Vandal

El sistema educativo español o como le están negando la educación a las nuevas generaciones.

donjuan27
Lugar: · 5798 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#1  Enviado: 10:57 03/02/2018

Me recomendaron hace poco la lectura de un libro o ensayo sobre la situación en España de la educación, tema que, junto con el de las pensiones, la deuda pública, el paro, es uno de los principales de España. El libro en cuestión se llama Panfleto antipedagógico. Se trata de un ensayo en el que el autor, Ricardo Moreno Castillo, hace una reflexión sobre los fundamentos que sustentan la educación en España, en el que desmonta todas las falacias sobre las que se basa la educación en España y de como una serie de ideas están negando derechos y oportunidades a las personas, que además no tienen un carácter científico. Lo bueno que tiene este libro es que supera la discusión maniquea ideológica y política que ha sustentado el debate político sobre la educación repartiendo culpas a un lado y otro del espectro ideológico, ya que el autor es defensor de la educación pública como medio de garantizar el derecho a la educación de todos los ciudadanos, pero una educación real libre de opiniones, falacias y dogmas.

Para el que le interese dejo un enlace a dicho libro, ya que está libre de copyright:www.cs.upc.edu/~conrado/docencia/panfleto-antipedagogico.pdf
Y la cita de algunas reflexiones que me parecen interesantes:

También se dirige este panfleto a todos los preocupados por lo políticamente correcto, a los
que piensan que defender una enseñanza rigurosa, exigente y disciplinada no es de izquierdas. Las
cosas son exactamente al revés. Una enseñanza presuntamente lúdica, donde no se inculca el
hábito de estudio, se convierte en un aparcamiento para pobres, donde están entretenidos hasta que
les llegue la hora de convertirse en mano de obra barata. Para que la igualdad de oportunidades sea efectiva, ha de haber una enseñanza en la que cada uno pueda demostrar su valía, su inteligencia y
su capacidad de trabajo. Quien defienda lo contrario, está hurtando a los muchachos de origen
modesto la única oportunidad que tienen de estudiar en serio y de competir en parecidas
condiciones con los que proceden de familias más favorecidas.


Casi siempre que se habla de la necesidad de subir el nivel de exigencia en los estudios, sale
alguien argumentando que esto atentaría contra la igualdad de oportunidades. Y esto porque
siempre tendrían más facilidades los muchachos que provienen de familias donde existe ambiente
intelectual. Esto encubre dos falacias, en primer lugar porque no es cierto, y en segundo porque,
aunque lo fuera, pedir menos a los estudiantes no nivela las diferencias, antes bien las aumenta.

Empecemos por la segunda. Imaginemos un módulo profesional donde se enseña carpintería.
Se supone que mientras dure, hay que hacer trabajar a fondo a los estudiantes para que salgan
convertidos en unos buenos artesanos. Esto lo admite cualquiera. Ah, pues no, diría nuestro
interlocutor, porque entonces sería ventajoso para el que es hijo de carpintero, que ya conoce algo del oficio y parte con ventaja sobre el resto de sus compañeros. Pues si alguien aprovechó las
posibilidades familiares para aprender un oficio, mejor para él, pero si en aras de la igualdad se
baja el nivel de trabajo y exigencia, solo se ha conseguido que todos pierdan el tiempo y que el
título obtenido al final no sea más que papel mojado. Para que uno no pueda aprovechar ciertas
ventajas se perjudica a todos sin beneficiar a nadie. Y lo que es más grave, se acentúan las
desigualdades que se pretenden paliar. Porque el hijo del carpintero puede aprender en casa lo
que no le enseñaron en el curso, pero los demás han perdido definitivamente la posibilidad de
convertirse en un buen profesional de la carpintería. La pequeña diferencia inicial se ha convertido
en un abismo insalvable. Pretender igualar, bajando el nivel, a los que proceden de padres con
estudios con los que proceden de padres que no los tienen, perjudica más a los segundos que a los
primeros. Si los que no tienen ambiente intelectual en su casa tampoco lo encuentran en el
instituto, están perdidos para siempre, y por muy listo y trabajador que sea un hijo de padres sin
instrucción, y muy tonto y vago que sea un hijo de familia con más posibilidades, siempre quedará
el primero por debajo del segundo. Lo que no aprende el pobre en el instituto no lo podrá aprender
en ningún sitio, y sólo en un sistema de enseñanza donde se valora el trabajo y la inteligencia
pueden competir ambos en igualdad de condiciones.
El argumento, si fuera correcto, habría de extenderse a la universidad. En primer lugar, porque
sería injusto enseñar en la universidad suponiendo en los estudiantes la base que proporciona un
bachillerato sólido, cuando el propio sistema les ha negado la posibilidad de tenerla. En segundo,
porque dar mucho nivel en una facultad de derecho es dar ventajas al que procede de familia de
juristas, y darlo en la de medicina, a los que proceden de una de médicos. Los estudiantes de
ingeniería cuyo padre sea ingeniero tienen una ayuda de la que carecen la mayoría de sus
compañeros, luego hay que enseñar y exigir poco, para que no se note la diferencia. Todo el
sistema de enseñanza se convertiría así, se está convirtiendo, en un complicadísimo mecanismo
cuya principal función no es enseñar, sino impedir que nadie destaque, no vaya a ser que se caiga
en el elitismo. Pero sucede que la sociedad necesita de buenos juristas, buenos médicos y buenos
ingenieros, y éstos sólo pueden ser suministrados por buenas universidades. Y una universidad,
por buena que sea, poco puede hacer con un estudiante que llega creyéndose con derecho a ser
motivado (esto es, intelectualmente infantil), con poca costumbre de estudiar y redactando mal.
No hay otra alternativa: o se tiene un bachillerato exigente, donde se inculca a los estudiantes el hábito del trabajo y del esfuerzo, o los juristas, médicos e ingenieros procederán de la enseñanza
privada. Y de este modo, por no caer en el elitismo de la inteligencia y la fuerza de voluntad, se
cae en el económico.
 
Bonum est faciendam et malum vitandum
Inti_mlg
Lugar: Malaga · 8071 mensajes · Colección
Nintendo 3DSEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#2  Enviado: 11:25 03/02/2018

Veamos, la educación es un tema que la gente habla sin tener ni puta idea. Por un lado están los pedagogos, presumiblemente de izquierdas, que rechazan la cultura del esfuerzo y demonizan lo "tradicional" (sí porque ya hasta aprender a escribir bien en una libreta se ha convertido en tradicional y estigmatizado).

Esta gente, sienta bases en educación sin haber pisado un aula y con ideas penosas que las han anclado en una ideología (izquierdas). Luego junto a estos están los psicólogos y el rollo de los traumas.Así se crea unos niños inútiles, débiles y estúpidos.
¡¡ Viva el deporte !!
donjuan27
Lugar: · 5798 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#3  Enviado: 11:32 03/02/2018

En respuesta a Inti_mlg (réplica 2).
Veamos, la educación es un tema que la gente habla sin tener ni puta idea. Por un lado están los pedagogos, presumiblemente de izquierdas, que rechazan la cultura del esfuerzo y demonizan lo "tradicional" (sí porque ya hasta aprender a escribir bien en una libreta se ha convertido en tradicional y estigmatizado).

Esta gente, sienta bases en educación sin haber pisado un aula y con ideas penosas que las han anclado en una ideología (izquierdas). Luego junto a estos están los psicólogos y el rollo de los traumas.Así se crea unos niños inútiles, débiles y estúpidos.
La experiencia del autor del libro me parece que es bastante solvente en relación al tema del que habla:

Nació en Madrid en 1950. Es licenciado en Matemáticas y desde 1975 catedrático de instituto. Posteriormente estudió la carrera de Filosofía y se doctoró con una tesis sobre historia de la matemática. Sobre este tema ha publicado varios libros y numerosos artículos. Entre los primeros están Pensamento matemático en Galicia (Edicions do Castro), 13 matemáticos galegos (Editorial Anaya) y, en la Editorial Nivola, Omar Jayyam, poeta y matemático; Fibonacci, el primer matemático Medieval; Plücker y Poncelet, dos modos de entender la geometría, y una traducción del Compendio del arte del cálculo, de Ibn al-Samh. En la actualidad ejerce en el instituto Gregorio Marañón de Madrid y también es profesor asociado en la Facultad de Matemáticas de la Universidad Complutense.


La referencia la he sacado de Casadellibro.

La cuestión es que me parece que la reflexión que hace es válida tanto a la crítica que hace al sistema educativo actual como a los principios educativos que defiende.
Bonum est faciendam et malum vitandum
Ragnar-
Movistar ens roba
Lugar: Helheim · 50592 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#4  Enviado: 21:20 03/02/2018  Editado: 23:46 03/02/2018 (1 vez)

La educacion lleva decadas jodida en España, solo hay que ver como sale mucha gente al mundo real, tras completar la formacion, y lo flipa en colores. Por no hablar de indices de fracaso escolar.
"Deep into that darkness peering, long I stood there, wondering, fearing, doubting, dreaming dreams no mortal ever dared to dream before." - Edgar Allan Poe
Blurry_Blurry
Enemigo (de lo) público
Lugar: 2046 · 6493 mensajes · Colección
BlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#5  Enviado: 14:44 04/02/2018

El problema al final es darle al gobierno la posibilidad de hacer lo que quiera con la educación, sin duda el origen de todo mal. La educación pública es por supuesto su completa responsabilidad, pero es que además también hace todo lo que puede para que la educación privada no sea mejor que la pública obligándolos a cubrir una serie de asignaturas obligatorias. Así se aseguran de que la gente no salga volando de la educación pública, pero claro, crean un entorno de 0 competencia, 0 innovación o progreso y 0 tratar de entender las necesidades del cliente. Si la educación es ahora disfuncional, mañana lo será aún más. Pon al gobierno a cuidar el desierto del Sahara y en dos años no habrá un grano de arena.

Pero si ya las educaciones "básicas" carecen de fundamento, lo de la universidad es aún peor porque las han convertido en un club social. Al hacerlas mediogratuitas han distorsionado el sistema de precios de tal forma que es imposible hacer que cumplan ninguna función, puesto que al no haber precio ni si quiera puedes saber por qué la gente entra en ellas. Ahora mismo no podemos hacer más que suponer que la gente entra porque no se ve capaz de buscar empleo o bajo la promesa de pasarlo bien. Basta ver que en la actualidad la bajada generalizada de exigencias, o que ya ni siquiera hay un consenso sobre si la universidad debe formar empleados o geniales intelectuales.

Y aún asumiendo que hay carreras muy útiles y muy bien estructuradas para poder servir al resto de la comunidad (haciendo un buen dinerito por el camino, por supuesto), yo creo que cuanto menos no podemos negar que se está sacando a mucha fuerza de trabajo fuera del mercado y además se están destinando grandes recursos a algo que sencillamente no los merece o que podría hacerse de una manera mucho más barata.

Y claro, cualquiera corrige esto habiendo cientos de miles de funcionarios viviendo de esto y que van a hacer todo cuanto esté en su mano para que nada cambie. Lo peor llegará cuando los robots se hagan cargo de las tareas más sencillas y dos o 3 generaciones de personas se vuelvan integralmente inútiles, porque sólo se les ha enseñado a protestar y no a adaptarse y/o aprender para buscar oportunidades de servir a la sociedad de la mejor forma posible.
“La honestidad es el primer capítulo en el libro de la sabiduría”
sutalu
Lugar: Madrid · 20909 mensajes · Colección
PlayStation NetworkXbox LiveSteamEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#6  Enviado: 07:09 05/02/2018

No sé yo si hacer mucho caso a un texto que no pone fecha ni fuentes.

Pero bueno, leyendo así un poco por encima, parece sensato y razonable lo que cuenta.
SO: Windows 10 Pro (64bits) - CPU: Intel Core i7-4820K (3.70GHz) - RAM: 16GB - GPU: GeForce GTX 1080 Xtreme Gaming 8GB - HD(SO): Samsung SSD 840 EVO (250GB) - HD(Juegos): Samsung SSD 850 EVO (500GB) - MB: Gigabyte X79-UP4  ###  Juegos: NES (3), SNES (10), PS2 (60), PS3 (39 fisicos, 52 digitales), PS4 (13 físicos, 9 digitales), PC (7 físicos, 355 digitales)
donjuan27
Lugar: · 5798 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#7  Enviado: 08:05 06/02/2018

Ampliando un poco el tema, pongo un video de un decano de Vigo que critica el sistema de Bolonia:
Bonum est faciendam et malum vitandum
Lugar: · 2330 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#8  Enviado: 07:18 10/02/2018

El Panfleto Antipedagógico de Moreno Castillo es de hace más de 10 años... aquí tenéis una entrevista que le hicieron hace un par de añitos en El Mundo

¿Por qué dice que los pedagogos son «los que literalmente han acabado con la enseñanza pública en España»?

   La pedagogía es una jerga extravagante, y eso se ve a lo largo del libro, que es precisamente una antología de extravagancias pedagógicas. Y ese lenguaje vacío hace mucho daño porque ha vaciado la enseñanza hasta dejarla en los huesos. Le ha dado mucha importancia a las destrezas, las habilidades y la autoestima, pero no ha dado importancia ni a los contenidos ni al saber.

¿Los universitarios de ahora tienen peor nivel educativo que los de hace 30 años?
   Sin lugar a dudas. En primer curso de muchas ingenierías sería impensable poner problemas de Matemáticas que antaño resolvían estudiantes de 3º de BUP.

¿Qué opina del «aprender a aprender»?
   Es una insensatez. A aprender se aprende aprendiendo, igual que a nadar se aprende tirándose a la piscina. No hay algo así como un «aprender a aprender a nadar» que luego te permita aprender a nadar. Además, si para aprender es preciso «aprender a aprender», previamente habrá que «aprender a aprender a aprender», lo cual nos lleva a un retroceso al infinito de consecuencias metafísicas impredecibles.

¿Para qué sirven las facultades de Educación?
   Tal como están, para nada, y no hay más que ver el bajísimo nivel de quienes salen de ellas.

Dígame cinco cosas que cambiaría para mejorar la educación en España.
   Primero pondría un Bachillerato considerablemente más largo y riguroso. El PP había prometido un Bachillerato de tres años -un paso tímido, pero en la buena dirección-, pero no cumplió su palabra. Segundo, una FP más temprana para aquellos a quienes no les atraiga ese Bachillerato. Tercero, una reválida tras la enseñanza común y otra al finalizar el Bachillerato. Cuarto, enseñar cosas y contenidos: sin memoria no hay aprendizaje posible. Y quinto, el profesor ha de ser una autoridad y la disciplina, una exigencia irrenunciable.

En la era Google, ¿es más importante que los docentes tengan una buena base de conocimientos concretos o que se centren en aprender a cómo transmitirlos de forma eficiente?
   Google no es más que una gran enciclopedia en la que se pueden consultar datos puntuales. Pero nadie aprende Gramática, Latín, Matemáticas o Historia navegando por internet. La figura del profesor que sabe mucho y ama el saber sigue siendo imprescindible.

¿Por qué es importante la autoridad?
   La autoridad es indispensable porque nadie quiere ser educado; por eso se habla de «enseñanza obligatoria». Y, cuando a los profesores se les despoja de la autoridad, el resultado no es una alegre camaradería entre los estudiantes, sino la tiranía de los más gamberros sobre los demás.

¿Se han convertido en tabúes el esfuerzo y la excelencia?
   Son tabúes porque quienes van de políticamente correctos sostienen que la culpa del fracaso escolar es del sistema, como si todos los niños fueran buenos y trabajadores. Lamentablemente no es así, un niño puede ser vago y mala persona y, si esto se disimula con el lenguaje políticamente correcto, nunca conseguiremos que deje de ser vago o mala persona.

¿Qué opina del cambio educativo que han hecho, por ejemplo, los jesuitas en Barcelona quitando libros de texto, asignaturas, horarios y exámenes, y de otras metodologías que están tan de moda últimamente, como la flipped classroom o aula invertida?
   Dicho así, parece un delirio impropio de una orden que ha dado tantos y tan buenos intelectuales. El estudio requiere organizar lo que se estudia (precisamente por medio de asignaturas), un estudio sistemático y ordenado (esto es: horarios) y unos controles (exámenes).

¿Qué piensa de la educación emocional?
   Uno se educa emocionalmente, sobre todo entre los amigos y la familia, y en la escuela se ha de aprender aquello que ni la familia ni los amigos pueden enseñar. Ahora bien, también enseñando contenidos se pueden inculcar criterios morales y crear un ambiente donde los alumnos puedan hacer amistades y ayudarse unos a otros.

¿Cómo les decimos a los jóvenes que lo que importa es esforzarse cuando en este mundo en el que vivimos el esfuerzo ya no garantiza nada?
   Si quien se esfuerza no tiene nada garantizado, quien no se esfuerza lo tiene mucho menos. Y no hay aprendizaje que no requiera esfuerzo, trabajo y constancia.

¿Qué se hace con los alumnos que no quieren aprender?
   A quienes no les interesa una enseñanza más académica hay que darles otras alternativas, como puede ser la FP, pero no se les puede tener encerrados para que no dejen aprender a quienes sí quieren.

¿Tienen los alumnos españoles demasiados deberes?
   A mi juicio, hacen muchas tareas inútiles. Los trabajos de recortar y pegar llevan mucho tiempo, no son nada instructivos y pringan a toda la familia. Una redacción de pocas líneas, una suma de fracciones o memorizar un poema o la lista de los reyes de la Casa de Austria son cosas más útiles y llevan menos tiempo.


http://www.elmundo.es/sociedad/2016/02/26/56cf824346163fe7468b45b5.html
One day Rome shall fade and crumble. Yet you shall always be remembered. In the hearts of all who yearn for freedom!!!
stitch
Lugar: Logroño · 4580 mensajes · Colección
Nintendo 3DSEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#9  Enviado: 18:18 10/02/2018

Yo soy de los que piensa que el sistema educativo está bien...y lo que no funciona son los alumnos acostumbrados a que se lo den todo mascadito.

En mi caso, sin tener estudios superiores (vamos, carrera...meter FP II en la ecuación es como tocarse las pelotas) creo que tengo mayor nivel cultural que algunos amigos míos con sus putas licenciaturas y demás panfletos que no sirven más que para limpiarse el ojete y vivir y trabajar a base de eternas becas y subvenciones varias. En este caso, a esos supuestos estudiantes de grado les dicen que escriban un párrafo de 5 líneas y no son capaces de sobrevivir sin el traductor del Word...y no, eso no es problema de la educación, sino del interés de uno mismo por no ser tan jodidamente cafre.

En el único sitio donde veo desigualdad es en el ámbito de los títulos universitarios de centros privados...en el que hasta el más gilipollas puede aprobar a base de talonario y cheque, pero claro eso no está mal visto.

Eso sí, lo de politizar y ver movimientos izquierdistas o de derechas en los temarios me parece de risa y la típica conversación de ignorantes que opinan de todo sin tener ni puta idea de nada.

Ale, me he quedado ya más tranquilo.
Te prometí la luna y te llevaré a Carglass...
Inti_mlg
Lugar: Malaga · 8071 mensajes · Colección
Nintendo 3DSEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#10  Enviado: 19:54 10/02/2018

El problema de la formación/enseñanza formal en España (ya dejo la educación a un lado) es que el propio país es basura. Aquí no hay tejido de nada y lo que tenemos son muchas fábricas de parados o guarderías para entretener a los jóvenes. Ningún político se ha preocupado por esto. Es muy triste que de todos mis colegas el único que trabaje de lo suyo sea yo, los otros por ahí van de trabajo en trabajo con 2 carreras y un máster.

Exigencia debe haber, seriedad y respeto también. La pedagogía es un verdadero cáncer y he estado en colegios donde el yupismo ideológico de los pedagogos ha sido instaurado y aquello era jauja. Los profes coleguitas de los alumnos, los papás diciéndote qué tienes que hacer y sobre todo, el nivel BAJÍSIMO porque interesaba más colorear una palomita de la paz, una careta y alguna que otra tontería más que trabajar y pringar.

El tema de los deberes. Yo estoy parcialmente en contra. Soy de los que pienso que en casa se hace lo que no se ha hecho en clase y algunas cosas importantes como el cálculo o la comprensión lectora. Y leer diariamente. Ya está y hablo de Primaria.

Lo que pasa también es que la gente valora muy poco la educación y la enseñanza. Pasan olímpicamente. A mí me han venido padres prometiéndome que iban a meter a su hija en una academia, etc. y luego ves que pasan olímpicamente de ayudarla y ponerse con ella. Se creen que con 25 alumnos podemos atender a la perfección a tantas necesidades educativas. Ojalá pero no es posible.
¡¡ Viva el deporte !!
stitch
Lugar: Logroño · 4580 mensajes · Colección
Nintendo 3DSEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#11  Enviado: 21:20 10/02/2018  Editado: 21:21 10/02/2018 (1 vez)

Lo que pasa también es que la gente valora muy poco la educación y la enseñanza. Pasan olímpicamente. A mí me han venido padres prometiéndome que iban a meter a su hija en una academia, etc. y luego ves que pasan olímpicamente de ayudarla y ponerse con ella. Se creen que con 25 alumnos podemos atender a la perfección a tantas necesidades educativas. Ojalá pero no es posible.



