Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z: Idainaru Son Goku Densetsu

Dragon Ball Z: Idainaru Son Goku Densetsu. Seguimos repasando los juegos basados en la obra de Akira Toriyama.
·
Actualizado: 3:50 13/10/2020
Verano de Dragon Ball

Dragon Ball FighterZ fue uno de los grandes anuncios del pasado E3, y tras su calurosa acogida en Vandal queremos celebrarlo con el Verano de Dragon Ball, un repasado de los juegos más importantes basado en el manga de Akira Toriyama, que realizaremos del 1 de julio al 31 de agosto.

Hoy os hablamos de un nuevo juego, y estos son los títulos de los que os hemos hablado hasta el momento:

Dragon Ball Z: Idainaru Son Goku Densetsu (1994)

Hoy nos toca hablar de uno de los juegos de Dragon Ball más desconocidos por el gran público, aunque también de uno de los títulos más únicos, entretenidos y avanzados para su época de todos los que se han lanzado hasta el momento basados en el icónico manga de Akira Toriyama. Hablamos de Dragon Ball Z: Idainaru Son Goku Densetsu.

Que sea un juego tan desconocido a día de hoy no es de extrañar, ya que no consiguió salir de Japón y únicamente se estrenó en PC Engine y TurboGrafx-16, dos plataformas no especialmente populares.

En esencia nos encontramos ante una especie de juego de lucha que nos cuenta la historia de la serie desde la Red Ribbon hasta el final de la saga de Cell con unas secuencias de animación genialmente realizadas que buscan emular en todo momento lo visto en el anime. Estos vídeos sirven de nexo entre los diferentes combates del juego, la parte en la que jugamos y donde tendremos que revivir con gran fidelidad siete de las batallas más icónicas de la serie.

Algo que llama mucho la atención de su jugabilidad es lo extraño y peculiar que resulta su sistema de combate, ya que no tendremos el control total y directo sobre nuestro personaje. En vez de eso, nuestro objetivo será darle órdenes en tiempo real para que se acerque al rival o se aleje de él, pudiendo entre medias priorizar el ataque, la recarga de Ki, el lanzamiento de ráfagas y la defensa.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z: Idainaru Son Goku Densetsu Imagen 2

De este modo, veremos a ambos contendientes moverse a toda velocidad por el escenario (incluso hacia el fondo, a pesar de ser un juego 2D), persiguiéndose, intercambiando golpes, aumentando sus niveles de Ki, etcétera. Con todo esto lo que tendremos que hacer es conseguir que la barra de ataque se incline a nuestro favor para que así tengamos ocasión de realizar una técnica o un ataque especial.

Cuando lo logremos, aparecerá una pantalla que nos pedirá que introduzcamos dos comandos distintos y ajustemos la cantidad de Ki que queremos gastar de la que tenemos disponible, pudiendo obtener una gran cantidad de resultados distintos según lo que escojamos.

Esta es la única manera que tenemos de hacer daño y ya os vamos avisando que las barras de vida, tanto la nuestra como la de nuestros enemigos, suelen bajar con lentitud, por lo que los enfrentamientos tienden a durar bastante, obligándonos a mantener la concentración en todo momento para gestionar con acierto nuestros movimientos.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z: Idainaru Son Goku Densetsu Imagen 3

A pesar de lo raro que suena todo, os podemos asegurar que se trata de un sistema bastante táctico y con mucha más miga de la que aparenta, ya que saber escoger las acciones adecuadas en cada momento de la batalla resulta vital para sobrevivir a ellas, lo que requiere una mente despierta y capaz de pensar con rapidez buenas tácticas a medida que transcurre la lucha.

Lo único malo es que al ser solo siete combates, el juego se hace bastante corto y si sabemos jugar puede ser completado en apenas tres horas o menos, aunque eso no quita que en su momento (e incluso a día de hoy) se tratase de una experiencia muy satisfactoria y recomendable para cualquier fan de Goku.

Verano de Dragon Ball: Dragon Ball Z: Idainaru Son Goku Densetsu Imagen 4

Tal y como podréis suponer, tanto por las imágenes como por el vídeo que acompaña este artículo, uno de sus grandes puntos fuertes radicaba en su apartado gráfico, el cual era una auténtica pasada para el momento en el que se puso a la venta, destacando especialmente la cuidadísima presentación de sus secuencias de vídeo, apabullantemente fieles a las del anime y realizadas enteramente con sprites.

Si a esto le sumamos un apartado de audio bastante bueno que contaba con el doblaje original de la serie y una banda sonora realmente inspirada, os podéis hacer una buena idea de la joyita que nos perdimos al quedarse sin salir de las fronteras japonesas.

Carlos Leiva
Redactor

Imágenes:

Otras noticias sobre:

En forosComentar en nuestros foros

En forosComentar en nuestros foros

Flecha subir