una lástima que no pudiésemos probarlo más en profundidad, y en mayor número de circuitos, pero jugar a la versión final con el volante con el que se mostraba (que contaba demás con pedales con aceleración progresiva y un cambio de marchas muy cómodo) será una de las experiencias jugables más divertidas de este 2004.

Pablo Grandío
Director y fundador

Más sobre Gran Turismo 4

Síguenos

Flecha subir