Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música

Un periodista de videojuegos que pasó de aprender a tocar la batería jugando a Drummania a ser parte del grupo Despistaos.
Lázaro Fernández entrevista
·
Actualizado: 18:11 17/10/2020

"Mi primera partida fue en el bar Detroit de mi calle, que tenía Asteroids, subido a una silla y dejando el botón de girar y disparar pulsados a la vez, no sabía ni propulsarme", recuerda Lázaro Fernández en el transcurso de esta entrevista por Skype. Su vida se divide entre la música y los videojuegos y es un apasionado por las recreativas hasta el punto de que, cuando viajamos en esta entrevista por su pasado, reconoce: "puedo organizar toda mi vida con la recreativa que había salido ese año". Siempre de buen humo, inquieto y directo, su nombre se asocia a las recreativas y los juegos de lucha desde hace más de 25 años. En este tiempo ha sido periodista y también ha trabajado en departamentos de comunicación. Actualmente es, además de batería de Despistaos y de Luis Brea y el Miedo, relaciones públicas de Badland Publishing y también participa en el podcast Hadoken Rojo.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 2

Sus padres compraron un Amstrad CPC para él y su hermano y, como la mayoría de chavales que lo pedían para estudiar, lo utilizaron sobre todo para jugar, aunque en Fernández siempre primaba el deseo de saber cómo funcionaban los videjuegos, la parte física de las máquinas que los hacían funcionar. Pero, pese a tener el microordenador en casa y haber aprendido nociones de Basic, lo que más llamaba su atención eran las recreativas, en un tiempo en el que cualquier niño podía entrar a un bar a jugar con las máquinas arcade y buena parte de la chiquillería de un barrio se concentraba en los salones recreativos.

Perder la noción del tiempo con juegos de lucha

"En el inicio de todo esto tú podías tener un Amstrad en tu casa, incluso si tenías pasta podías tener un Amiga, pero bajabas a los salones recreativos y lo que tenías en casa era una mierda comparado con lo que podías tener en los recreativos·, afirma Fernández. El vivía en Alcorcón de pequeño y, nos explica, "me metía en todos los bares en los que veía una máquina a ver cuál era, si la habían actualizado" y también visitaba los salones recreativos de la zona "que era una cantidad absurda, quizás 20, 25 o 30 que conocía" hasta perder la noción del tiempo viendo las máquinas, sobre todo de los juegos de lucha."Los domingos quedábamos en unos recreativos llamado VideoGame de Alcorcón; de hecho, una de las recreativas que tenían la tengo yo, me la dio el jefe. Imagina la de dinero que nos hemos dejado allí", cuenta entre risas. "Es de esas pequeñitas con pantalla apaisada, preciosa. Tengo varias placas para ella: Tetris, lógicamente, algún Pang… lo último con lo que estuve jugando en ella fue uno de lucha libre que compré en el penúltimo viaje a Japón en el que compré solo cosas de recreativas", añade el entrevistado.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 3

"Los recreativos han sido mi academia", afirma, siempre en compañía de su amigo Mario Amor "Lo conocí en los recreativos jugando al primer Mortal Kombat y seguimos jugando ahora", dice Fernández. "En Gran Via 51 y el Picadilly de Gran Vía nos pegábamos mi amigo Mario y yo con los juegos de lucha, veníamos de Alcorcón a Madrid con 13 años, pero es que además mi colega es muy bueno. Daba unas palizas de muerte a todos los que llevaban allí toda la vida jugando. Años más tarde conoció al propietario de Picadilly y le compró una Naomi, "es la que conservo con más cariño", dice Fernández.

Además de con la práctica, mejoró en los juegos de lucha gracias alas revistas que importaba y a GameFAQs, una página famosa en un incipiente internet por las guías de juegos que subían otros usuarios. "Me bajé los combos del primer Killer Instinct y una amigo me los imprimió en una impresora matricial. Había cosas que solo podías saber con los FAQs o las revistas. En Mortal Kombat II cada personaje tenía dos fatalities, el friendship… había muchas formas de terminar los combates, y había un personaje que se podía convertir en todos los demás, que era Shang Tsung y yo estaba en el barrio y se venían todos mis colegas porque yo jugaba de memoria Shang Tsung y al final de cada combate me convertía en un personaje distinto y hacía un fatality diferente".

Redactor de la revista Superjuegos

Con esta pasión hacia las máquinas y sus entrañas no es de extrañar entonces que decidiese estudiar Formación Profesional en la rama de Electrónica. A través de un amigo supo la manera de convertir la SNES PAL en una NTSC, hacerla más rápida y que se viera a pantalla completa; ese mismo amigo le puso en contacto con la revista Superjuegos, editada por Zeta, y estos le llamaron para que se encargase de las consolas de la redacción.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 4

Gracias al director de la revista, Marcos García, consiguió trabajo temporal cuando salió Nintendo 64 en Japón; la consola llegó a Europa medio año después pero Nintendo habilitó una planta para que los usuarios del Club Nintendo que lo solicitasen pudieran probar algunas novedades de SNES como Killer Instinct y la nueva consola con juegos como Mario Kart 64, Super Mario 64, , Wave Race 64 o Duke Nukem 64; "algunos días pedíamos permiso para quedarnos y jugar cuatro a pantalla partida a Duke Nukem y estábamos hasta las tantas". También trabajó en distintos eventos enseñando las posibilidades de PlayStation, la consola que acababa de lanzar Sony.

Es famosa la guía que escribió en Superjuegos sobre Tekken 3 "copiando la estructura de una guía japonesa, metimos los combos aéreos, los de diez golpes… absolutamente todos. Me costó dos noches sin dormir"

Con la revolución de los 32 bits empezaron las conversiones de recreativa, la fiebre de Street Fighter, King of Fighters y Fernández se reveló como un apasionado y gran conocedor a nivel técnico en el género. "Un día me dijeron que escribiera, le eché una mano a Rober [Roberto Serrano] con un primer vistazo a Street Fighter Alpha para PlayStation. Yo sabía si las animaciones eran iguales o no, si había algún fallito…". Pasó a ser redactor de la revista durante varios años. Tras escribir algunos textos de juegos de Saturn que al final no se publicaron, firmó el análisis de King of Fighters 95 de Game Boy.

Es famosa la guía que escribió en Superjuegos sobre Tekken 3 "copiando la estructura de una guía japonesa, metimos los combos aéreos, los de diez golpes… absolutamente todos. Me costó dos noches sin dormir. Empezamos un miércoles a media mañana y me fui a mi casa el viernes por la noche. Hace poco alguien me ha hablado hace poco de ella como lo que le abrió los ojos y le enseñó a jugar", explica Fernández.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 5

Compaginó el trabajo en Superjuegos y, más adelante, con el de la Revista Oficial PlayStation editada también por Zeta, con otros como el de la distribuidora Virgin Play, donde desempeñó distintas funciones, desde soporte técnico (por entonces era habitual que las empresas tuvieran un servicio de atención al cliente para ayudar a los jugadores a superar algunas fases en las que se hubieran quedado atascados) a la confección de manuales o ayudar a organizar eventos. En aquella época desempeñó trabajos de lo más variado, incluso poner copas en un bar.

En 2008 Unidad Editorial decidió crear Marca Player, con Gustavo Maeso como director, y le ofrecieron al entrevistado ser redactor. Fernández dejó Zeta tras casi 15 años en Superjuegos y la revista de PlayStation. La aventura duró casi cuatro años, hasta el cierre de la revista. "El papel empezaba ya a renquear y no era una revista que llevara toda la vida y tuviera un grupo de fans importante, pero el planteamiento era bastante guay porque nos daba bastante libertad. La gracia de la revista eran los reportajes, todos los meses nos reuníamos y se planteaban reportajes chulos: si salía un juego de disparos que era una parodia de los shooters hacíamos un reportaje sobre juegos que no se tomaban muy en serio. Cogíamos alguna referencia de lo que habíamos analizado ese mes y nos inventábamos reportajes chulos, le dábamos una vueltecita. No se podía comparar a nada de lo que había en el mercado", afirma el entrevistado.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 6

En el departamento de comunicación de Electronic Arts

Fernández, que es un comunicador nato, volvió a trabajar en una distribuidora, en el departamento de relaciones públicas de Electronic Arts. "Me duele un poco porque me pilló muy joven, aunque tampoco hace tanto, unos 11 años", confiesa el entrevistado, "yo era muy poco corporativo, poco protector de lo mío, por decirlo de alguna manera. Tenía todavía esa vena de prensa. Creo que ahora lo habría hecho bastante mejor, con unos añitos más encima y más experiencia. Era además muy intenso, dependías de todo lo que dijeran arriba. Era difícil, pero lo capeé y lo disfruté bastante. Aprendí un montón y conocí a gente con la que sigo hablando y teniendo contacto, como José María Arias-Camisón", a quien regaló para su boda una recreativa que Fernández hizo desde cero.

Recuerda el entrevistado una ocasión en que un medio dio a un juego una nota muy baja de uno de los juegos pilares de la empresa, Los Sims y Fernández se llevó una bronca, "la nota era muy, muy baja para lo que era el juego, era como de un 6 y le habían dado un 3, y el texto estaba a mala leche. Y yo decía que no se podía hacer nada, solo pedí que la retiraran de la web" ya que consideraba que era decisión de la prensa "y los famosos maletines consistían en pedir ‘cuídame un poco este juego’ o ‘no le metas mucha cera’. Ahora todo cae por su propio peso. Si alguien le mete caña a un juego y se demuestra que no lo merece, ese medio queda un poco señalado, pero hay menos presión por parte de las compañías porque es un poco más libre… a lo mejor no es así y me estoy equivocando, no estoy implicado en esas cosas ahora mismo por suerte o por desgracia".

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 7

También cambió en aquel puesto su concepto de los juegos; según explica, "tú veías los juegos ahí de una forma mágica. Era menos mágico cuando estabas en la revista y te traían betas y te decían: ‘Por favor, cuídanos este juego’ o se retrasaban o cancelaban, y allí más. Electronic Arts es una empresa gigantesca, tenías mucho dinero pero libertad, poca. Los product managers eran lo que tenían un poco más de control sobre su producto para hacer cositas chulas. Con un Need for Speed sorteamos un Porsche que luego, cuando ya no estaba en Electronic Arts, me enteré de que le había tocado a un colega del barrio con el que hacía años que no hablaba. Yo siempre estaba supeditado a lo que decía central, tenías que sincronizarte con todos los continentes para lanzar una nota de prensa, adaptar todo lo que te llegaba sin decir más ni decir menos… y era una época de envío de betas físicas así que cada 10 días tenías que mandar a prensa que ahora sería imposible porque el número de medios se ha multiplicado por 10 desde entonces, y controlando todo".

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 8

Surge la pasión por la batería

En este punto del viaje hay que hacer una parada y echar la vista atrás. "De pequeño, la música me perseguía, pero yo era más rápido", explica. Su padre era músico y trabajaba en Leturiaga, una tienda de música, y en casa tenían varios instrumentos, pero Fernández no se sentía demasiado atraído para aprender ninguno aunque, dice, "lo de la música lo tienes que llevar también dentro, hay que tener oído musical y ritmo. Te pueden enseñar muy bien y puedes aprender hasta cierto nivel pero si no lo llevas dentro, no funciona. Es como dibujar, puedes aprender muy bien pero yo, igual que soy hábil para juegos de lucha, que requieren cierta destreza, soy ultratorpe para dibujar. Yo, aparentemente, lo llevaba dentro aunque corriese más que la música". Y descubrió esa capacidad, algo inevitable en su caso, a través de los videojuegos.

