El monitor para jugar promedio apuesta por un panel de 27 pulgadas, 1080p y 144 Hz

Un estudio del portal Levvel nos deja ver el monitor tipo por el que apuestan las marcas para ofrecer un producto atractivo a los jugadores de PC.
·
Actualizado: 15:49 15/3/2022

Hace no tantos años la mayoría de los mortales jugábamos con un monitor de tubo, de esos que tenían un formato 4:3 y que nos ocupaban buena parte del escritorio dado su abultado fondo y que gracias a los avances tecnológicos pudimos cambiar por pantallas planas con un tamaño reducido y un formato panorámico de 16:9.

Estas pantallas han evolucionado a lo largo de los años con los jugadores pasando de fijarse si, simplemente tenían resolución 1080p o su tamaño, a observar otros aspectos como la tasa de refresco, el tiempo de respuesta o si son compatibles con tecnologías como NVIDIA G-Sync o AMD FreeSync para reducir defectos gráficos en nuestros videojuegos.

Con este nuevo panorama y muchas opciones de monitores específicos para jugar, desde el portal Levvvel han querido hacer un estudio con 561 monitores de más de 20 marcas diferentes que van desde ASUS a Samsung pasando por LG, Acer o MSI, observando las características más habituales por las que apuestan estas marcas para ofrecer un producto que pueda satisfacer a los jugadores.

Resolución

La resolución 1080p sigue mandando

El primer dato que encontramos coincide con el que sabemos gracias a las encuestas de hardware y software de Steam y es que los monitores para jugar por los que apuestan las marcas son de 1080p que representan el 54,55 % de los que las marcas ponen a la venta, más que el resto de monitores combinados, seguidos a una distancia prudencial por los modelos 1440p (31 %) y sin apenas presencia de paneles 4K, aunque cada vez es más habitual ver monitores para jugar con esta resolución.

Si nos fijamos en el tamaño, la mayoría de fabricantes optan por monitores para jugar de 27 pulgadas, aunque también ofrecen de forma bastante habitual modelos de 24, 25 o 32 pulgadas, apostando en casi todos los casos por un formato de 16:9 (90,2 %).

Otros datos interesantes son que la tasa de refresco de 144 Hz se ha convertido en prácticamente el estándar de los monitores para jugar. Sí, hay tasas más elevadas pero estos monitores son productos más especializados a los jugadores de esports mientras que, por otro lado, en la actualidad prácticamente todas las marcas incluyen en sus monitores para jugar las tecnologías NVIDIA G-Sync o, en su defecto, AMD FreeSync. Además, otro dato curioso es la apuesta de las marcas por las pantallas curvas que representan casi la mitad de las que ponen a la venta.

Saúl González

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir