Vandal

EL EXTRANJERO, la película sobre el procés catalá [Relato satírico]

Shakespeare
Kefkiano
Lugar: Shanghái · 198 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#1  Enviado: 16:29 03/10/2017  Editado: 08:44 06/10/2017 (3 veces)

Ya está aquí EL EXTRANJERO, la superproducción sinoamericana sobre el procés catalá.

Relata los acontecimientos que rodean a la DUI desde el punto de vista de sus dos máximos responsables: Mariano Rajoy (Pierce Brosnan) y Carles Puigdemont (Jackie Chan).



Carles quiere ser extranjero, pero Mariano no le deja, así que urde un oscuro plan para secesionar España y crear una gran isla flotante, libre y soberana. Sin embargo, cuando Carles declara la independencia de Cataluña, todo el mundo se ríe de él ("¿Pero dónde vas? Juas."). Decide, pues, desarrollar el segundo mayor proyecto científico secreto catalán después del reactor que hará flotar a la República: la máquina del tiempo.

Carles viaja a principios del siglo XVIII y convence a las élites catalanas para que apoyen al Archiduque Carlos y se enfrenten a los Borbones, sus aliados en aquel momento. La peña lo flipa: "¿Qué dius, Carles? ¿Estás loco o qué? Pero si nos van a dar por todos los lados. Y tu tocayo el Austria... cualquiera se fía de ese, en cualquier momento nos deja tirados y se va a proclamarse Emperador o algo". Pero Carles insiste: "Es que vosotros no tenéis visió de futur, leche. No os preocupéis, que está todo planeado. Luego, cuando perdamos, solo tenemos que cambiar una letra, y en vez de llamarla 'Guerra de Sucesión' la llamamos 'Guerra de Secesión'. Cuando lleguen las tropas borbónicas, nos sentamos todos en el suelo. Luego vamos contando que vinieron y conquistaron nuestro reino sin más (sí, decimos que tenemos un reino, el Reino Catalán... olvidaos del Reino de Aragón); que nosotros no hicimos nada, que estábamos sonriendo y les dábamos flores. Si la gente, con lo que se queda, es con esos detalles."

Antes de volver al presente, Carles les introduce una futura moda instándoles a quitar el retrato de Felipe V en los edificios oficiales. Además, les promete que cuando la República Flotante de Cataluña sea una realidad, usará la máquina del tiempo para llevarlos al futuro y que disfruten de la vidorra catalana. Les enseña un anuncio de Casa Tarradellas en el iPad y se les saltan las lágrimas.

Cuando Carles regresa al día en que declaró la independencia por primera vez, justo antes de haberlo hecho, descubre que todo ha salido bien y la gente se ha creído lo de la conquista y lo del Reino Catalán. Así que declara la independencia una vez más (para el resto de los mortales, aún es la primera vez)... pero vuelven a reírse de él ("¿De dónde ha salido este? Juas, juas."). No obstante, como ahora sí tiene a una parte del pueblo que le sigue el juego, los reúne a todos y les enseña a hacer una fila la hostia de larga cogidos de las manos, ahí por las carreteras y todo. Y ni con esas consigue que los otros miembros de la Comunidad Europea le apoyen en su intento de secesión.

"¡Ya sé!", les dice Carles a los catalanes, "Vamos a tocarle los collons al Mariano montando un referéndum ilegal hasta que envíe a la Nacional y a la Benemérita a pegaros, entonces os sentáis sonriendo y con flores y que os zurren bien para que os hagan fotos, que así seguro que nos apoya alguien". Todos se miran unos a otros, asintiendo. "Pero tenéis que venir con vuestros hijos y con los abuelos, que las fotos tienen que ser to' impactantes". Para sorpresa de Carles, la gente empieza a quejarse: "¿De qué vas? ¿Cómo vamos a traer a nuestros niños adonde va a haber zurre? ¡Tú estás loco!". Le tiran verduras, le tiran cocas... le tiran hasta niños. Pero hay algo que no le tiran: dinero. Ni un solo euro es lanzado esa tarde. Eso le da una idea para una nueva hoja de ruta.