Fernández recuerda el momento en que cambió su vida: "La gente habla de Rock Band y Guitar Hero", explica Fernández, "pero antes estaba Konami con su Beatmania o con Guitar Freaks, y estaba PaRappa The Rapper y UmJammer Lammy, pero incluir instrumentos y hacerlo un poco más real lo hizo Konami con Beatmania. Llegó el momento de lanzar la versión doméstica de Drummania que era un juego de tocar la batería . Yo no sabía que la batería me gustaba tanto hasta que la vi en un videojuego", y empezó a jugar con pasión y constantemente en dificultad experta.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 9

Aquello fue el principio de su carrera musical. Prosigue Fernández recordando que en el E3 "debía ser de 2003 o 2004 me junté con Gustavo Maeso [ahora coordinador de videojuegos en Mediaset] y Juan García [actualmente director de la web Milenium] y le comenté a Gustavo que unos amigos iban a montar un grupo que se iba a llamar Despistaos y me dijo que él tenía un grupo pero que la batería, que era su chica, estaba embarazada y no iba a tener que dejarlo y yo le dije: ‘pues yo la batería la toco en Drummania muy bien’. Yo no sabía si era parecido a tocar una batería real pero estaba convencido de que sí por el ritmo y los sonidos. Me dijo que al volver a España me pasara por su local e hiciera una prueba. Siempre decimos que se fue Gustavo a Los Ángeles a contratar al batería. La primera batería real que yo toqué con cierta intención fue en el local de Ibidem. Me dio una maqueta con varias canciones el viernes, estuve el fin de semana ensayándolas con la batería de Drummania, con lo que me sonaba que había que hacer, no tenía ni idea, y me planté el lunes y me hice el ensayo en entero con las canciones de memoria. La batería se me hacía gigante, había veces que fallaba, porque la batería del juego era más pequeña y me costaba llegar. No sabía cómo se cogían las baquetas… todo era improvisado, pero me marqué el ensayo entero. Yo lo veía normal, pero estos me decían: ‘pero si es la primera vez que tocas en una batería, te has aprendido las canciones, has estado todo el ensayo’. Pensé que esto podía ser lo mío. A partir de ahí empecé con clases porque tú puedes aprender a tocar un instrumento de oído pero alguien te tiene que enseñar a coger la baqueta, a cómo darle y las técnicas que no puedes aprender por ti solo".

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 10

Su profesor de batería fue el batería que tenía entonces Despistaos, Jorge Canario Suárez que acababa de grabar su segundo disco, porque le gustaba el grupo. "A veces me iba por las mañanas a Virgin, de ahí a clase de batería y luego a Superjuegos", nos cuenta. Estuvo primero en Ibidem -que luego se llamó In Exceso- con los hermanos David y Gustavo Maeso, y luego en Los Sitios, donde también tocaba Luis Brea, con el que ahora Fernández ha grabado dos discos. A finales de 2010 el guitarra de Despistaos, José Luis More Moreno, al que el entrevistado conocía de su barrio cuando era pequeño, le ofreció hacer una prueba porque el batería dejaba el grupo, que estaba muy en boga, por lo que se presentó gente muy buena. "Hice la prueba y, como había confianza, me dijeron claramente: ‘De todos los que hemos probado eres el que peor ha tocado, pero eres el único que se sabe todas las canciones y el único que no ha preguntado cuánto va a cobrar’".

