Vandal
Página 1 - Este tema está Cerrado - 1

Freedom for Catalonia. Down with Spain

Usuario 329710
#1  Enviado: 12:21 15/02/2016

La supuesta condición sobre la necesidad de lograr una victoria que supere el 50% de votos en un referéndum no es más que una coartada populista del imperalismo españolista
El 9 de noviembre de 2014, cientos de miles de catalanes desconectaron nacionalmente de España, en un acto de desobediencia masiva contra el gobierno de Mariano Rajoy y las instituciones del Estado. El disparate antidemocrático fue tan inmenso que no permitieron la celebración de un referéndum vinculante, ni tampoco una consulta, ni siquiera un proceso participativo, donde la población pudiera pronunciarse sobre la independencia de Catalunya.
De este modo, todo lo que vino a continuación del 9N fue la apertura de un paréntesis que aún no se ha cerrado. Para muchos fue como llenarse de aire los pulmones y aguantar la respiración hasta aún a día de hoy, entrar en el limbo como nación, a un estadio pasajero del ser y del no ser, a un "mientras tanto" que lleva a mucha gente a formularse la misma pregunta: ¿Qué esperamos para empezar a construir la República Catalana?
De respuestas hay muchas y para todos los gustos. Pero una de las más elocuentes, ya que la defienden, incluso, algunos sectores favorables a la independencia, tanto de derechas como de izquierdas, es que no tenemos "todavía" legitimidad para materializar la independencia. Para declararla, para proclamarla, para realizarla, digamos como queramos, el hecho es que esa sectores consideran que Catalunya todavía no puede constituirse en una República Independiente.
El argumento de esta supuesta "falta de legitimidad" cuál es? Pues que en las elecciones del pasado 27S no llegamos al 50% de los votos favorables (algunos dicen que tenían que ser del 51%, otros 55% ...) que consideran necesarios para legitimar la apuesta independentista. Huelga decir que desde el búnker españolista se les escapa más de una risita por lo bajo cuando sienten que sectores autoproclamados partidarios del derecho decidir exponen estos argumentos, y aún son más socarrones cuando lo afirman algunos que se han postulado a favor de la independencia.
La nuestra es una lucha de liberación nacional. No es otra cosa. Ni una oportunidad para la regeneración democrática de las instituciones, ni una manera de forzar la obtención del concierto económico o de un trato fiscal más favorable para Catalunya, ni una batalla partidista, ni una simple crisis territorial. Nada de todo esto. El pueblo catalán tiene la legitimidad histórica para liberarse unilateralmente, no requiere el permiso ni la aprobación previa de ninguna institución, ni de nadie, en el camino de su liberación. Es que en 1707, por poner un ejemplo, las tropas borbónicas necesitaron alguna legitimidad (que no fuera por motu propio de Felipe V) para incendiar y exterminar la población de Xàtiva?
Los fundamentos de toda estrategia independentista deben partir del hecho de que somos una nación ocupada y que, por tanto, tenemos no sólo el derecho, sino también el deber de liberarnos. Toda nación esclava tiene el deber de liberarse. Como dijo Lluís Maria Xirinacs, "una nación esclava, como un individuo esclavo, es una vergüenza de la humanidad y del universo". Por ello, el independentismo también debe tener claro que las condiciones de opresión nacional no pueden ser consideradas al mismo nivel de legitimidad que la constitución de una República Democrática Catalana.
El filósofo alemán Fichte escribió que "el pueblo es de hecho y de derecho el poder supremo sobre el que no hay otro (...) Su levantamiento es, por naturaleza de las cosas, siempre justo, no sólo en cuanto a la forma, sino también en cuanto a la materia ". Y eso es exactamente lo que estamos emprendiendo: la Revolución Catalana. Para la que no necesitamos ningúna legitimidad mas que la histórica, la que nos aporta el solo hecho de existir como nación y la de tener conciencia de la necesidad de liberarnos del invasor extranjero.
Dicho de otro modo: cuando una masa crítica de una nación ha tomado conciencia de sí misma (condiciones subjetivas favorables) y de su condición de sociedad oprimida (realidad material objetiva), esta se convierte en pueblo en lucha; es decir, sujeto político revolucionario. "Lo que vale es la conciencia de no ser nada si no se es pueblo", que decía el poeta Estellés. Y si algo hemos demostrado los catalanes y las catalanas durante los últimos años, en las grandes manifestaciones del 11 de septiembre, es que somos pueblo, y uno de los mejor organizados y movilizados del mundo.
Por ello, la supuesta condición sine qua non sobre la necesidad de superar un umbral de votos o de lograr una victoria que supere el 50% de votos (o los que sean) en un referéndum no es más que una coartada del invasor españolista. Como nación oprimida, pues, tenemos la legitimidad histórica para liberarnos y, para poder hacerlo, tenemos la valiosa herramienta de una mayoría absoluta parlamentaria y de representantes electos municipales favorables a la independencia. Y tenemos un pueblo movilizado para empujarlos cuando se arruga, y darles apoyo cuando se arriesguen. Sin más dilación, por tanto, hay que avanzar hacia la constitución de la República Catalana Independiente.
Por otra parte, sin embargo, esto no significa que los sectores más conscientes y organizados del pueblo catalán "impongan" la independencia al resto de la población. Imponer la independencia, como imponer la libertad, obviamente sería una contradicción en los términos. Pero el Estado de las autonomías español, surgido de la reforma de la legalidad franquista y dela transicion trampa, no puede ser considerado fuente de legitimidad democrática. El independentismo, de hecho, ya no reconoció ni avaló la llamada transición, como un proceso democrático, sino como un régimen de continuidad. Por lo tanto, ningún proceso electoral ni referendario bajo el marco español puede ser considerado legítimo desde un punto de vista democrático.
Así pues, para que el pueblo catalán pueda decidir su futuro, tal y como pretendía hacer el 9N, es necesario que se dote de un verdadero marco democrático. Sólo en un marco de libertad, el pueblo podrá decidir libremente y, éste, sólo puede ser el de la República Catalana. Porque sólo una nación libre puede decidir federarse, confederarse o, incluso, dejar de existir. Una nación sometida, en cambio, podría decidir poco más que el tamaño y la forma de sus cadenas, siempre y cuando el dueño lo aceptara. Por tanto, no veo otro camino posible, legítimo y justo que no sea el de la vía unilateral hacia la independencia.
XIII
hedonista y narcisista
Lugar: madrid · 7754 mensajes · Colección
PlayStation NetworkEnviar mensajeAgregar amigoVer relación
#2  Enviado: 12:30 15/02/2016