Por su parte, Mariano, que tiene el poder de quedarse parado en el tiempo y no verse afectado por los cambios de la realidad presente cuando Carles cambia algo en el pasado (de hecho, sigue creyendo que vivimos en una dictadura), está pensando con todas sus fuerzas cómo solucionar el problema de Cataluña. Él es el único que ha sido testigo de las dos declaraciones de independencia de Carles, en sendas realidades, gracias a su poder de estancamiento. Y se le están hinchando los huevos una cosa mala. Ya empieza a abrir un poco la boca, pero aún no logra decir nada. Solo emite, una y otra vez, un extraño pitido entrecortado con su garganta; similar al graznido de una gaviota.

En vista del rechazo internacional y del poco ánimo de sacrificio de su propia gente en pro de su flotante proyecto, Carles decide emprender otro viaje en el tiempo. En esta ocasión, con parada en la presidencia de Pujol, donde convence al President de que empiece a decir que España está robando a Cataluña, y destino en el año 2012, en plena presidencia de Artur Mas.

Le presenta su plan al bueno de Artur: "Mira, tengo una idea molt potent. Quiero que vayas diciendo por ahí que España nos está robando pasta. Vamos, lo que decía el Pujol, pero necesito que tú lo hagas con más mala leche, que pongas a la gente de los nervios. Ya sabes cómo somos los catalanes, no hay nada que nos duela más que la pela...". Artur se muestra reacio al principio: "Pero ¿cómo voy a decir eso? Si somos nosotros los que estamos sajándoles hasta los calzoncillos a nuestros súbditos catalanes... ¿de verdad crees que tengo tanta jeta?". Carles le enseña el anuncio de Casa Tarradellas y las lágrimas de Artur comienzan a brotar y a deslizarse por su cara, que se vuelve más y más dura por momentos.

En el presente, Mariano sigue pensando con todas sus fuerzas. Algunos avispados miembros de su partido empiezan a estar mosca por las cosas raras que dice el Carles. "Mariano, tete, que mira, que yo creo que tenemos que hacer algo, no vaya a liarse cualquier cosa y eso. Les decimos algo o yo qué sé. ¿Tú qué opinas?". Mariano abre la boca, se concentra infinito, aprieta los puños hasta hacerse sangre, se quita las gafas y todo... pero no consigue soltar palabra. Los huevos los tiene ya que no le entran por el portón del Congreso.

Tercer intento de Carles. Esta vez, decide enviar primero al pueblo a sentarse en las puertas de los colegios durante el referéndum ilegal. Su plan ha salido a la perfección: la gente trae a los niños, a los abuelos. Todos ahí haciendo yoga y carreras de sacos toda la noche. Saltando, cantando, un fiestón. El Carles se está partiendo el culo de risa viéndolo todo por YouTube... y, de pronto, se va el wifi.

Carles se asoma a la ventana, desesperado. Ya despuntan los primeros rayos del sol. Oye unos gritos ahí abajo: "¡El wifi! ¡No tengo wifi". Los gritos se multiplican por las calles de Barcelona: "¡No tinc wifi! ¡No tinc wifi!". Se caen las webs del referéndum, se cae todo. El wifi se empieza a ir en Reus, en Tortosa, en Lérida. El wifi se va en Aragón, en Andalucía, en Galicia, en Londres, en Rapa Nui. Pronto, todo el planeta está sin wifi, a excepción de Corea del Norte y de un perímetro del centro de Madrid.

Un helicóptero de la Policía Nacional sobrevuela la Moncloa, sobre la que se ha generado un campo de energía electromagnética de color azul. En el interior del aparato, acompañado de unos agentes, va el ministro Zoido: "¡Mariano está absorbiendo todo el wifi! ¡Intenta comunicarse con nosotros! ¡Rápido, aterriza!".

Zoido corre por los pasillos de la Moncloa. Al entrar a los aposentos de Mariano, descubre que Soraya ya había llegado. Tiene cogido de la mano al Presidente, que sufre convulsiones y suda la gota gorda. Pronto se reúnen allí todos los ministros y diputados del Partido Popular. Los graznidos de gaviota que emite Mariano son ya tan intensos que hielan la sangre de los presentes. "¡Mariano, tienes que decir algo! ¡Mariano, ¿qué hacemos?!". Graznidos. "¡¡¡Mariano!!!".

En ese momento, cesan los graznidos. Mariano parece reaccionar, cierra la boca y mira directamente a Soraya. Sus ojos están completamente azules y brillantes, como en la peli de Dune. Su boca tiembla, parece que está intentando abrirla pero algo se lo impide. Intenta hablar con la nariz: "Nnnnnn... Nnnnnn...". "¿Qué dices, Mariano? ¿Qué intentas decirnos?". "¡Nnnnnnn...!". "¡No te entendemos, Mariano! ¡Habla, por Dios y por el Opus!". "¡¡¡NNNNNNNN...!!!". Soraya pierde los papeles: "¡¡¡¿QUÉ?!!!".

De repente, la boca de Mariano se vuelve a abrir y, por primera vez en dos legislaturas (aunque para él solo ha sido un instante), dice algo original que ninguno de sus asesores le ha escrito: "¡No!".

Celia Villalobos mira su móvil: "Niños, ya hay wifi".

Zoido vuelve a salir corriendo. "¿Adónde vas?", le preguntan. "¡He entendido lo que quiere decir Mariano! ¡Quiere decir que dé la orden de repartir estopa en Cataluña! ¡Voy a llamar al barco de Piolín!". Los ministros y diputados se miran unos a otros y asienten. Mariano ha sufrido un colapso; su consciencia vaga a la deriva por el espacio-tiempo sideral. "Lo que dices parece razonable, Zoido. Mariano ya no está con nosotros y tardará en volver, así que hazte cargo de todo. ¡Corre, ve!".

Llega la mañana, llegan las fuerzas de Zoido a dar leña, llegan las fotos de la BBC y Carles se revuelca por los suelos de la risa. "¡Es que son idiotas, joder! ¡Todos, de un lado y de otro! JA, JA, JA, JA, JA...".

Al final, Carles consigue el apoyo de Assange, de J. K. Rowling y de Björk, con lo que siente el respaldo suficiente como para declarar por tercera vez (por primera para el resto de los mortales -Mariano no es mortal-) la independencia. El reactor se pone en marcha. La República Flotante de Cataluña se eleva sobre las nubes.

En el epílogo, un Artur envejecido le pone una mano en el hombro a Carles, que aún se está riendo, y le dice: "Oye, ¿no ibas a traer a tus amigos austracistas del pasado?". Carles se ríe más fuerte: "Ay, Artur, siempre has sido demasiado bueno, ese es tu gran defecto. ¿Por qué voy a repartir el botín con esos? Además, hay que deshacerse de los sujetos que saben demasiado. Imagínate que se van de la lengua y cuentan la realidad... imagínate que la gente descubre que ha sido engañada", explica mientras rodea a Artur y se coloca detrás de él; "Imagínate, Artur, que alguien les cuenta que era mentira lo de que España les robaba". Artur frunce el ceño, piensa por un instante y... "¡Fill de p...!". Intenta zafarse, pero ya es tarde: Carles lo estrangula con una tripa de espetec.

El eco de las risas de Carles resuena en el atardecer de un cielo otoñal y la República Flotante de Cataluña se aleja para siempre de Europa.
Shakespeare
Kefkiano
Lugar: Shanghái · 198 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#2  Enviado: 08:47 06/10/2017  Editado: 04:01 09/11/2017 (1 vez)

EL CUENTO DE PEP

En un país multicolor llamado Catalunya, los niños están muy preocupados. Ayer vieron, algunos por la tele y otros en vivo (porque papá y mamá pensaron que sería guay llevarlos), cómo unos hombres muy malos del vecino Reino Español llegaban a sus escuelas y pegaban a la gente de paz, que estaba allí jugando y defendiendo una cosa que se llama democracia. Hoy, al volver a clase, han encontrado puertas, ventanas y armarios rotos. Se han asustado mucho.

Pep es uno de esos niños asustados. La profe de Pep les ha hecho dedicar, a él y a sus compañeros, un minuto de silencio por las víctimas del ataque de España a Catalunya y para rechazar la violencia con la que su pueblo ha sido tratado. También les han explicado qué es la democracia (es algo bueno: que la gente haga lo que quiera), qué es la paz y por qué hoy todos los niños tienen que estar tristes e indignados.

En otros colegios, hijos de guardias civiles han sido avergonzados delante de toda la clase ("Estarás contento por lo que ha hecho tu padre"). ¡Uy, perdón, esto es de otro cuento!

Pep ha vuelto a casa más confuso que cuando llegó a clase esta mañana, pero, por suerte, TV3 ha preparado un programa que le enseñará todo, todo, todo lo que necesita saber para que tome partido en el conflicto entre Catalunya y España, como hacen papá y mamá.

Gracias a TV3, Pep aprende que:

1. Una autonomía es cuando decides algunas cosas y un estado independiente es cuando decides todo (cuando haces lo que quieres, como en la democracia, que es algo bueno). Los catalanes están muy enfadados porque España no les deja decidir todo, es decir, ser independientes.

2. Los políticos buenos que quieren que Catalunya sea independiente (democrática) ganaron las elecciones catalanas de 2015 (no se especifica si ganaron por los pelos aliándose con un partido ultra, para no liar más a Pep) y prometieron que se haría un referéndum. Más tarde, en 2017, esos políticos buenos votaron para elegir cuándo se haría. No todos estaban de acuerdo en hacerlo, pero los que estaban de acuerdo eran mayoría (como se puede ver en el vídeo en el que la mitad de los políticos aplauden y la otra mitad... no están).

3. Un referéndum es algo bueno y es cuando la gente vota para elegir alguna cosa. En este referéndum, la pregunta era: ¿quieres que Catalunya sea un estado independiente en forma de república? Es una pregunta fácil de responder, ¿no? Ya, pero resulta que España y algunos partidos catalanes malos CREEN que el referéndum es ilegal según la Constitución. Esto es porque son muy tontos y no han entendido que la Constitución está anticuada; que, cuando se hizo, la gente llevaba mucho tiempo en una dictadura sin poder votar, y por eso la hicieron regular. Si la Constitución se hubiera modernizado, el referéndum sí sería legal y no ilegal, como algunos creen que es.

Pep no ha entendido muy bien esta parte, pero supone que es normal. Al fin y al cabo, todavía es un niño.

4. La gente buena que defiende la votación preparó el referéndum con mucho esfuerzo: pegando carteles, informando, preparando las urnas, etc. Pero los españoles malos que creen que el referéndum es ilegal estuvieron molestando a la gente buena: quitando los carteles que pegaban, cerrando sus páginas web, robándoles las urnas, etc. Además, enviaron un barco lleno de policías y guardias civiles para impedir que se votase. La policía detuvo a personas relacionadas con el referéndum y entró en algunos edificios que pertenecen a la Generalitat. La gente salió a la calle a darles flores a los policías, sonreírles y gritarles un poquillo para pedir libertad de expresión. Esto es lo que se conoce como la Revolución de las Sonrisas.

A Pep le hace gracia el nombre.

5. La libertad de expresión es un derecho que tenemos todos. Es como cuando te llevan a hacer un dibujo en una pizarra, con total libertad, sin decirte que el color verde está prohibido... y luego viene un señor y te dice que el verde estaba prohibido. Entonces, este señor tapa todas las partes verdes de tu dibujo con unas cartulinas negras muy feas, o tapa el dibujo entero con una tela negra. ¿A que da rabia? Pues imagínate cómo se sentirían aquellas personas cuando la policía se llevó sus urnas (no se dice que la gente ya sabía que poner esas urnas estaba prohibido, para no liar más a Pep).

6. Después de ese primer intento de España por negar a los pobres catalanes su derecho a expresarse libremente, los voluntarios del referéndum demostraron ser mucho más listos que los policías y guardias civiles: consiguieron urnas nuevas y las llevaron en secreto a los colegios, por la noche, escondidos entre toda la gente que había ido allí a jugar todo el fin de semana. Mientras tanto, los tontos de los policías estaban mirando en otros sitios, sin saber nada. ¡Era superemocionante, como en una peli! Hacía días que los voluntarios tenían las urnas escondidas en los lugares más inverosímiles, como huecos de ascensor, casas particulares y hasta maleteros de coches. ¡Y los tontos de los policías sin enterarse de nada!

Pep se ríe. ¡Qué tontainas!

