Vandal

IT 🎈🤡 Segunda parte el 6/9/19

-BorjaMari-
?
Lugar: ibiza · 16161 mensajes · Colección
Nintendo NetworkNintendo 3DSCódigo SwitchPlayStation NetworkXbox LiveSteamTwitterBlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#91  Enviado: 04:43 29/03/2017

Como es el final?
Pienso en la practica del hedonismo como forma de vivir pensando en mi felicidad._*//\\*_ Amo las aguas en los juegos,me fijo en ellas para ver si son interactivas ya que me encanta.Ejemplos como los de Kameo y Resistance2 son los que me fascinan.AGUAS INTERACTIVAS YA!!.Amante en general de todo lo que sea malo, mugriento y basurero.
De-mon
Relator
Lugar: Forest of cutting shadows · 53157 mensajes · Colección
PlayStation NetworkXbox LiveSteamTwitterBlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#92  Enviado: 10:02 29/03/2017  Editado: 10:10 29/03/2017 (1 vez)

King da su ok a esta primera parte.



Edit: acabo de ver que el mensaje tiene semanas.
20 pavos emmmm... y solo transporta materia emmmm...
Walter_W
Special K
Lugar: · 24274 mensajes · Colección
TwitterBlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#93  Enviado: 10:09 29/03/2017

Cuando sale el trailer?
Cada dia huele mas los 4 balones de oro de Cristiano.  Clama al cielo la estafa.
De-mon
Relator
Lugar: Forest of cutting shadows · 53157 mensajes · Colección
PlayStation NetworkXbox LiveSteamTwitterBlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#94  Enviado: 10:11 29/03/2017

En respuesta a Walter_W (réplica 93).
Cuando sale el trailer?
Hoy.
20 pavos emmmm... y solo transporta materia emmmm...
Khodex
Freeze all motor functions!
Lugar: El Universo · 21743 mensajes · Colección
Nintendo NetworkNintendo 3DSCódigo SwitchBlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#95  Enviado: 11:08 29/03/2017

¿La película va a estar dividida en distintas partes?
The day is my enemy, the night my friend.
Hulk_Rojo
Lugar: · 2273 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#96  Enviado: 11:33 29/03/2017

Sí, dijeron que iban a hacer un poco como en la nefasta adaptación para TV del 90: una película para la parte de los críos y otra para los adultos.

Es una verdadera lástima, pues parte de la grandeza del libro reside en la narración cruzada de ambas líneas temporales... pero entiendo que llevar eso al cine es difícil.
Thank you Satoru Iwata
Lugar: · 6430 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#97  Enviado: 11:41 29/03/2017

Tengo muchas ganas de verla y conozco a bastante gente que tienen mucho interés en ella. A ver que tal el payaso, porque Tim Curry dejó el listón muy alto al dotarle de un rostro tan icónico. Espero que tenga carisma y no se quede en cualquier payaso típico.
MisoTheDog
Lugar: · 869 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#98  Enviado: 11:52 29/03/2017  Editado: 11:52 29/03/2017 (1 vez)

En respuesta a Verchiel (réplica 97).
Tengo muchas ganas de verla y conozco a bastante gente que tienen mucho interés en ella. A ver que tal el payaso, porque Tim Curry dejó el listón muy alto al dotarle de un rostro tan icónico. Espero que tenga carisma y no se quede en cualquier payaso típico.
A grandes rasgos, el libro trata de un ente maligno originado fuera de nuestro universo, en una región conocida como Macrocosmos, habiendo caído en la Tierra en un cataclismo hace millones de años. Despertaría una vez que se fundara el pueblo de Derry a inicios del siglo XVIII, cobrando víctimas en períodos de aproximadamente 30 años desde entonces, siempre precedido y sucedido por hechos de violencia. Sin embargo, hacia 1958, se enfrentaría a quienes fueron los únicos que pudieron derrotarlo y obligarlo a hibernar, un grupo de 7 niños, que jurarían regresar en caso de que el ente despetara.

Stephen King se inspiraría en el legendario asesino serial John Wayne Gacy (1942-1994) y su alter ego, Pogo el payaso, quien gustaba de secuestrar, violar y asesinar niños, para representar la mayoría de las veces a lo que los 7 niños denominaran simplemente como “Eso”. Sí, porque, nadie en realidad sabe quién es Eso o cómo se llama, pero lo que sí se sabe es que tiene la capacidad de transformarse en cualquier cosa y que se alimenta del miedo de los niños y adolescentes, cuyos miedos son más fáciles de crear. Entonces, era cuestión de tiempo que un villano tan poco definido pero temible, al final de cuentas, fuese llevado a la pantalla.

Sin embargo, dada la extensión del libro y en una época en la que todavía no era concecible -por razones narrativas pero principalmente económicas- hacer adaptaciones cinematográficas de más de 2 horas, se terminaría por adaptarla a la TV en una doble entrega, lo que se produciría finalmente el 19 y 20 de noviembre de 1990. Y siempre este tipo de decisiones resultan muy polémicas porque por priorizar un aspecto se descuida otro, y eso lo que ocurre con esta adaptación, ya que si bien se convirtió en un clásico, en la práctica se debe a ciertos elementos de la adaptación, y no como un todo.

La novela de Stephen King es considerada por los fanáticos del autor de “Carrie” como una verdadera experiencia de miedo, violencia y gore a partes iguales, por lo que el formato de TV definitivamente iba a sacrificar, con la excusa del tiempo, todos esos elementos escabrosos de la novela, que en realidad fueron extirpados por la censura de la TV, a los cuales luego eludiré. Y el resultado, ciertamente, puede parecer insípido a quienes leyeron la novela.

Tommy Lee Wallace sería el encargado de dirigir dicha adaptación, un director a decir verdad un poco modesto para ello, a pesar de estar apadrinado por el gran John Carpenter, de quien fue director de producción en “La Niebla” (1980) y haberse encargado de la dirección de títulos menores, como “Halloween III: Season of Witch” (1982) y “Fright Night II” (1988). Lee Wallace se uniría al guionista Lawrence D. Cohen (“Carrie”, 1976; “Una historia macabra”, 1981) para elaborar el guión de “It” (1990), una labor realmente compleja, considerando todos los elementos y contextos asociados al tiempo, a la censura y la captación de la esencia de la novela de King, que ya mencioné. Y debo decir que el resultado, como se esperaba, es bastante menos impactante y algo deslavado para el espectador promedio, pero no así para un niño.