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 11

Un salto al vacío

Se quedó en el grupo y, tras un par de meses compaginando las dos cosas decidió lanzarse al vacío y abandonar el trabajo en EA para centrarse en la música, "si me llega a pillar ahora hubiese conservado los dos trabajos, porque no era complicado, pero entonces tenía mucho por aprender", reconoce, "en aquel momento consideraba que necesitaba dedicar todo mi tiempo a la música y así lo hice". En febrero de 2011 hizo su último viaje con EA para ver en Londres Bulletstorm y el avión de vuelta le llevó ya directamente a Barcelona, donde tenía un concierto con el grupo.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 12

No obstante, siguió teniendo contacto con los videojuegos y escribiendo sobre ellos, entre otros con el grupo Zeta, en "Xtreme", nombre que tomó en su última etapa Superjuegos. "Recuerdo escribirme el análisis de Street Fighter X Tekken en un camerino mientras esperábamos para la prueba de sonido, creo que era para las fiestas de El Pilar", nos dice entre risas. "Marcos me preguntaba cuando eran juegos de lucha o que me gustaran mucho y yo encantado de escribir".

En esta época, recuerda, "vivía en una casa con un salón muy grande, llegué a tener dos recreativas y tres pinball. Por azares del destino di con una bellísima persona que tenían varios pinball, de hecho el único que conservo lo tiene él en su casa, porque tiene un sótano inmenso en el que tiene lo menos 50 pinballs. Empecé a tener pinballs gracias a él porque me los dejaba, yo los arreglaba y estaba meses con ellos y luego se los devolvía. Pedía piezas a Estados Unidos y por ahí para repararlos.

En algún viaje a Japón había comprado botones Seimitsu y una palanca Sanwa, "el top en mandos y botones", sostiene, "para una Naomi que todavía no tenía pero que sabía iba a conseguir, y además un Super Street Fighter II Turbo que ahora cuesta un pastón y conseguí a muy buen precio". En efecto, con el tiempo se hizo con una Naomi algo especial, afirma Fernández, "con un sistema que hizo Sega con Nintendo que era prácticamente una Game Cube y que tenía unos mandos analógicos. Yo quería Naomi para jugar a Capcom vs. SNK 2 ,tenía que cambiar los mandos, la placa base… muchas cosas que la convierten en mucho más cara de lo que en su día conseguí. Es mi joyita que en una temporada muy mala, muy mala, estuve a punto de malvender, pero menos mal que no lo hice porque hoy estaría triste".

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 13

Pero sus planes se trastocaron cuando se fueron espaciando los conciertos a medida que avanzaba la Gran Recesión y decidió "buscar un trabajo de verdad". Un día, trabajando en una tienda Orange se encontró con Javier Abad, a la sazón director de la revista Hobby Consolas y a partir de ahí empezó a colaborar con esa revista, Nintendo Acción y con otras independientes como GTM.

Despistaos decidió tomarse un tiempo de descanso y, como si las dos actividades fueran de la mano, Fernández también dejó un poco la prensa de videojuegos. "Fueron años un poco complicados, yo lo había dejado todo por la música y la música lo dejó todo por mí, ja ja ja, así que quedó todo parado". Fernández trabajó en varias tiendas de tecnología, pero se dio cuenta de que lo suyo no era el mundo comercial sino la comunicación. Consiguió trabajo en Fundación Telefónica, en una exposición de realidad virtual que tuvo tanto éxito que se quedó como permanente.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 14

Una pequeña editora especializada en indies

Estando allí le llamó David Castaño, jefe de marketing en Badland Games España y ahora Fernández es el responsable de comunicación en Badland Publishing, una editora pequeña especializada en ïndies. La experiencia es muy diferente a la de EA. "He tenido la sensación de empezar desde cero. En Electronic Arts tenías un montón de gente detrás y en Internacional que te iban guiando las pautas, cómo hacer las cosas, y aquí era un poco partir de cero. Empezabas de cero y tenías que coordinarte con marketing y con ventas", dice. También, al contrario que en EA, estar en Badland proporciona la posibilidad de seguir muy de cerca el desarrollo de los juegos.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 15