qué interesante, cuéntanos más  Smilie
PSN: baron_D_la_Birra; "La nuevas leyes del pais son: 1º el idioma oficial sera el sueco. 2º la ropa interior se cambiara cada dos horas, y para poder comprobarlo se llevara por fuera. 3º los menores de 16 años, tendran 16 años" - Bananas (Woody Allen) xD//"Una carcajada vale mas que mil silogismos"//"and remember...always look at the bright side of life"(8)//"no hay nada malo en disparar siempre que se dispare a las personas adecuadas"
Usuario 329710
#3  Enviado: 12:49 15/02/2016

«Cuando te decidas con firmeza a llevar una vida limpia, para ti la castidad no será carga: será corona triunfal.» Josemaría Escrivá de Balaguer
Usuario 329710
#4  Enviado: 12:54 15/02/2016

El PSOE ha tomado una decisión asquerosa. Una más.  Mientras Pedro Sánchez continúa su carrera para la salvación personal en Madrid, sus concejales en Vitoria han vetado -conjuntamente con el PP- el nombre de Lluís Llach como hijo adoptivo de la capital vasca. Llach es el autor de 'Campanades a morts' , el único homenaje que tuvieron los cinco obreros muertos como consecuencia de un asalto policial salvaje , ordenado por los reformadores del régimen franquista, gente que antepone la supervivencia de los cargos propios a la vida de las personas.

Los facinerosos que enviaban a la policía a zurrar, detener, torturar y, si convenía, matar eran el ministro de la Gobernación, Manuel Fraga -aquel día de viaje en Alemania-; Adolfo Suárez, responsable del orden público en sustitución del anterior y Rodolfo Martín Villa, ministro de Relaciones Sindicales. Todos ellos a las órdenes de Juan Carlos de Borbón.

Fraga, Suárez, Martín Villa y Juan Carlos de Borbón quizás son los cuatro personajes que mejor se lo montaron en el tránsito del régimen del 36 al del 78 . Todos ellos recibieron todo tipo de compensaciones, en honores y dinero, por haber sido capaces de mantener la estructura franquista e integrar las élites de la oposición democrática. Aunque fuera a costa del olvido de aquellos cinco obreros asesinados, entre muchas otras víctimas de la represión, durísima, de aquel periodo.

Ahora el PSOE, en Vitoria, ha mostrado su esencia real como continuador y justificador de la violencia de aquellos malhechores ministeriales. Era de esperar. Después de todo, ¿qué diferencia había entre la Triple A y el GAL que no fuera quien mandaba en Madrid?
.Daedalus.
Mejor te hubieras quedado callado.
Lugar: · 13810 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#5  Enviado: 13:27 15/02/2016

El único down que hay aquí eres tú.
I'm made of metal, my circuits gleam. I am perpetual, I keep Vandal clean.
Lugar: · 6289 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#6  Enviado: 14:21 15/02/2016

Lluis Llach Facts:

– Su tatarabuelo, Joaquim Llach y Coll, fue el jefe carlista de la provincia de Gerona.
– Su bisabuelo fue homenajeado en 1926, en Gerona, jurando una bandera española con la inscripción “Dios, Patria y Rey”.
– Su abuelo fue dirigente de la Junta Tradicionalista de Gerona.
– Su abuelo Manuel fue vocal de la Juventud Tradicionalista y somatén de Sant Martí Vell.
– Su abuelo materno era extremeño y se apellidaba Grande. Era inspector de la policía secreta española en Barcelona, y lo mataron a principios de la guerra.
– Su abuela, María Vall, también era franquista.
– De su madre, María Grande Vall, decía usted que “era molt del règim de Franco, com el pare”.
– Su tieta Pilar, de Can Vall de Porrera, era hermana de la fundadora de la Falange Española en Tarragona. De la tieta heredó ud. la finca donde vive.
– Su padre, Josep Maria Llach i Llach, era militante del Requeté Català, miembro de las juventudes carlistas. Durante la guerra se incorporó como voluntario a la España de Franco. Después fue alcalde franquista de Verges (1950-1963), y presidente local del Movimiento Nacional. Ud. mismo confiesa en su libro Lluís Llach. Siempre más lejos que “el meu pare era un franquista convençut”.
– Y ud. mismo, Lluís, durante su juventud fue un significado “feixista”. Fue ud. vicepresidente de los Cruzados de Cristo Rey en Figueras, y militante falangista como su padre. Así se describía ud.: “Sí, jo vaig ser el que podriem dir un nen feixista”.


dolcacatalunya.com/2014/11/02/lluis-llach-nos-quiere-timar/
Solo hay dos cosas seguras en esta vida la muerte y los impuestos. Disfrutando del Socialismo de élites since 2006
InvictusSol
Lugar: · 6222 mensajes · Colección
Enviar mensajeAgregar amigoVer relación
#7  Enviado: 16:44 15/02/2016

Joder, teniendo ya este hilo

https://vandal.elespanol.com/foro/mensaje/909801/comienza-la-desconexion-entre-catalunya-y-espana/

este hilo

https://vandal.elespanol.com/foro/mensaje/908587/300-espanolizando-catalunya/

y este hilo

vandal.elespanol.com/foro/mensaje/868269/catalunya-is-not-spain-pero-lo-parece/

¿que necesidad había de abrir un nuevo hilo? Además de que ya es la tercera vez  que Juanmart abre un nuevo post para tratar de un tema ya tratado.  A mi por mucho menos me expulsaron de Vandal una vez
Lo que no te mata te convierte en un zombi
Este tema está Cerrado
Motivo del cierre: El mensaje está duplicado.
Buscar en el foro: En foro: Tipo:
Foro de Vandal
>
Flecha subir