La primera parte del film tiene una sobria solidez narrativa en gran medida por el oficio de Lee Wallace de contar la historia con simpleza y efectividad, y en la que el guión tiene el acierto de entremezclar el presente con el pasado de una forma práctica y efectiva. De esta forma, nos presentan a cada uno de los protagonistas en el presente, algunos exitosos, otros aproblemados, pero todos alertados por Mike, el único de ellos que se quedó en Derry, y quien demanda que cumplan su promesa, porque todo parece indicar que “Eso” ha regresado.

A decir verdad, los flashback del pasado son lo mejor del film. El espectador se sentirá identificado o al menos sentirá simpatía por estos niños violentados por sus padres, por sus compañeros de colegio o por la sociedad en general. Wallace elabora, entonces, una telaraña atractiva, exponiendo la situación de cada niño y haciendo hincapié que todos están unidos no sólo por la amenaza de Eso, sino por los conflictos cotidianos que deben enfrentar.

Así, la historia de “Eso” es la historia de cada uno de los niños que conforman en grupo de “los perdedores”. Bill Denbrough es tartamudo y debe lidiar con la culpa de no haber acompañado a su pequeño hermano Georgie a jugar a la calle, quien resulta brutalmente asesinado por Eso mientras el niño jugaba con el barco de papel que el mismo Bill le regalara. Ignorado por sus padres, se juraría a si mismo vengar la muerte de su hermano, liderando el grupo. Abandonaría Derry, y de adulto se convertiría en un exitoso escritor de novelas de terror, residiendo en Inglaterra con su esposa, una afamada actriz.

Ben Hascom es obeso y por ello es centro del bulling de la banda de Henry Bowers y sus secuaces. Está enamorado de Beverly pero el temor al rechazo, lo hace ocultar sus sentimientos. También abandonó Derry en algún momento, convirtiéndose, de adulto, en un exitoso pero solitario arquitecto, venciendo el sobrepeso.

Beverly Marsh es la única niña del grupo, marginada por su condición socioeconómica y por tener un padre alcohólico y golpeador, encargado de limpieza de la Primaria de Derry. Al igual que la gran mayoría, abandonaría Derry y de adulta, se convertiría en una exitosa diseñadora de modas, casada con un abusivo hombre, reflejo de sus traumas paternos.

Richie Tozier es el más divertido del grupo, tiene problemas de vista y por eso debe usar anteojos de doble fondo, lo que lo hace blanco de las burlas. También se iría de Derry, y de adulto se convertiría en un exitoso comediante, con un programa de humor propio.

Eddie Kaspbrack es demasiado pequeño, frágil y dependiente de su inhalador debido a su asma, en gran medida a la influencia sobreprotectora de su madre, quien lo manipula a antojo. Fuera de Derry, de adulto, seguiría viviendo con su madre, administrando los negocios de su familia, con buenos resultados.

Stan Uris es un niño judío, que gusta de la naturaleza y los pájaros. Siendo un boy-scout, está convencido de que Eso no existe y sería el último en verlo, quedando muy afectado. De adulto, también vive fuera de Derry con su esposa, disfrutando de los ingresos de una compañía contable, de la cual es socio.

Y finalmente, Mike Hanlon es el único niño negro del grupo, y por lo tanto blanco del racismo del matón de Bowers. Influenciado por su padre, Mike muestra interés en la historia de Derry, en especial, debido a un álbum fotográfico de su padre que reúne información de varios eventos sucedidos en el pueblo, en los que aparece Eso. Es el único que se decidió quedarse en Derry, y de adulto es un respetado bibliotecario e historiador, que llama a sus antiguos amigos al ver que Eso ha regresado.

Cabe destacar los segmentos en los que cada uno de los muchachos conoce a Eso, cuya presentación se relaciona con los peores miedos de cada uno, desde el recuerdo sangriento de Georgie en el álbum familiar, la aparición de padre de Ben en forma de cadáver, la bola de sangre que explota en el lavamanos de Beverly, las mangueras de ducha que acosa a Eddie, Eso saliendo del álbum fotográfico de Mike, el hombre lobo persiguiendo a Richie hasta Stan escapando de algo que lo persigue en bicicleta. El componente sexual está siempre ahí, no sólo en la atracción física y “el triángulo amoroso” de Bill, Beverly y Ben, sino también en la escena fálica de Eddie siendo acosado por una serie de grifos en la ducha, por el alcantarillado desde donde Eso emerge o la bola de sangre que le explota a Beverly en la cara, insinuando el inicio de la menstruación.

Cuando llega el momento en que el grupo decide enfrentar a Eso, mientras sigue lidiando con Bowers y sus acólitos que los golpean y acosan constantemente, siendo niños no criticaremos que un villano monstruoso y terrorífico como éste sea derrotado de la forma en que resulta vencido. Es más, el público infantil sentirá el golpe anímico, tras estar aterrado todo el metraje hasta ese momento, de que la criatura puede ser vencida. El espectador adulto no lo sentirá y es el primer síntoma que Eso no está bien estructurado como villano, que es la crítica más fuerte que los detractores de King le adjudican. Como sea, el film funciona la primera parte con relativa solidez.

El problema que se viene en la segunda parte tiene varios puntos que analizar. En primer lugar, aunque Eso ha regresado y el interés del espectador está ahí porque quiere ver qué pasará con estos 7 adultos enfrentando una vez más al engendro, la película pierde dinámica, en parte por la baja de intercambio de flashbacks, ya que en la primera parte del film se trabajó preferentemente con los flashbacks, convirtiéndolos en el leit-motiv que sustenta esa primera parte.

En segundo lugar, los encuentros de Eso con el grupo, ya de adultos, van por el lado más cómico, prescindiendo del terror en la gran mayoría de ellos. Según como lo veas, este elemento le resulta positivo como escape a la tensión o negativo al restarle carácter terrorífico al film, pero lo cierto es que salvo los encuentros de Eddy y Beverly con Eso en forma de ancianos en ambos casos, el payaso tendrá sus momentos más divertidos en la biblioteca con Richie, lanzándole globos con sangre; con Bill en el cementerio, en donde cavó 7 tumbas y ya tiene una ocupada por Stand; y el beso de Eso con Ben, quien creía estar besando a Beverly.

En tercer lugar, la química entre los actores adultos no es la misma que la de los actores infantiles y ello se nota de forma contundente. Alguien podrá alegar que los personajes adultos deberían mostrar menos afiato porque ha pasado el tiempo y sólo los une el recuerdo de algo horroroso que les pasó en su infancia, pero lo cierto es que parecen unos completos extraños, incluso como si en la infancia tampoco se hubiesen conocido.

Y en cuarto lugar, el guión falla en repetir la fórmula del epílogo de la primera parte para usarlo en la segunda y final. Si el espectador acepta un final demasiado simplicista en la primera parte es en gran medida por la empatía que le genera el grupo de niños y por esa aura mágica que la niñez tiene para concebir la realidad y la fantasía. Ya, con personajes adultos, el asunto no es el mismo. Es más, la escena en la que Eddie, Bill, Beverly y Richie vuelven a enfrentar a Eso y el primero los interrumpe como si nada para decirles que les mintió y que es virgen, realmente deja al espectador con un gran y solemne WTF, que no le encuentro por donde razón de ser. Nadie entiende que un grupo de adultos vaya a destruir una alimaña con los mismos anillos de plata y unas linternas.

Como ya decía, el reparto en líneas generales cumple, sin embargo, el reparto infantil está decididamente mejor que el adulto. Bill Denbroug es interpretado por Jonathan Brandis (“El padrastro II”; 1989; “La historia sin fin II”, 1990) de niño y Richard Thomas (“The Walton”, 1972-1977) de adulto; Ben Hascom es interpretado por Brandon Crane (“The wonder years”, 1989-1991) de niño y John Ritter (“The Waltons”, 1973-1976; “Tres son multitud”, 1977-1984) de adulto; Beverly Marsh es interpretada por Emily Perkins (“Ginger Snap”, 2000) de niña y Annette O’Toole (“Superman III”, 1983) de adulta; Eddie Kaspbrak es interpretado por Adam Faraizl (“Robocop II”, 1990) de niño y Dennis Christopher (“Carros de fuego”, 1981; “Doppelganger”; 1983; “Django unchained”; 2012) de adulto; Richie Tozier es interpretado por Seth Green (“Buffy, la cazavampiros”, 1997-2000) de niño y Harry Anderson (“Night Court”, 1984-1992); de adulto; Stanley Uris es interpretado por Ben Heller de niño y Richard Masur (“La Cosa”, 1982) de adulto; y finalmente Mike Hanlon es intepretado por Marlon Taylor (“Know the enemy”, 2009) de niño y Tim Reid (“Simon & Simon”, 1983-1987) de adulto.

También estuvo en el reparto la bella actriz argentina Olivia Hussey, recordada por sus papeles de Julieta en “Romeo & Juliet” (1968) y María en “Jesús de Nazareth” (1977), ambas superproducciones del maestro Franco Zefirelli, como Audra Phillips Denbrough, la esposa de Bill, quien termina siendo una de las víctimas de Eso en su regreso.

El film no sólo contó con la villanía de Eso, sino que involucró al personaje de Henry Bowles, uno de los símbolos de bullying más recordado de ese tiempo, que termina siendo contactado por Eso, 30 años después, para acabar con ellos, interpretado por Jarred Blancard de niño y Michael Cole (“The mod squad”, 1968-1973).

Como se puede observar, la gran mayoría de los actores tenían experiencia en TV movies y pocos en realidad terminaron trascendiendo como los malogrados Jonathan Brandis, por suicidio, y John Ritter, por ataque cardíaco.

Finalmente, tenemos a un Tim Curry que, a decir verdad, sobrevive de forma notable a la poca definición narrativa de su personaje. Los más críticos, alegan que Eso nunca fue un villano realmente temible, en gran medida porque es poca la información que realmente King da sobre él y por la forma en que se define el clímax de los niños con Eso, con un anillo de plata y una resortera. Como sea, Curry regala una interpretación altamente efectiva como el terrorífico Pennywise, siendo decididamente lo mejor del film y haciendo de sus apariciones una oportunidad más para horrorizar al público, intimidarlo y, de plano, hacerlo reír. Curry, en gran medida, se vale de la gran caracterización visual del payaso lograda por la maquilladora Jayne Dancose.

Los efectos especiales del film estuvieron a cargo de la empresa Gene Warren Jr. Fantasy II y Bart Mixon, quienes fueran aclamados por su trabajo en “Terminator II” (1991) que recibió comentarios positivos y negativos por igual. Hay escenas realmente logradas como la del esqueleto del padre de Ben que se le aparece desde el estanque; o la escena en la que Eso aparece desde la cloaca de la ducha frente a Eddie, o aquella de las galletas de la fortuna en el restaurante chino; pero hay otras que han sido criticadas por abuso de stop-motion, como aquellas en las que Eso aparece en forma de araña gigante. Puntualmente, estas escenas que son en la práctica el clímax, se ven desmejoradas en nuestros días con la lentitud del movimiento vs. la capacidad de reacción de los actores.

Richard Bellis le proporcionaría su único Emmy a la TV movie con una partitura que logra meter al espectador en un ambiente extraño, sugerente y ciertamente tenebroso, a costa de piano y violines.

En resumen, una película regular en líneas generales, que tiene una muy buena primera parte pero que decae de forma evidente en su segundo segmento, y que tiene en Tim Curry su principal y efectivo mensajero terrorífico. Esperemos que la revisión que se está preparando y que se estrenará en 2017, logre tener un mayor equilibrio entre la caracterización de Pennywise y la narrativa. La evalúo con un 7.5.
Hulk_Rojo
Lugar: · 2273 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#99  Enviado: 12:05 29/03/2017

Pues yo, qué queréis que os diga, soy un niño de los 80, vi la adaptación antes de leer el libro (aunque ya había leído otros tochos de King) y me pareció mala, mala, pero mala. Si algo se salva es, sí, Tim Curry, pero tampoco me parece para tanto más allá del acertado maquillaje.

La actuación es mala, la de los adultos es directamente patética, los efectos son una mierda, aún para la época, la historia está contada a trompicones y obvia temas muy importantes de la novela...

Más allá del factor nostalgia, no entiendo cómo en general gusta tanto esa adaptación, y aún entiendo menos como se puede poner el "listón" en ella para lo que está por llegar. Solo las fotos del casting ya me parecen cuarenta veces mejores.
yusuke_jap
Lugar: Lleida · 7085 mensajes · Colección
Nintendo NetworkNintendo 3DSBlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#100  Enviado: 13:00 29/03/2017

En respuesta a MisoTheDog (réplica 98).
En respuesta a la réplica #97
A grandes rasgos, el libro trata de un ente maligno originado fuera de nuestro universo, en una región conocida como Macrocosmos, habiendo caído en la Tierra en un cataclismo hace millones de años. Despertaría una vez que se fundara el pueblo de Derry a inicios del siglo XVIII, cobrando víctimas en períodos de aproximadamente 30 años desde entonces, siempre precedido y sucedido por hechos de violencia. Sin embargo, hacia 1958, se enfrentaría a quienes fueron los únicos que pudieron derrotarlo y obligarlo a hibernar, un grupo de 7 niños, que jurarían regresar en caso de que el ente despetara.