No puedo estar mas de acuerdo contigo en estas palabras....

De todas formas hay algo que has comentado que me chirría un poco...y era que el único que trabajaba de lo que había estudiado eras tú. Es una pena (una alegría en tu caso), pero bien cierto es que hace un par de décadas había una capacidad de estudios universitarios para puestos de "alto" nivel, principalmente porque las carreras no se habían estandarizado a los niveles actuales...había estudiantes y había puestos que se adaptaban a sus titulaciones; hoy sin embargo te encuentras titulaciones de empresariales, derecho y mil mierdas saturadas de gente que por mucho que acaben las carreras no hay capacidad de inserción laboral, directamente porque es imposible. Y si de base no se avisa al personal de nada sirve quejarse a posteriori, pero claro, es mejor llenar las arcas de los centros (privados o no) y luego llenarnos la boca pidiendo becas como si no hubiese un mañana...que eso se traduce a corto-medio plazo en dinero tirado a fondo perdido y en muchas ocasiones mal aprovechado.

No pongo pegas por el sistema educativo, pongo pegas en lo mal asesorado el colectivo estudiantil, o eso o que es mejor estudiar una carrerita de 4 años, sacársela en 6 o 7 y luego ya si eso ponerse a trabajar, que parece que ponerse al tajo con 20 años está mal visto en estos días. Y ojo, lo del asesoramiento no va por el colectivo de la enseñanza, sino también por lo mal que lo hacen la gran mayoría de los padres...parece mentira pero a estas alturas que gente que ha tenido sus buenos años de formación académica (o no) se comporten como catetos a la hora de actuar como padres...
Te prometí la luna y te llevaré a Carglass...
Mr Wayne
Lugar: Desolation Row · 9804 mensajes · Colección
BlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#12  Enviado: 13:15 21/02/2018

En respuesta a donjuan27 (réplica 1).
Me recomendaron hace poco la lectura de un libro o ensayo sobre la situación en España de la educación, tema que, junto con el de las pensiones, la deuda pública, el paro, es uno de los principales de España. El libro en cuestión se llama Panfleto antipedagógico. Se trata de un ensayo en el que el autor, Ricardo Moreno Castillo, hace una reflexión sobre los fundamentos que sustentan la educación en España, en el que desmonta todas las falacias sobre las que se basa la educación en España y de como una serie de ideas están negando derechos y oportunidades a las personas, que además no tienen un carácter científico. Lo bueno que tiene este libro es que supera la discusión maniquea ideológica y política que ha sustentado el debate político sobre la educación repartiendo culpas a un lado y otro del espectro ideológico, ya que el autor es defensor de la educación pública como medio de garantizar el derecho a la educación de todos los ciudadanos, pero una educación real libre de opiniones, falacias y dogmas.

Para el que le interese dejo un enlace a dicho libro, ya que está libre de copyright:www.cs.upc.edu/~conrado/docencia/panfleto-antipedagogico.pdf
Y la cita de algunas reflexiones que me parecen interesantes:

También se dirige este panfleto a todos los preocupados por lo políticamente correcto, a los
que piensan que defender una enseñanza rigurosa, exigente y disciplinada no es de izquierdas. Las
cosas son exactamente al revés. Una enseñanza presuntamente lúdica, donde no se inculca el
hábito de estudio, se convierte en un aparcamiento para pobres, donde están entretenidos hasta que
les llegue la hora de convertirse en mano de obra barata. Para que la igualdad de oportunidades sea efectiva, ha de haber una enseñanza en la que cada uno pueda demostrar su valía, su inteligencia y
su capacidad de trabajo. Quien defienda lo contrario, está hurtando a los muchachos de origen
modesto la única oportunidad que tienen de estudiar en serio y de competir en parecidas
condiciones con los que proceden de familias más favorecidas.


Casi siempre que se habla de la necesidad de subir el nivel de exigencia en los estudios, sale
alguien argumentando que esto atentaría contra la igualdad de oportunidades. Y esto porque
siempre tendrían más facilidades los muchachos que provienen de familias donde existe ambiente
intelectual. Esto encubre dos falacias, en primer lugar porque no es cierto, y en segundo porque,
aunque lo fuera, pedir menos a los estudiantes no nivela las diferencias, antes bien las aumenta.

Empecemos por la segunda. Imaginemos un módulo profesional donde se enseña carpintería.
Se supone que mientras dure, hay que hacer trabajar a fondo a los estudiantes para que salgan
convertidos en unos buenos artesanos. Esto lo admite cualquiera. Ah, pues no, diría nuestro
interlocutor, porque entonces sería ventajoso para el que es hijo de carpintero, que ya conoce algo del oficio y parte con ventaja sobre el resto de sus compañeros. Pues si alguien aprovechó las
posibilidades familiares para aprender un oficio, mejor para él, pero si en aras de la igualdad se
baja el nivel de trabajo y exigencia, solo se ha conseguido que todos pierdan el tiempo y que el
título obtenido al final no sea más que papel mojado. Para que uno no pueda aprovechar ciertas
ventajas se perjudica a todos sin beneficiar a nadie. Y lo que es más grave, se acentúan las
desigualdades que se pretenden paliar. Porque el hijo del carpintero puede aprender en casa lo
que no le enseñaron en el curso, pero los demás han perdido definitivamente la posibilidad de
convertirse en un buen profesional de la carpintería. La pequeña diferencia inicial se ha convertido
en un abismo insalvable. Pretender igualar, bajando el nivel, a los que proceden de padres con
estudios con los que proceden de padres que no los tienen, perjudica más a los segundos que a los
primeros. Si los que no tienen ambiente intelectual en su casa tampoco lo encuentran en el
instituto, están perdidos para siempre, y por muy listo y trabajador que sea un hijo de padres sin
instrucción, y muy tonto y vago que sea un hijo de familia con más posibilidades, siempre quedará
el primero por debajo del segundo. Lo que no aprende el pobre en el instituto no lo podrá aprender
en ningún sitio, y sólo en un sistema de enseñanza donde se valora el trabajo y la inteligencia
pueden competir ambos en igualdad de condiciones.
El argumento, si fuera correcto, habría de extenderse a la universidad. En primer lugar, porque
sería injusto enseñar en la universidad suponiendo en los estudiantes la base que proporciona un
bachillerato sólido, cuando el propio sistema les ha negado la posibilidad de tenerla. En segundo,
porque dar mucho nivel en una facultad de derecho es dar ventajas al que procede de familia de
juristas, y darlo en la de medicina, a los que proceden de una de médicos. Los estudiantes de
ingeniería cuyo padre sea ingeniero tienen una ayuda de la que carecen la mayoría de sus
compañeros, luego hay que enseñar y exigir poco, para que no se note la diferencia. Todo el
sistema de enseñanza se convertiría así, se está convirtiendo, en un complicadísimo mecanismo
cuya principal función no es enseñar, sino impedir que nadie destaque, no vaya a ser que se caiga
en el elitismo. Pero sucede que la sociedad necesita de buenos juristas, buenos médicos y buenos
ingenieros, y éstos sólo pueden ser suministrados por buenas universidades. Y una universidad,
por buena que sea, poco puede hacer con un estudiante que llega creyéndose con derecho a ser
motivado (esto es, intelectualmente infantil), con poca costumbre de estudiar y redactando mal.
No hay otra alternativa: o se tiene un bachillerato exigente, donde se inculca a los estudiantes el hábito del trabajo y del esfuerzo, o los juristas, médicos e ingenieros procederán de la enseñanza
privada. Y de este modo, por no caer en el elitismo de la inteligencia y la fuerza de voluntad, se
cae en el económico.
 
Bueno, más bien diría que es algo negativo que el autor tenga esa postura. Me refiero a:

Lo bueno que tiene este libro es que supera la discusión maniquea ideológica y política que ha sustentado el debate político sobre la educación repartiendo culpas a un lado y otro del espectro ideológico, ya que el autor es defensor de la educación pública como medio de garantizar el derecho a la educación de todos los ciudadanos, pero una educación real libre de opiniones, falacias y dogmas.


Para cumplir este último propósito no es necesario que la educación sea pública, ya que para garantizar que todos los ciudadanos tengan derecho a una educación libre de opiniones, falacias y dogmas no es necesario que el Estado la tutele. Es más, como vemos, es deseable que el Estado no la tutele, por todo lo que el autor indicará en este libro.

Al final lo único que se necesita es que el Estado otorgue medios para que los ciudadanos que no pueden acceder a una educación libre sí dispongan de esos medios. Pero esto sólo afecta a la parte más pobre de la sociedad. El resto de la sociedad sí puede (y debe, anadiría yo) disfrutar por sí misma de la educación que desea elegir, libremente y sin imposiciones políticas de nadie.
“Cuando advierta que para producir usted necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye no hacia quienes trafican con bienes, sino con favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y la influencia política y no por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos quienes están protegidos contra usted; entonces usted podrá afirmar sin temor a equivocarse que su sociedad está condenada
donjuan27
Lugar: · 5798 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#13  Enviado: 21:01 21/02/2018

En respuesta a Mr Wayne (réplica 12).
En respuesta a la réplica #1
Bueno, más bien diría que es algo negativo que el autor tenga esa postura. Me refiero a:

Lo bueno que tiene este libro es que supera la discusión maniquea ideológica y política que ha sustentado el debate político sobre la educación repartiendo culpas a un lado y otro del espectro ideológico, ya que el autor es defensor de la educación pública como medio de garantizar el derecho a la educación de todos los ciudadanos, pero una educación real libre de opiniones, falacias y dogmas.


Para cumplir este último propósito no es necesario que la educación sea pública, ya que para garantizar que todos los ciudadanos tengan derecho a una educación libre de opiniones, falacias y dogmas no es necesario que el Estado la tutele. Es más, como vemos, es deseable que el Estado no la tutele, por todo lo que el autor indicará en este libro.

Al final lo único que se necesita es que el Estado otorgue medios para que los ciudadanos que no pueden acceder a una educación libre sí dispongan de esos medios. Pero esto sólo afecta a la parte más pobre de la sociedad. El resto de la sociedad sí puede (y debe, anadiría yo) disfrutar por sí misma de la educación que desea elegir, libremente y sin imposiciones políticas de nadie.
Bueno pero eso ya es pedir un imposible, ir contra el llamado consenso socialdemocrata es algo imposible, es como estrellarte contra un muro de hormigón. La aceptación social por el monopolio de la educación pública es mayoritaria, de manera que por lo menos que sea una educación de verdad y no una maquina de triturar dinero. La cuestión es que al final la gente se piensa que la educación pública es gratis, cuando es todo lo contrario es carísima, sobre todo desde que es una competencia autonómica. Que por cierto al final el sistema de educación concertada lo que hizo fue cargarse también la educación privada, que se ha convertido en la misma mierda que la educación pública. Lo que habría que valorar es el sistema educativo anterior, que garantizaba una educación pública de calidad, así como una educación privada de calidad, mientras que los sistemas posteriores se han cargado tanto la educación pública como la privada.
Bonum est faciendam et malum vitandum
Tsukiyomi
Lugar: Backyard · 656 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#14  Enviado: 21:43 21/02/2018

El sistema educativo no puede estar más encorsetado y va a peor.
Bang bang bang pull my devil trigger
Mr Wayne
Lugar: Desolation Row · 9804 mensajes · Colección
BlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#15  Enviado: 22:59 21/02/2018

En respuesta a donjuan27 (réplica 13).
En respuesta a la réplica #12
Bueno pero eso ya es pedir un imposible, ir contra el llamado consenso socialdemocrata es algo imposible, es como estrellarte contra un muro de hormigón. La aceptación social por el monopolio de la educación pública es mayoritaria, de manera que por lo menos que sea una educación de verdad y no una maquina de triturar dinero. La cuestión es que al final la gente se piensa que la educación pública es gratis, cuando es todo lo contrario es carísima, sobre todo desde que es una competencia autonómica. Que por cierto al final el sistema de educación concertada lo que hizo fue cargarse también la educación privada, que se ha convertido en la misma mierda que la educación pública. Lo que habría que valorar es el sistema educativo anterior, que garantizaba una educación pública de calidad, así como una educación privada de calidad, mientras que los sistemas posteriores se han cargado tanto la educación pública como la privada.
Todo correcto. Todo visto desde el punto de vista práctico de España cambia radicalmente y, como bien dices, no puedes sino conformarte en este país con la idea de una educación pública de calidad. Pedir más es imposible.
“Cuando advierta que para producir usted necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye no hacia quienes trafican con bienes, sino con favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y la influencia política y no por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos quienes están protegidos contra usted; entonces usted podrá afirmar sin temor a equivocarse que su sociedad está condenada
Este tema está inactivo y no se puede replicar más.
Buscar en el foro: En foro: Tipo:
Foro de Vandal
>
Flecha subir