7. Los juegos y actividades del fin de semana en las escuelas, en realidad, eran un astuto plan de la gente buena para que la policía no pudiese llegar y cerrarlas. ¡Cómo aplaudían y se reían en las escuelas! ¡Era como una fiesta! Por eso la llamaron la Fiesta de la Democracia.

8. El más listo de todos fue el President, Carles Puigdemont. Dijo que iba a ir a votar a un colegio de su pueblo y, mientras los policías lo seguían con un helicóptero, cambió de coche en un túnel y se fue a votar a otro sitio. ¡Vaya caras se les quedarían a los policías cuando se enteraron! Ji, ji, ji.

Pep exclama: "¡Puigdemont es el mejor!"

9. Aquella noche de fiesta, la gente buena construyó barricadas (pero sin romper nada, todo lo rompieron luego los policías malos) y hasta pusieron tractores bloqueando las puertas de los colegios y talaron árboles para cortar caminos (pero sin romper nada). Por la mañana, se juntaron todos en las puertas para hacer una gran barrera de gente y que los policías no pudieran entrar.

10. Tanto los policías españoles como los catalanes tenían la orden del gobierno español de entrar a los colegios, coger el material del referéndum y llevárselo. Sin embargo, las dos partes cumplieron la orden de maneras muy distintas. Los Mossos no se enfrentaron a la gente, simplemente llegaron y cogieron las urnas, ¡así de fácil! Incluso muchos de ellos se negaron a hacer su trabajo. La gente los aplaudía y los abrazaba hasta hacerles llorar. Algunos mossos se quedaron a proteger a la gente para cuando llegaran los polis malos.

Pep decide que quiere ser mosso de mayor.

11. Por el contrario, la Policía Nacional y la Guardia Civil usaron la fuerza desde el principio para enfrentarse al pueblo catalán en los colegios. Ante la brutalidad de la situación, los bomberos catalanes vinieron a ayudar a la gente.

Pep empieza a dudar entre ser mosso o bombero de mayor.

12. Mientras los policías pegaban a todos en las puertas, los voluntarios del referéndum, que son superlistos, sacaron las urnas por las ventanas e hicieron como una carrera de relevos, pasándose las urnas unos a otros por las calles para llevárselas al Govern. Finalmente, cuando la policía conseguía entrar adonde creían que estaban las urnas... ¡solo encontraban a algunas personas jugando al dominó, fingiendo que allí no pasaba nada!

Pep se ríe a carcajadas. ¡Qué tontos son los policías! ¡Y qué listos somos los catalanes! A su vez, siente un alivio tremendo por todas esas veces que ha hecho trampas jugando con sus amigos o ha engañado a sus padres. Ahora que sabe que engañar y hacer trampas no es malo, sino gracioso, no volverá a sentirse mal por esas tonterías.

13. En algunos casos, la gente consiguió detener a los policías sin incidentes, pero, en la mayoría de casos, los policías agredieron a las personas que intentaban proteger los colegios. Al final, los policías malos consiguieron herir a 900 personas y cerrar 400 colegios.

Pep traga saliva. ¡900 personas heridas! Imagina toda esa sangre y le dan escalofríos.

14. ¡Pero la gente buena lo tenía todo previsto! Si cerraban un colegio, las votaciones continuaban en otro lugar. ¡Así que, al final, conseguimos votar el referéndum!

15. ¡Más de 2 millones de personas votaron que sí, que querían que Catalunya fuera independiente! ¡¡¡Más de 2 millones!!! ¡El 90 % de todos los que votaron! Y eso que los votos de mucha gente se perdieron porque los policías españoles se los llevaron.

Ahora viene la parte favorita de Pep:

16. Mañana no habrá escuela porque hay una huelga general. Una huelga es una cosa que inventaron los egipcios y se perfeccionó en la época moderna, y que consiste en dejar de trabajar para protestar por algo que no te gusta cómo se ha hecho. Cuando la protesta es por algo que interesa a todos, se hace una huelga general. En Catalunya, por ejemplo, se han hecho huelgas contra algunas guerras o contra los recortes económicos. Durante las huelgas, hay algunos que sí trabajan, como médicos o algunos conductores del transporte público; esto se conoce como servicios mínimos (no explican lo de los piquetes, para no liar más a Pep después de haber explicado lo de la democracia, lo de que la gente haga lo que quiera, lo de la libertad de expresión y tal). La huelga general de mañana es contra la violencia de ayer.

17. Debido a la desmedida violencia que el pueblo catalán ha sufrido, se han cancelado actividades como teatros y espectáculos que había previstos. Incluso el Barça, que tenía un partido contra Las Palmas, intentó no jugar, pero se vio obligado a hacerlo. Para expresar su indignación, decidió que el partido se jugase sin público en el campo. ¡Es la primera vez que el Barça juega en un Camp Nou totalmente vacío! Después del partido, Gerard Piqué dijo que estaba muy afectado por la violencia contra su pueblo y se emocionó tanto que acabó llorando delante de los periodistas. ¡Pobre Piqué!

Llegados a este punto, Pep tiene un nudo en la garganta. Su gran héroe nacional, Piqué, está tan triste que hasta ha llorado. ¡Esto no puede ser! ¿Por qué no han dedicado otro minuto de silencio por Piqué en la escuela?

18. La democracia se inventó en la Antigua Grecia y significa algo así como "el poder en manos de la gente". Lo que tenemos en Catalunya es una democracia parlamentaria, donde la gente puede votar a sus representantes políticos, que son quienes toman las decisiones y gobiernan el país. Así que, en democracia, los ciudadanos tienen un gran poder. Y, como dice Spiderman, "un gran poder conlleva una gran responsabilidad". Y esta responsabilidad es la de escuchar a todos los demás y respetar todas las opiniones.

El programa termina así, sin más. Pep intenta procesar las últimas palabras que ha escuchado y relacionarlas con todo lo anterior, pero, cuantas más vueltas le da al asunto, menos claro lo tiene. Hay algo que se le escapa.

Papá apaga la tele y se acuclilla frente a él.

"¿Qué te pasa, Pep? No estés triste, al final ganaremos y conseguiremos la independencia."

"No, papá, es que... hay algo que no entiendo."

"Dime, hijo."

"Pues... a ver, en la escuela nos dijeron que en nuestro país somos más de 5 millones de catalanes. ¿Es verdad, papá?"

"Sí, es verdad."

"Pero en el refra... refru..."

"Referéndum."

"Eso, en el refuréndum, han sido 2 millones los que han votado que Catalunya sea independiente."

"Sí, pero ya has escuchado que los polis españoles se llevaron muchas urnas y..."

"Ya, ya, papá, pero... no serían tantos votos los que faltaron, ¿no? Si dicen que el refuréndum fue un éxito... Lo que quiero decir... a ver... ¿Estás bien, papá?"

Papá se pone de pie y mira por la ventana con expresión seria. Puede ver, en los ventanales cerrados del otro lado de la calle, el reflejo de las esteladas ondeando en los balcones de su casa. Pep nota que papá se ha puesto un poco rojo, como si hubiese aguantado la respiración un buen rato. Tras vacilar un instante, el niño continúa exponiendo su duda.

"Pero, papá, si en democracia hay que escuchar a los demás y respetar todas las opiniones... ¿qué pasa con esos millones de personas que no quieren que...?"

Papá posa su enorme y pesada mano sobre la cabeza de su hijo, suspira profundamente, le revuelve el pelo y se va.

Se va sin decir nada, para no liar más a Pep.

- - -

VÍDEO DEL PROGRAMA DE TV3
YahTuhSabeh
Ya no soy un TETE ahora soy un Quillo
Lugar: Granada · 20532 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#3  Enviado: 22:01 26/10/2017

te lo subo
HAHAHAHAHHAHAHHAHAH JSKHKLCDSHOIPEJSAKKJLKJL
Retroid
Adalid de las causas perdidas
Lugar: Valencia · 14750 mensajes · Colección
BlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#4  Enviado: 23:46 26/10/2017

Smilie  Smilie  Smilie  Smilie  Smilie  Smilie
Cuanto más oscuro esté, más sencillo resulta ver la luz.
Este tema está inactivo y no se puede replicar más.
Buscar en el foro: En foro: Tipo:
Foro de Vandal
>
Flecha subir