Stephen King se inspiraría en el legendario asesino serial John Wayne Gacy (1942-1994) y su alter ego, Pogo el payaso, quien gustaba de secuestrar, violar y asesinar niños, para representar la mayoría de las veces a lo que los 7 niños denominaran simplemente como “Eso”. Sí, porque, nadie en realidad sabe quién es Eso o cómo se llama, pero lo que sí se sabe es que tiene la capacidad de transformarse en cualquier cosa y que se alimenta del miedo de los niños y adolescentes, cuyos miedos son más fáciles de crear. Entonces, era cuestión de tiempo que un villano tan poco definido pero temible, al final de cuentas, fuese llevado a la pantalla.

Sin embargo, dada la extensión del libro y en una época en la que todavía no era concecible -por razones narrativas pero principalmente económicas- hacer adaptaciones cinematográficas de más de 2 horas, se terminaría por adaptarla a la TV en una doble entrega, lo que se produciría finalmente el 19 y 20 de noviembre de 1990. Y siempre este tipo de decisiones resultan muy polémicas porque por priorizar un aspecto se descuida otro, y eso lo que ocurre con esta adaptación, ya que si bien se convirtió en un clásico, en la práctica se debe a ciertos elementos de la adaptación, y no como un todo.

La novela de Stephen King es considerada por los fanáticos del autor de “Carrie” como una verdadera experiencia de miedo, violencia y gore a partes iguales, por lo que el formato de TV definitivamente iba a sacrificar, con la excusa del tiempo, todos esos elementos escabrosos de la novela, que en realidad fueron extirpados por la censura de la TV, a los cuales luego eludiré. Y el resultado, ciertamente, puede parecer insípido a quienes leyeron la novela.

Tommy Lee Wallace sería el encargado de dirigir dicha adaptación, un director a decir verdad un poco modesto para ello, a pesar de estar apadrinado por el gran John Carpenter, de quien fue director de producción en “La Niebla” (1980) y haberse encargado de la dirección de títulos menores, como “Halloween III: Season of Witch” (1982) y “Fright Night II” (1988). Lee Wallace se uniría al guionista Lawrence D. Cohen (“Carrie”, 1976; “Una historia macabra”, 1981) para elaborar el guión de “It” (1990), una labor realmente compleja, considerando todos los elementos y contextos asociados al tiempo, a la censura y la captación de la esencia de la novela de King, que ya mencioné. Y debo decir que el resultado, como se esperaba, es bastante menos impactante y algo deslavado para el espectador promedio, pero no así para un niño.

La primera parte del film tiene una sobria solidez narrativa en gran medida por el oficio de Lee Wallace de contar la historia con simpleza y efectividad, y en la que el guión tiene el acierto de entremezclar el presente con el pasado de una forma práctica y efectiva. De esta forma, nos presentan a cada uno de los protagonistas en el presente, algunos exitosos, otros aproblemados, pero todos alertados por Mike, el único de ellos que se quedó en Derry, y quien demanda que cumplan su promesa, porque todo parece indicar que “Eso” ha regresado.

A decir verdad, los flashback del pasado son lo mejor del film. El espectador se sentirá identificado o al menos sentirá simpatía por estos niños violentados por sus padres, por sus compañeros de colegio o por la sociedad en general. Wallace elabora, entonces, una telaraña atractiva, exponiendo la situación de cada niño y haciendo hincapié que todos están unidos no sólo por la amenaza de Eso, sino por los conflictos cotidianos que deben enfrentar.

Así, la historia de “Eso” es la historia de cada uno de los niños que conforman en grupo de “los perdedores”. Bill Denbrough es tartamudo y debe lidiar con la culpa de no haber acompañado a su pequeño hermano Georgie a jugar a la calle, quien resulta brutalmente asesinado por Eso mientras el niño jugaba con el barco de papel que el mismo Bill le regalara. Ignorado por sus padres, se juraría a si mismo vengar la muerte de su hermano, liderando el grupo. Abandonaría Derry, y de adulto se convertiría en un exitoso escritor de novelas de terror, residiendo en Inglaterra con su esposa, una afamada actriz.

Ben Hascom es obeso y por ello es centro del bulling de la banda de Henry Bowers y sus secuaces. Está enamorado de Beverly pero el temor al rechazo, lo hace ocultar sus sentimientos. También abandonó Derry en algún momento, convirtiéndose, de adulto, en un exitoso pero solitario arquitecto, venciendo el sobrepeso.

Beverly Marsh es la única niña del grupo, marginada por su condición socioeconómica y por tener un padre alcohólico y golpeador, encargado de limpieza de la Primaria de Derry. Al igual que la gran mayoría, abandonaría Derry y de adulta, se convertiría en una exitosa diseñadora de modas, casada con un abusivo hombre, reflejo de sus traumas paternos.

Richie Tozier es el más divertido del grupo, tiene problemas de vista y por eso debe usar anteojos de doble fondo, lo que lo hace blanco de las burlas. También se iría de Derry, y de adulto se convertiría en un exitoso comediante, con un programa de humor propio.

Eddie Kaspbrack es demasiado pequeño, frágil y dependiente de su inhalador debido a su asma, en gran medida a la influencia sobreprotectora de su madre, quien lo manipula a antojo. Fuera de Derry, de adulto, seguiría viviendo con su madre, administrando los negocios de su familia, con buenos resultados.

Stan Uris es un niño judío, que gusta de la naturaleza y los pájaros. Siendo un boy-scout, está convencido de que Eso no existe y sería el último en verlo, quedando muy afectado. De adulto, también vive fuera de Derry con su esposa, disfrutando de los ingresos de una compañía contable, de la cual es socio.

Y finalmente, Mike Hanlon es el único niño negro del grupo, y por lo tanto blanco del racismo del matón de Bowers. Influenciado por su padre, Mike muestra interés en la historia de Derry, en especial, debido a un álbum fotográfico de su padre que reúne información de varios eventos sucedidos en el pueblo, en los que aparece Eso. Es el único que se decidió quedarse en Derry, y de adulto es un respetado bibliotecario e historiador, que llama a sus antiguos amigos al ver que Eso ha regresado.

Cabe destacar los segmentos en los que cada uno de los muchachos conoce a Eso, cuya presentación se relaciona con los peores miedos de cada uno, desde el recuerdo sangriento de Georgie en el álbum familiar, la aparición de padre de Ben en forma de cadáver, la bola de sangre que explota en el lavamanos de Beverly, las mangueras de ducha que acosa a Eddie, Eso saliendo del álbum fotográfico de Mike, el hombre lobo persiguiendo a Richie hasta Stan escapando de algo que lo persigue en bicicleta. El componente sexual está siempre ahí, no sólo en la atracción física y “el triángulo amoroso” de Bill, Beverly y Ben, sino también en la escena fálica de Eddie siendo acosado por una serie de grifos en la ducha, por el alcantarillado desde donde Eso emerge o la bola de sangre que le explota a Beverly en la cara, insinuando el inicio de la menstruación.