Tras una temporada de pausa, Despistaos volvió a reunirse, con algunos cambios. 2020 iba a ser un gran año para el grupo, con disco nuevo en la calle y numerosos festivales ya firmados "y un número de conciertos absurdo", explicar Fernández, pero llegó la pandemia y desde marzo el grupo ha dado tres conciertos. "Es lo que hay, no pasa nada", dice, "y yo disfruto más el rato de tocar que el rato de cobrar". No obstante, el grupo no ha parado de participar en distintos eventos. Fernández actúa también con Luis Brea -antiguo cantante de Los Sitios- de forma que el año pasado tocó en Sonorama con los dos grupos en días sucesivos.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 16

Al principio del confinamiento el veterano periodista Sergio Martín llamó a Fernández para proponerle participar en un podcast junto al también periodista Enrique Luque de Gregorio y David Castaño (que dejó el podcast más adelante y es flamante software manager de Nintendo) y así nació Hadoken Rojo, que lleva ya 19 capítulos, cada uno de unas dos horas. Al no poder salir, el día tenía muchas horas al acabar la jornada laboral, aunque el entrevistado aprovechó para, junto a su amigo Amor para acabarse juegos largos que tenía pendientes: "nos acabamos a punto de terminar Monster Hunter con nosecuántas horas, nos terminamos Nioh 2 en cooperativo, que eran como 150 horas… no nos ha importando quedarnos en casa".

Fernández está muy cómodo en Hadoken Rojo, donde hay actualidad, se habla de a qué está jugando el equipo y se pone sobre la mesa un tema para debatir en una combinación de información y de opinión que siempre ha gustado a Fernández. "Nos hemos revelado como un podcast que da palos, somos bastante severos, pero lo pasamos bien", afirma, "planteamos un tema y lo debatimos desde el castigo y desde el humor siempre que se puede y que da el frescor mental para ello".

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 17

Lázaro Fernández en 5 preguntas

1. ¿De dónde viene el seudónimo Doc con el que firmabas en Superjuegos?

Inicialmente en las recreativas firmaba con LFM que son mis iniciales, Lázaro Fernández Montero, y lo veía en los primeros puestos de los rankings, por supuesto, ja, ja, ja, y no veía que cuajara esto. Tenía 9 o 10 años y un compañero de clase me regaló por mi cumpleaños un Gi Joe que tal vez fuera el más barato que encontró porque era muy feo. Era médico, no tenía ni pistolas, pero se llamaba Doc y me encariñé con él y pensé que encajaba en las iniciales de la máquina y que era como un nombre.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 18

Recuerdo cuando ocurrió el cambio; mi hermano juraba bandera en Ferrol. Me saca 7 años así que yo tendría 11 años. En el bar que estábamos el día antes de la jura de bandera tenían la recreativa de SNK con el Prehistoric Isle de los dinosaurios y aviones y tal, y jugué una partida y, al ir a poner mi nombre puse "Doc" y mi hermano me dijo: "¡Anda!", así que fue a los 11 años.

2- ¿Cuál es para ti la mejor recreativa?

Siempre he estado detrás, porque es uno de mis juegos preferidos, de un juego que se llama Xain’D sleenA que aquí lo llamaron Soldier of Light cuando hicieron la conversión a ordenadores de 8 bits. Es una maquina muy sencillita, del 87, de Technos, pero que me gustó mucho y una vez estuve a punto de conseguir una placa original, pero no pude conseguirla. Tengo una copia que funciona como la original, aunque es más aparatosa y es más fácil que se estropee. Pero tengo que admitir que estoy enamorado desde hace tiempo de las recreativas de Taito con las que presentaron Street Fighter IV, la Taito Vewlix. Para afinar más la puntería y porque las he visto varias veces en Namco, están también las Namco Noir, que son parecidas, con pantalla de 32" para jugar sentado. La Naomi era un poco el final de las pantalla de tubo y estas eran el principio de las pantallas planas.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 19

3- ¿Qué juego de lucha es el mejor?