Cuando llega el momento en que el grupo decide enfrentar a Eso, mientras sigue lidiando con Bowers y sus acólitos que los golpean y acosan constantemente, siendo niños no criticaremos que un villano monstruoso y terrorífico como éste sea derrotado de la forma en que resulta vencido. Es más, el público infantil sentirá el golpe anímico, tras estar aterrado todo el metraje hasta ese momento, de que la criatura puede ser vencida. El espectador adulto no lo sentirá y es el primer síntoma que Eso no está bien estructurado como villano, que es la crítica más fuerte que los detractores de King le adjudican. Como sea, el film funciona la primera parte con relativa solidez.

El problema que se viene en la segunda parte tiene varios puntos que analizar. En primer lugar, aunque Eso ha regresado y el interés del espectador está ahí porque quiere ver qué pasará con estos 7 adultos enfrentando una vez más al engendro, la película pierde dinámica, en parte por la baja de intercambio de flashbacks, ya que en la primera parte del film se trabajó preferentemente con los flashbacks, convirtiéndolos en el leit-motiv que sustenta esa primera parte.

En segundo lugar, los encuentros de Eso con el grupo, ya de adultos, van por el lado más cómico, prescindiendo del terror en la gran mayoría de ellos. Según como lo veas, este elemento le resulta positivo como escape a la tensión o negativo al restarle carácter terrorífico al film, pero lo cierto es que salvo los encuentros de Eddy y Beverly con Eso en forma de ancianos en ambos casos, el payaso tendrá sus momentos más divertidos en la biblioteca con Richie, lanzándole globos con sangre; con Bill en el cementerio, en donde cavó 7 tumbas y ya tiene una ocupada por Stand; y el beso de Eso con Ben, quien creía estar besando a Beverly.

En tercer lugar, la química entre los actores adultos no es la misma que la de los actores infantiles y ello se nota de forma contundente. Alguien podrá alegar que los personajes adultos deberían mostrar menos afiato porque ha pasado el tiempo y sólo los une el recuerdo de algo horroroso que les pasó en su infancia, pero lo cierto es que parecen unos completos extraños, incluso como si en la infancia tampoco se hubiesen conocido.

Y en cuarto lugar, el guión falla en repetir la fórmula del epílogo de la primera parte para usarlo en la segunda y final. Si el espectador acepta un final demasiado simplicista en la primera parte es en gran medida por la empatía que le genera el grupo de niños y por esa aura mágica que la niñez tiene para concebir la realidad y la fantasía. Ya, con personajes adultos, el asunto no es el mismo. Es más, la escena en la que Eddie, Bill, Beverly y Richie vuelven a enfrentar a Eso y el primero los interrumpe como si nada para decirles que les mintió y que es virgen, realmente deja al espectador con un gran y solemne WTF, que no le encuentro por donde razón de ser. Nadie entiende que un grupo de adultos vaya a destruir una alimaña con los mismos anillos de plata y unas linternas.

Como ya decía, el reparto en líneas generales cumple, sin embargo, el reparto infantil está decididamente mejor que el adulto. Bill Denbroug es interpretado por Jonathan Brandis (“El padrastro II”; 1989; “La historia sin fin II”, 1990) de niño y Richard Thomas (“The Walton”, 1972-1977) de adulto; Ben Hascom es interpretado por Brandon Crane (“The wonder years”, 1989-1991) de niño y John Ritter (“The Waltons”, 1973-1976; “Tres son multitud”, 1977-1984) de adulto; Beverly Marsh es interpretada por Emily Perkins (“Ginger Snap”, 2000) de niña y Annette O’Toole (“Superman III”, 1983) de adulta; Eddie Kaspbrak es interpretado por Adam Faraizl (“Robocop II”, 1990) de niño y Dennis Christopher (“Carros de fuego”, 1981; “Doppelganger”; 1983; “Django unchained”; 2012) de adulto; Richie Tozier es interpretado por Seth Green (“Buffy, la cazavampiros”, 1997-2000) de niño y Harry Anderson (“Night Court”, 1984-1992); de adulto; Stanley Uris es interpretado por Ben Heller de niño y Richard Masur (“La Cosa”, 1982) de adulto; y finalmente Mike Hanlon es intepretado por Marlon Taylor (“Know the enemy”, 2009) de niño y Tim Reid (“Simon & Simon”, 1983-1987) de adulto.

También estuvo en el reparto la bella actriz argentina Olivia Hussey, recordada por sus papeles de Julieta en “Romeo & Juliet” (1968) y María en “Jesús de Nazareth” (1977), ambas superproducciones del maestro Franco Zefirelli, como Audra Phillips Denbrough, la esposa de Bill, quien termina siendo una de las víctimas de Eso en su regreso.

El film no sólo contó con la villanía de Eso, sino que involucró al personaje de Henry Bowles, uno de los símbolos de bullying más recordado de ese tiempo, que termina siendo contactado por Eso, 30 años después, para acabar con ellos, interpretado por Jarred Blancard de niño y Michael Cole (“The mod squad”, 1968-1973).

Como se puede observar, la gran mayoría de los actores tenían experiencia en TV movies y pocos en realidad terminaron trascendiendo como los malogrados Jonathan Brandis, por suicidio, y John Ritter, por ataque cardíaco.

Finalmente, tenemos a un Tim Curry que, a decir verdad, sobrevive de forma notable a la poca definición narrativa de su personaje. Los más críticos, alegan que Eso nunca fue un villano realmente temible, en gran medida porque es poca la información que realmente King da sobre él y por la forma en que se define el clímax de los niños con Eso, con un anillo de plata y una resortera. Como sea, Curry regala una interpretación altamente efectiva como el terrorífico Pennywise, siendo decididamente lo mejor del film y haciendo de sus apariciones una oportunidad más para horrorizar al público, intimidarlo y, de plano, hacerlo reír. Curry, en gran medida, se vale de la gran caracterización visual del payaso lograda por la maquilladora Jayne Dancose.

Los efectos especiales del film estuvieron a cargo de la empresa Gene Warren Jr. Fantasy II y Bart Mixon, quienes fueran aclamados por su trabajo en “Terminator II” (1991) que recibió comentarios positivos y negativos por igual. Hay escenas realmente logradas como la del esqueleto del padre de Ben que se le aparece desde el estanque; o la escena en la que Eso aparece desde la cloaca de la ducha frente a Eddie, o aquella de las galletas de la fortuna en el restaurante chino; pero hay otras que han sido criticadas por abuso de stop-motion, como aquellas en las que Eso aparece en forma de araña gigante. Puntualmente, estas escenas que son en la práctica el clímax, se ven desmejoradas en nuestros días con la lentitud del movimiento vs. la capacidad de reacción de los actores.

Richard Bellis le proporcionaría su único Emmy a la TV movie con una partitura que logra meter al espectador en un ambiente extraño, sugerente y ciertamente tenebroso, a costa de piano y violines.

En resumen, una película regular en líneas generales, que tiene una muy buena primera parte pero que decae de forma evidente en su segundo segmento, y que tiene en Tim Curry su principal y efectivo mensajero terrorífico. Esperemos que la revisión que se está preparando y que se estrenará en 2017, logre tener un mayor equilibrio entre la caracterización de Pennywise y la narrativa. La evalúo con un 7.5.
Muy bien resumido todo, perfecta síntesis.
Antes del lenguaje las personas se comunicaban a través de la coreografía, los cambios de vestuario y la iluminación. El lenguaje no fue inventado hasta que nacieron algunos feos y fue necesario comentarlo.
Nibheis
Lugar: · 7011 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#101  Enviado: 14:33 29/03/2017

Justo volví a ver It hace 4 días. Cuando la vi con 5/6 años me dio bastante miedo. Luego la vi 10 años después y no me impactó tanto, y ahora vista de hace poco la valoro como de 6/10.

No he leído el libro, quizás lo haga en el futuro.
De la película digo que sus elementos de coming-of-age me encantan y tiene mucho potencial con elementos mal rolleros. Espero que en la nueva versión no lo conviertan en una peli típica de sustos ya que lo más interesante para mi fueron los protagonistas, sus problemas y como se apoyan (recordandome a Cuenta Conmigo, también de King).

Hay cosas en la cinta que se entienden pero sus personajes llegan a la conclusión de golpe mencionandolo una vez y creo que debería haberse tratado mejor como lo de usar la imaginación para combatirlo.

Sobre la realización he de decir que para ser un telefilm/miniserie me sorprendió. Dejando a un lado los efectos visuales, hay escenas muy bien rodadas en mi opinión como la cena de reunión en el chino o las primeras apariciones de Eso. El maquillaje también es notable.

Si la hubiese visto por primera vez de adulto no me hubiese llamado la atención pero la recuerdo por verla de pequeño y hacer que me dieran mal rollo los payasos.
Algo similar me pasa con Langoliers que reconozco que no es muy buena pero la vi de pequeño y por eso la valoro mejor de lo que es.
Senajierf
Lugar: Madrid · 2424 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#102  Enviado: 15:00 29/03/2017

Le tengo muchas ganas a la película a verdad. Me leí el libro el año pasado y me gustó bastante, aunque una cosa que no me gustó es que al entrelazar el pasado y presento, sabias que a los niños no les pasaba nada en el pasado porque luego estaban vivos en el presente... pero bueno. mientras leia el libro pensaba que la mejor manera de plasmar esta obra sería haciendo una serie para poder trasladar lo maximo posible del libro a la pantalla, ya que al ser dos películas ( aunque sean de dos horas cada una) se vam a dejar muuuuchas cosas en el tintero.
Sólo cuando hayas cortado el último árbol,sólo cuando hayas contaminado el último río,sólo cuando hayas pescado el último pez,sabrás que el dinero no se puede comer.
Zoen
Lugar: Unknown · 43205 mensajes · Colección
BlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#103  Enviado: 15:13 29/03/2017

En respuesta a MisoTheDog (réplica 98).
En respuesta a la réplica #97
A grandes rasgos, el libro trata de un ente maligno originado fuera de nuestro universo, en una región conocida como Macrocosmos, habiendo caído en la Tierra en un cataclismo hace millones de años. Despertaría una vez que se fundara el pueblo de Derry a inicios del siglo XVIII, cobrando víctimas en períodos de aproximadamente 30 años desde entonces, siempre precedido y sucedido por hechos de violencia. Sin embargo, hacia 1958, se enfrentaría a quienes fueron los únicos que pudieron derrotarlo y obligarlo a hibernar, un grupo de 7 niños, que jurarían regresar en caso de que el ente despetara.

Stephen King se inspiraría en el legendario asesino serial John Wayne Gacy (1942-1994) y su alter ego, Pogo el payaso, quien gustaba de secuestrar, violar y asesinar niños, para representar la mayoría de las veces a lo que los 7 niños denominaran simplemente como “Eso”. Sí, porque, nadie en realidad sabe quién es Eso o cómo se llama, pero lo que sí se sabe es que tiene la capacidad de transformarse en cualquier cosa y que se alimenta del miedo de los niños y adolescentes, cuyos miedos son más fáciles de crear. Entonces, era cuestión de tiempo que un villano tan poco definido pero temible, al final de cuentas, fuese llevado a la pantalla.

Sin embargo, dada la extensión del libro y en una época en la que todavía no era concecible -por razones narrativas pero principalmente económicas- hacer adaptaciones cinematográficas de más de 2 horas, se terminaría por adaptarla a la TV en una doble entrega, lo que se produciría finalmente el 19 y 20 de noviembre de 1990. Y siempre este tipo de decisiones resultan muy polémicas porque por priorizar un aspecto se descuida otro, y eso lo que ocurre con esta adaptación, ya que si bien se convirtió en un clásico, en la práctica se debe a ciertos elementos de la adaptación, y no como un todo.

La novela de Stephen King es considerada por los fanáticos del autor de “Carrie” como una verdadera experiencia de miedo, violencia y gore a partes iguales, por lo que el formato de TV definitivamente iba a sacrificar, con la excusa del tiempo, todos esos elementos escabrosos de la novela, que en realidad fueron extirpados por la censura de la TV, a los cuales luego eludiré. Y el resultado, ciertamente, puede parecer insípido a quienes leyeron la novela.

Tommy Lee Wallace sería el encargado de dirigir dicha adaptación, un director a decir verdad un poco modesto para ello, a pesar de estar apadrinado por el gran John Carpenter, de quien fue director de producción en “La Niebla” (1980) y haberse encargado de la dirección de títulos menores, como “Halloween III: Season of Witch” (1982) y “Fright Night II” (1988). Lee Wallace se uniría al guionista Lawrence D. Cohen (“Carrie”, 1976; “Una historia macabra”, 1981) para elaborar el guión de “It” (1990), una labor realmente compleja, considerando todos los elementos y contextos asociados al tiempo, a la censura y la captación de la esencia de la novela de King, que ya mencioné. Y debo decir que el resultado, como se esperaba, es bastante menos impactante y algo deslavado para el espectador promedio, pero no así para un niño.

La primera parte del film tiene una sobria solidez narrativa en gran medida por el oficio de Lee Wallace de contar la historia con simpleza y efectividad, y en la que el guión tiene el acierto de entremezclar el presente con el pasado de una forma práctica y efectiva. De esta forma, nos presentan a cada uno de los protagonistas en el presente, algunos exitosos, otros aproblemados, pero todos alertados por Mike, el único de ellos que se quedó en Derry, y quien demanda que cumplan su promesa, porque todo parece indicar que “Eso” ha regresado.

A decir verdad, los flashback del pasado son lo mejor del film. El espectador se sentirá identificado o al menos sentirá simpatía por estos niños violentados por sus padres, por sus compañeros de colegio o por la sociedad en general. Wallace elabora, entonces, una telaraña atractiva, exponiendo la situación de cada niño y haciendo hincapié que todos están unidos no sólo por la amenaza de Eso, sino por los conflictos cotidianos que deben enfrentar.

Así, la historia de “Eso” es la historia de cada uno de los niños que conforman en grupo de “los perdedores”. Bill Denbrough es tartamudo y debe lidiar con la culpa de no haber acompañado a su pequeño hermano Georgie a jugar a la calle, quien resulta brutalmente asesinado por Eso mientras el niño jugaba con el barco de papel que el mismo Bill le regalara. Ignorado por sus padres, se juraría a si mismo vengar la muerte de su hermano, liderando el grupo. Abandonaría Derry, y de adulto se convertiría en un exitoso escritor de novelas de terror, residiendo en Inglaterra con su esposa, una afamada actriz.

Ben Hascom es obeso y por ello es centro del bulling de la banda de Henry Bowers y sus secuaces. Está enamorado de Beverly pero el temor al rechazo, lo hace ocultar sus sentimientos. También abandonó Derry en algún momento, convirtiéndose, de adulto, en un exitoso pero solitario arquitecto, venciendo el sobrepeso.

Beverly Marsh es la única niña del grupo, marginada por su condición socioeconómica y por tener un padre alcohólico y golpeador, encargado de limpieza de la Primaria de Derry. Al igual que la gran mayoría, abandonaría Derry y de adulta, se convertiría en una exitosa diseñadora de modas, casada con un abusivo hombre, reflejo de sus traumas paternos.

Richie Tozier es el más divertido del grupo, tiene problemas de vista y por eso debe usar anteojos de doble fondo, lo que lo hace blanco de las burlas. También se iría de Derry, y de adulto se convertiría en un exitoso comediante, con un programa de humor propio.

Eddie Kaspbrack es demasiado pequeño, frágil y dependiente de su inhalador debido a su asma, en gran medida a la influencia sobreprotectora de su madre, quien lo manipula a antojo. Fuera de Derry, de adulto, seguiría viviendo con su madre, administrando los negocios de su familia, con buenos resultados.

Stan Uris es un niño judío, que gusta de la naturaleza y los pájaros. Siendo un boy-scout, está convencido de que Eso no existe y sería el último en verlo, quedando muy afectado. De adulto, también vive fuera de Derry con su esposa, disfrutando de los ingresos de una compañía contable, de la cual es socio.

Y finalmente, Mike Hanlon es el único niño negro del grupo, y por lo tanto blanco del racismo del matón de Bowers. Influenciado por su padre, Mike muestra interés en la historia de Derry, en especial, debido a un álbum fotográfico de su padre que reúne información de varios eventos sucedidos en el pueblo, en los que aparece Eso. Es el único que se decidió quedarse en Derry, y de adulto es un respetado bibliotecario e historiador, que llama a sus antiguos amigos al ver que Eso ha regresado.

Cabe destacar los segmentos en los que cada uno de los muchachos conoce a Eso, cuya presentación se relaciona con los peores miedos de cada uno, desde el recuerdo sangriento de Georgie en el álbum familiar, la aparición de padre de Ben en forma de cadáver, la bola de sangre que explota en el lavamanos de Beverly, las mangueras de ducha que acosa a Eddie, Eso saliendo del álbum fotográfico de Mike, el hombre lobo persiguiendo a Richie hasta Stan escapando de algo que lo persigue en bicicleta. El componente sexual está siempre ahí, no sólo en la atracción física y “el triángulo amoroso” de Bill, Beverly y Ben, sino también en la escena fálica de Eddie siendo acosado por una serie de grifos en la ducha, por el alcantarillado desde donde Eso emerge o la bola de sangre que le explota a Beverly en la cara, insinuando el inicio de la menstruación.

Cuando llega el momento en que el grupo decide enfrentar a Eso, mientras sigue lidiando con Bowers y sus acólitos que los golpean y acosan constantemente, siendo niños no criticaremos que un villano monstruoso y terrorífico como éste sea derrotado de la forma en que resulta vencido. Es más, el público infantil sentirá el golpe anímico, tras estar aterrado todo el metraje hasta ese momento, de que la criatura puede ser vencida. El espectador adulto no lo sentirá y es el primer síntoma que Eso no está bien estructurado como villano, que es la crítica más fuerte que los detractores de King le adjudican. Como sea, el film funciona la primera parte con relativa solidez.

El problema que se viene en la segunda parte tiene varios puntos que analizar. En primer lugar, aunque Eso ha regresado y el interés del espectador está ahí porque quiere ver qué pasará con estos 7 adultos enfrentando una vez más al engendro, la película pierde dinámica, en parte por la baja de intercambio de flashbacks, ya que en la primera parte del film se trabajó preferentemente con los flashbacks, convirtiéndolos en el leit-motiv que sustenta esa primera parte.

En segundo lugar, los encuentros de Eso con el grupo, ya de adultos, van por el lado más cómico, prescindiendo del terror en la gran mayoría de ellos. Según como lo veas, este elemento le resulta positivo como escape a la tensión o negativo al restarle carácter terrorífico al film, pero lo cierto es que salvo los encuentros de Eddy y Beverly con Eso en forma de ancianos en ambos casos, el payaso tendrá sus momentos más divertidos en la biblioteca con Richie, lanzándole globos con sangre; con Bill en el cementerio, en donde cavó 7 tumbas y ya tiene una ocupada por Stand; y el beso de Eso con Ben, quien creía estar besando a Beverly.

En tercer lugar, la química entre los actores adultos no es la misma que la de los actores infantiles y ello se nota de forma contundente. Alguien podrá alegar que los personajes adultos deberían mostrar menos afiato porque ha pasado el tiempo y sólo los une el recuerdo de algo horroroso que les pasó en su infancia, pero lo cierto es que parecen unos completos extraños, incluso como si en la infancia tampoco se hubiesen conocido.

Y en cuarto lugar, el guión falla en repetir la fórmula del epílogo de la primera parte para usarlo en la segunda y final. Si el espectador acepta un final demasiado simplicista en la primera parte es en gran medida por la empatía que le genera el grupo de niños y por esa aura mágica que la niñez tiene para concebir la realidad y la fantasía. Ya, con personajes adultos, el asunto no es el mismo. Es más, la escena en la que Eddie, Bill, Beverly y Richie vuelven a enfrentar a Eso y el primero los interrumpe como si nada para decirles que les mintió y que es virgen, realmente deja al espectador con un gran y solemne WTF, que no le encuentro por donde razón de ser. Nadie entiende que un grupo de adultos vaya a destruir una alimaña con los mismos anillos de plata y unas linternas.

Como ya decía, el reparto en líneas generales cumple, sin embargo, el reparto infantil está decididamente mejor que el adulto. Bill Denbroug es interpretado por Jonathan Brandis (“El padrastro II”; 1989; “La historia sin fin II”, 1990) de niño y Richard Thomas (“The Walton”, 1972-1977) de adulto; Ben Hascom es interpretado por Brandon Crane (“The wonder years”, 1989-1991) de niño y John Ritter (“The Waltons”, 1973-1976; “Tres son multitud”, 1977-1984) de adulto; Beverly Marsh es interpretada por Emily Perkins (“Ginger Snap”, 2000) de niña y Annette O’Toole (“Superman III”, 1983) de adulta; Eddie Kaspbrak es interpretado por Adam Faraizl (“Robocop II”, 1990) de niño y Dennis Christopher (“Carros de fuego”, 1981; “Doppelganger”; 1983; “Django unchained”; 2012) de adulto; Richie Tozier es interpretado por Seth Green (“Buffy, la cazavampiros”, 1997-2000) de niño y Harry Anderson (“Night Court”, 1984-1992); de adulto; Stanley Uris es interpretado por Ben Heller de niño y Richard Masur (“La Cosa”, 1982) de adulto; y finalmente Mike Hanlon es intepretado por Marlon Taylor (“Know the enemy”, 2009) de niño y Tim Reid (“Simon & Simon”, 1983-1987) de adulto.

También estuvo en el reparto la bella actriz argentina Olivia Hussey, recordada por sus papeles de Julieta en “Romeo & Juliet” (1968) y María en “Jesús de Nazareth” (1977), ambas superproducciones del maestro Franco Zefirelli, como Audra Phillips Denbrough, la esposa de Bill, quien termina siendo una de las víctimas de Eso en su regreso.

El film no sólo contó con la villanía de Eso, sino que involucró al personaje de Henry Bowles, uno de los símbolos de bullying más recordado de ese tiempo, que termina siendo contactado por Eso, 30 años después, para acabar con ellos, interpretado por Jarred Blancard de niño y Michael Cole (“The mod squad”, 1968-1973).

Como se puede observar, la gran mayoría de los actores tenían experiencia en TV movies y pocos en realidad terminaron trascendiendo como los malogrados Jonathan Brandis, por suicidio, y John Ritter, por ataque cardíaco.

Finalmente, tenemos a un Tim Curry que, a decir verdad, sobrevive de forma notable a la poca definición narrativa de su personaje. Los más críticos, alegan que Eso nunca fue un villano realmente temible, en gran medida porque es poca la información que realmente King da sobre él y por la forma en que se define el clímax de los niños con Eso, con un anillo de plata y una resortera. Como sea, Curry regala una interpretación altamente efectiva como el terrorífico Pennywise, siendo decididamente lo mejor del film y haciendo de sus apariciones una oportunidad más para horrorizar al público, intimidarlo y, de plano, hacerlo reír. Curry, en gran medida, se vale de la gran caracterización visual del payaso lograda por la maquilladora Jayne Dancose.

Los efectos especiales del film estuvieron a cargo de la empresa Gene Warren Jr. Fantasy II y Bart Mixon, quienes fueran aclamados por su trabajo en “Terminator II” (1991) que recibió comentarios positivos y negativos por igual. Hay escenas realmente logradas como la del esqueleto del padre de Ben que se le aparece desde el estanque; o la escena en la que Eso aparece desde la cloaca de la ducha frente a Eddie, o aquella de las galletas de la fortuna en el restaurante chino; pero hay otras que han sido criticadas por abuso de stop-motion, como aquellas en las que Eso aparece en forma de araña gigante. Puntualmente, estas escenas que son en la práctica el clímax, se ven desmejoradas en nuestros días con la lentitud del movimiento vs. la capacidad de reacción de los actores.

Richard Bellis le proporcionaría su único Emmy a la TV movie con una partitura que logra meter al espectador en un ambiente extraño, sugerente y ciertamente tenebroso, a costa de piano y violines.

En resumen, una película regular en líneas generales, que tiene una muy buena primera parte pero que decae de forma evidente en su segundo segmento, y que tiene en Tim Curry su principal y efectivo mensajero terrorífico. Esperemos que la revisión que se está preparando y que se estrenará en 2017, logre tener un mayor equilibrio entre la caracterización de Pennywise y la narrativa. La evalúo con un 7.5.
Me espero a la película.
13 copas de Europa, 2 copas de la UEFA, 4 supercopas de Europa, 2 copas latinas, 7 títulos intercontinentales (3 copas intercontinentales y 4 mundiales de clubes) -- 33 ligas, 19 copas del rey, 10 supercopas de España, 1 copa de la liga  /// trofeo al mejor club del siglo XX /// ¿Todavía no sabes lo que significa "cabalgar las olas"? Es un estado mental, un mundo en el que te pierdes y en el que te encuentras /// "..en el universo de Pep Guardiola solo existen aberrantes mariconadas..." Gayonerd
De-mon
Relator
Lugar: Forest of cutting shadows · 53157 mensajes · Colección
PlayStation NetworkXbox LiveSteamTwitterBlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#104  Enviado: 18:05 29/03/2017  Editado: 18:17 29/03/2017 (2 veces)



Se nota que cuentan con más medios que la teleserie y me ha gustado que al menos en el vídeo se recreen con el ambiente, porque quitando un puñado de escenas gore, recuerdo que el libro era más de terror psicológico.

Lo único que no sé si ha sido editado para el tráiler, pero del lavabo sale algo negro, no sangre Smilie
20 pavos emmmm... y solo transporta materia emmmm...
KILLY
I'll kill you and the night!
Lugar: Cyberlaberinto · 31202 mensajes · Colección
PlayStation NetworkXbox LiveBlogEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#105  Enviado: 18:35 29/03/2017

Pues me ha encantado el trailer, esperaba mucho menos y a priori promete. Pennywise parece que si dará miedito.
Hay rastros de infección en tus iris, tú no posees genes de conexión..
Buscar en el foro: En foro: Tipo:
Foro de Vandal
>
Flecha subir