Te puedo decir muchos pero para mí es King of Fighters 95. Super Street Fighter II Turbo sigue siendo de los juegos más exigentes, mejor equilibrados para jugar con otra persona, es increíble y objetivamente es el mejor. King of Fighters 98 es el más completo de la saga y equilibrado, tener tantos personajes… En el 94 presentaron un montón de personajes en un juego solo, pero en el 95 la solidez que aportaba, los reversal, los especiales, los combos… era muy cabrón porque tenías lo típico que te quitaban media barra con un golpe.. .no es aleatorio porque todo responde a una serie de factores. Es supersólido, le tengo mucho cariño, me compré la Saturn por ese juego y acabé comprándome también una Neo-Geo por ese juego, porque la versión de PlayStation era un desastre, no se jugaba ni parecido, y el juego de Saturn venía con un cartucho ROM en el que se almacenaban los gráficos del juego, con lo cual las cargas eran algo inexistentes y era algo que en esos momentos todavía pesaba porque tenías 10 o 12 segundos entre combates.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 20

4- Con qué juego de lucha estás ahora?

Estoy encantado con Tekken 7. Igual que Street Fighter V fue un poco decepción por muchos motivos, tiene algo que no termina de gustarme y jugar online es complicado porque todos los personajes tienen un golpe aéreo superfacil de realizar. Si ves los torneos todos juegan a la defensiva, esperan mucho… es algo que no me gusta nada. Tiene muchas cositas buena pero no es ni la mitad de lo que fue Street Fighter IV. En cambio, me gusta mucho Tekken 7, me parece espectacular, lo mismo que tal vez 4, 5 y 6 no han terminado de cuajar, aunque yo he seguido jugando, en la 7ª entrega lo han equilibrado muy bien, han entrado muy bien en lo de game as service, de para qué vamos a hacer uno nuevo cada año si podemos hacer una base supersólida, ir mejorando y corrigiendo los errores que tengamos, ir añadiendo personajes y cositas y para jugar online es una maravilla. Está superequilibrado, tiene muchos personajes, la jugabilidad es muy sólida, tiene unos combos que para alguien con buena memoria te quita media vida o te está dando golpes en el aire hasta que se aburre, pero está bastante equilibrado. Técnicamente no es una maravilla pero para el género está bien. Me parece el mejor

Dragon Ball Fighterz es muy bueno, pero requiere una dedicación que yo sí le he dado a la saga Tekken pero no a Dragonball, tienes que ser muy bueno para hacer algo en el juego y como te pille alguien que sabe, despídete. A nivel técnico me parece bastante más meritorio que cualquier otro título. Lo que ha hecho Ark System Works es espectacular.

Lázaro Fernández, una vida dedicada a las recreativas, los juegos de lucha y la música Imagen 21

5- Durante la entrevista has mencionado que cuando sales a un concierto o gira con el grupo os lleváis la consola, ¿a qué jugáis?

Hace relativamente poco estuvimos jugando a FIFA, me metieron seis goles y dije que no quería jugar nunca más a FIFA. Estaba manteniendo la calma hasta que Crespo, el guitarrista del grupo, empezó a hacer stories en Instagram grabándome, y acabé mosqueado, aunque volveremos a echar algún FIFA.

La última vez que estuvimos por ahí estuvimos jugando a juegos de Play Link, tenemos mandos de sobra, pero queríamos jugar a algo sencillito. Estuvimos jugando a Chimp Party, a Saber es Poder… nos lo pasamos bastante bien. Pero por regla general jugamos a FIFA, no puedo pedirle a alguien que venga en la furgo a Tekken, no es justo. Siempre hemos jugado a fútbol y si hay algo rollo party con Play 3 jugábamos a juegos de olimpiadas porque había mucha competición y nadie era especialmente bueno porque darle al botón lo más rápido que puedas todo el mundo puede y estaba igualada la cosa, era divertido.

Imagen 1

Otras noticias sobre:

Síguenos

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir