Vandal
PEGI +16
Xbox One
FICHA TÉCNICA
Desarrollo: Capcom
Producción: Capcom
Distribución: Koch Media
Precio: 69,99 €
Jugadores: 1
Formato: Blu-ray
Textos: Español
Voces: Español
Online: Sí
COMUNIDAD

PUNTÚA
Monster Hunter World para Xbox One

Insuficientes votos para figurar en los rankings.
ANÁLISIS

Análisis de Monster Hunter World para Xbox One

Carlos Leiva ·
Monster Hunter regresa a las consolas de sobremesa con una entrega repleta de novedades que eleva la saga a un nuevo nivel. Uno de los primeros imprescindibles del año.
Versión Xbox One. También disponible en PlayStation 4 y Ordenador.

Para aprender a dominar el juego y conocer todos sus secretos, consulta nuestra guía: Guía Monster Hunter World, trucos y consejos

Han pasado ya una buena cantidad de años desde la última vez que tuvimos la oportunidad de jugar a un Monster Hunter desarrollado en exclusiva para consolas de sobremesa, pero por suerte eso va a cambiar esta misma semana con la llegada de Monster Hunter World. Y no hablamos de un simple juego cualquiera ni de ninguna clase de spin-off, a pesar de lo que podría dar a entender su título, sino que estamos ante una entrega principal de pleno derecho que aprovecha la potencia de las plataformas actuales para llevar la saga un paso más allá, tanto en lo jugable como en lo visual.

Tras haberle dedicado un buen número de horas a su versión final y haber abatido toda clase de duras criaturas, ya podemos confirmaros que estamos ante uno de los mejores títulos que nos ha dejado la serie hasta el momento, especialmente en lo que a su jugabilidad se refiere.

PUBLICIDAD

Todo esto, sumado a los múltiples esfuerzos que ha hecho Capcom por hacer de su experiencia algo más accesible, pero sin perder su esencia de juego "hardcore", y a todos los pequeños retoques y revisiones que ha recibido la fórmula habitual, para eliminar todo aquello que quizá antes no funcionaba tan bien, han dado como resultado uno de los primeros imprescindibles de todo el año, y probablemente uno de los mejores juegos que podremos disfrutar a lo largo de este recién empezado 2018. ¿Los motivos por los que decimos esto? Solo tenéis que seguir leyendo para descubrirlos.

Cacerías de nueva generación

Como decimos, en esencia estamos ante un Monster Hunter de pura cepa, es decir, un juego de acción con elementos de rol en el que tendremos que dar caza a una gran variedad de criaturas gigantescas en épicos combates para así poder obtener sus materiales y crear con ellos nuevas armas y armaduras que nos hagan más poderosos y nos permitan hacer frente a monstruos cada vez más poderosos.

Nuestro camarada Felyne y nuestra compañera serán nuestros mejores aliados en esta nueva aventura.

De este modo, tras crearnos a nuestro personaje y a nuestro camarada Felyne con un editor muy completo (el más extenso de toda la saga, sin duda), nos embarcaremos en una aventura en el Nuevo Mundo para descubrir el secreto que lleva a los Dragones Ancianos a emigrar hasta este inexplorado continente.

A diferencia de sus predecesores, ahora la historia principal tiene más presencia y está mucho mejor presentada y estructura, dándole un pequeño toque cinematográfico al incluir multitud de breves vídeos para así contextualizar nuestras diversas cacerías. Lo cierto es que esta linealidad le sienta muy bien, ya que siempre sabremos cuál es nuestro próximo objetivo y los motivos por los que lo hacemos, lo que nos invita también a querer seguir jugando para descubrir que nuevos misterios y aventuras nos aguardan.

Ojo, el argumento sigue siendo lo de menos y el guion no podría ser más simple, pero la presentación es muy buena y se agradece enormemente su planteamiento, dándonos motivaciones reales para seguir jugando que van más allá del simplemente hacernos más poderosos para poder pasar a la siguiente tanda de monstruos.

Los tutoriales están mucho mejor integrados que en anteriores entregas y el propio diseño de misiones nos irá enseñando a jugar durante los primeros compases.

Gracias a esta estructura, Capcom también ha conseguido reducir considerablemente el nivel de entrada por el que se ha caracterizado la serie, diseñando mejores tutoriales para que los más novatos entiendan bien todos sus conceptos de forma progresiva sin aburrirse en el proceso y evitando así que lleguen a sentirse perdidos en un primer momento ante todas sus posibilidades.

Esto hace que las primeras cacerías quizá sean un poco más fáciles que en entregas anteriores, aunque ya os vamos avisando que el título no para de subir el nivel, llegando a desafíos realmente estimulantes incluso para los que llevamos cazando dragones desde hace años. A fin de cuentas, gran parte del éxito de Monster Hunter lo tenemos en esa sensación de satisfacción que produce abatir a un duro enemigo que nos ha puesto contra las cuerdas y nos ha hecho esforzarnos, por lo que esto era algo que tenía que seguir siendo así, y así ha sido.

Hablando de monstruos, comentar que, tal y como era de esperar, estos vuelven a tener un diseño imponente, unas animaciones cuidadísimas, mecánicas y comportamientos únicos que los diferencian por completo del resto y acaban por ofrecernos unos enfrentamientos dignos de la saga, tan emocionantes y desafiantes como espectaculares y épicos, obligándonos a estudiar muy bien cada uno de sus movimientos para saber cuándo esquivar (o directamente huir) y cuándo pasar al ataque apuntando a sus puntos débiles para maximizar nuestro daño.

Por supuesto, esto no sería un 'Monster Hunter' si no hubiese algún monstruo con el tamaño de una montaña.

Por lo que hemos cazado, esta vez hay una treintena de grandes bestias a las que abatir (aunque no descartamos que haya todavía alguna que otra criatura por ahí por descubrir y a la que dar caza), repartiendo el protagonismo equitativamente entre monstruos inéditos y viejos conocidos. Los nuevos nos han gustado bastante y los clásicos mantienen su esencia intacta, por lo que probablemente sepáis ya cómo enfrentaros a ellos, aunque mucho cuidado, ya que se guardan algunos trucos nuevos bajo la manga que quizá os hagan replantearos un poco vuestra estrategia.

También conviene tener en cuenta que Capcom tiene planes de ir actualizando el juego gratuitamente con nuevas misiones, monstruos y contenidos, por lo que es de esperar que el bestiario se vaya ampliando con el paso de los meses, una estrategia con la que la compañía pretende mantener viva a la comunidad durante mucho tiempo.

A nivel jugable nos hemos encontrado con un buen número de novedades que nos han parecido bastante interesantes, como la mayor movilidad y agilidad de nuestro personaje tanto a la hora de combatir como a la de moverse por el escenario, pudiendo trepar por muchos más lugares que antes (y a mayor velocidad), tomarnos pociones mientras corremos, dejar de consumir energía cuando corremos sin estar en combate, recolectar muchos tipos de objetos del entorno sin tener que pararnos a ello, deslizarnos para descender rápidamente por pendientes, etcétera. Y lo mejor: ¡sin pantallas de carga!

Por fin se acabó el tener que estar "zoneando" constantemente al querer ir de un sitio a otro dentro de un mismo mapa, evitándonos así esas situaciones tan molestas en las que el monstruo nos mandaba de un ataque a una pantalla de carga o se colocaba en un sitio al que no podíamos llegar porque si nos acercábamos cambiábamos de zona. Y todo ello por no hablar del tiempo que nos ahorra esto y la mayor sensación de inmersión que se consigue.

Ya que estamos hablando de los mapas, decir que esta vez la lista no es muy extensa, aunque ahora son enormes, incluso laberínticos en muchos casos, y con multitud de niveles de altura, por lo que han ganado tanto en extensión como en complejidad de diseño, por lo que resultan mucho más inmersivos y "salvajes" que nunca, transmitiéndonos la sensación de estar realmente en cotos de caza de monstruos fantásticos de proporciones colosales.

Pero ahora no son simplemente más grandes y enrevesados, sino que también son mucho más interactivos, con multitud de elementos que podemos usar para tomar ventaja en los enfrentamientos, como plantas que envenenan, trampas de enredaderas en las que podemos atrapar a nuestros enemigos, luciérnagas que emiten un gran destello que ciega a todo lo que esté mirando hacia nuestra dirección, etcétera.

El propio escenario puede convertirse en un peligro en sí mismo. ¡Cuidado con dónde pisáis!

De hecho, la propia estructura del mapa juega un papel importantísimo en los combates, ya que hay obstáculos que podemos usar para protegernos, arbustos en los que escondernos para darnos un segundo de respiro, pasillos con los que reducir la movilidad de nuestro enemigo (aunque cuidado, que en ellos no podréis esquivar bien y os pueden acorralar con facilidad), etcétera.

El terreno de combate siempre había sido algo muy importante en la saga, aunque ahora todo esto se ha llevado varios pasos más allá y tienen más protagonismo que en cualquier entrega anterior, algo que se agradece enormemente y que hace más rica la jugabilidad, abriéndonos un buen número de nuevas posibilidades y estrategias.

Otra novedad que nos ha resultado muy interesante es la inclusión de las investigaciones y los lafarillos. Como buenos cazadores, ahora podremos seguir los rastros de nuestras presas investigando sus huellas y restos, algo que también subirá nuestro nivel de conocimiento sobre ellos. Cuanto más "investiguemos" a una criatura, más bonificaciones obtendremos contra ella, como que los lafarillos, una suerte de luciérnagas, nos marquen el camino hasta su ubicación o que podamos verlos directamente en el mapa y seguir todos sus movimientos.

Además, si hablamos con los investigadores de la ciudad principal y les llevamos muchos puntos de investigación, desbloquearemos nuevas entradas en el bestiario de bolsillo para poder consultar con todo detalle sus puntos débiles, objetos que pueden soltar, las zonas que podemos romperles o cortarles, etcétera. Es decir, siempre que cacemos a un monstruo ganaremos algo, aunque no nos suelte la pieza que buscábamos, lo que hace un poco más gratificante los "farmeos", sobre todo al comprobar cómo estos se van agilizando más y más tras cada misión al poder rastrearlos antes y prepararnos mejor.

Otra interesante consecuencia de hacer todo esto es que obtendremos puntos de investigación que podremos usar de diferentes formas en algunos de los establecimientos de la ciudad. Además, conforme acumulemos puntos de investigación de los diferentes monstruos que pueblan el Nuevo Mundo también tendremos la posibilidad de desbloquear las Misiones de Investigación, donde encontraremos uno de los grandes pilares del "end game" del título.

Estas misiones se generan de forma más o menos aleatoria y nos plantean diferentes tipos de desafíos con reglas ligeramente modificadas respecto a los Encargos (las misiones de la historia principal) y las Opcionales (las misiones tradicionales de toda la vida que podemos repetir todas las veces que queramos), como limitar el número de jugadores que pueden participar, reducir o aumentar el número de desmayos permitidos, etcétera.

No os olvidéis de pedirle al Chef miausculoso que os prepare un buen plato de comida antes de salir de caza.

Dichas misiones solo pueden repetirse un determinado número de veces, las recompensas suelen ser mejores y en algunos casos también incluyen monstruos "curtidos", versiones mejoradas y mucho más agresivas de las bestias que habitualmente abatimos, las cuales presentan un reto altísimo (son los más difíciles de todo el juego y, en cierta manera, palian un poco la ausencia de misiones de Rango G), aunque claro, los premios que obtendremos por vencerlas son extremadamente suculentos.

Con esto, se podría decir que el número de misiones que incluye el juego es prácticamente infinito y esto también incentiva el que queramos aliarnos con otros jugadores para poder cumplirlas con éxito y obtener las recompensas de aquellos encargos que hayan obtenido nuestros compañeros, ya que os volvemos a recordar que se generan de forma un tanto aleatoria.

Independiente de las Misiones de Investigación, entre los Encargos, las Opcionales, y las misiones de Eventos temporales, tenemos juego para muchísimas horas si queremos completarlo todo. Tampoco podemos olvidarnos de la Arena, donde podremos cumplir misiones a contrarreloj para competir en los marcadores mundiales con otros usuarios y obtener recompensas especiales. A diferencia del resto, en la Arena cooperativa el límite de jugadores es de dos y no de cuatro.

Os alegrará saber que ahora la bolsa del inventario de objetos consumibles es independiente de la de los materiales que recolectemos de los monstruos.

Por supuesto, tampoco faltan las expediciones para que podamos explorar los terrenos de caza con calma y tranquilidad, y sin presiones de ningún tipo, algo que viene especialmente bien cuando queremos recolectar materiales del entorno, buscar nuevos monstruos para desbloquear sus misiones (y, de paso, practicar contra ellos) e incluso encontrar zonas donde instalar nuevos campamentos para desplegarnos en ellos cuando emprendamos un encargo, o simplemente para usarlos como puntos de viaje rápido.

Completar la historia principal es una tarea que nos ha llevado unas 35 horas de juego, jugando a la carrera, casi sin hacer misiones opcionales y parándonos muy poco a "farmear" equipo, únicamente cuando lo hemos considerado estrictamente necesario, por lo que jugando a un ritmo más normal y pausado, lo más probable será que os dure una media de 40 y 60 horas, dependiendo de lo que os paréis a realizar cosas que no formen parte de la trama central.

Evidentemente, tras esto todavía os quedarán muchísimas cosas por hacer para seguir mejorando vuestro equipo y echándole horas al juego, aunque no esperéis una cantidad de contenidos tan elevada como lo visto en Monster Hunter 4 Ultimate o Monster Hunter Freedom Unite, al menos de momento.

Se ha implementado un ciclo de día y noche que nos deja estampas tan bellas como esta.

Otro aspecto que se ha potenciado es el multijugador. Como muchos sabréis, Monster Hunter es una saga que despliega todo su potencial cuando jugamos con amigos (aunque el título se disfruta también muchísimo jugando en solitario), por lo que ahora podremos crear salas de hasta 16 jugadores y publicar varias misiones para que se apunten a ellas quienes quieran (el límite sigue siendo de cuatro) y así poder crear grupos más variados sin tener que estar entrando y saliendo constantemente de diferentes salas.

Destacar que ahora todas las misiones del juego se pueden jugar tanto en multijugador como en solitario, por lo que estas no están divididas entre misiones individuales y cooperativas. Además, también podremos crear brigadas, disfrutar de un chat de voz muy funcional y útil, invitar amigos a nuestra sala, y las partidas, por lo que hemos podido comprobar, funcionan muy bien y sin apenas lag.

Para potenciar más todavía las posibilidades multijugador, también tenemos la posibilidad de lanzar una bengala de auxilio en mitad de una misión para que el resto de usuarios de la sala que no se hayan apuntado reciban el aviso de que necesitamos ayuda y puedan acudir a socorrernos.

No nos cansaremos de elogiar el imponente diseño de las criaturas.

A nivel gráfico tampoco podemos poner muchas pegas, ya que se ve realmente bien, con unos modelados muy trabajados (el de los monstruos es una auténtica pasada, así como sus animaciones), escenarios repletos de vida y elementos, elaborados efectos de todo tipo y una dirección artística simplemente sobresaliente. Quizá la parte más negativa se la lleven las texturas, las cuales podrían dar algo más de sí (se hace muy evidente en los primeros planos), aunque nada que empañe el resultado final ni deba preocuparos.

En nuestro caso hemos jugado en PlayStation 4 Pro, donde hemos tenido tres modos distintos de visualización. Uno a 4K, otro a 1080p con gráficos mejorados y otro a 1080p con una tasa de imágenes por segundo más alta. Por lo que hemos podido comprobar, os recomendamos encarecidamente que prescindáis de las dos primeras, ya que el rendimiento en ellas no está a la altura. En cambio, con la tercera opción la pérdida de detalle tampoco es tan alta y ganaremos en fluidez. Por lo general, la tasa de imágenes por segundo oscila entre los 30 y los 60 fps, aunque casi nunca llega hasta este último punto, y a veces hay alguna que otra ralentización ocasional cuando la bajada es muy brusca, pero nada grave.

¿Os hemos dicho ya lo bonitos que llegan a ser los escenarios y lo cuidados que están?

El sonido también vuelve a estar a la altura con una banda sonora orquestal que sabe cómo realzar la épica y la tensión de cada batalla, regalándonos melodías muy pegadizas y que no tardaremos en asociar a cada monstruo o lugar. Los efectos también están a un nivel altísimo, sobre todo cuando entran en juego los rugidos y sonidos que emiten las bestias, y por primera vez en la saga tenemos un doblaje al español (abandonando así el lenguaje inventado habitual de la serie), el cual nos ha parecido de primer nivel y de una calidad muy profesional, tanto en lo referente a la selección de voces (todos son actores conocidísimos del cine y la televisión) como a las interpretaciones.

Conclusiones

Monster Hunter World no solo es un juegazo, sino que ha sabido evolucionar la serie de forma muy acertada, haciéndola más accesible, pero sin perder por ello su esencia, profundidad o dificultad. Todos los cambios que se han realizado nos han parecido para bien, jugablemente es una auténtica delicia, los combates contra los monstruos son épicos como ellos solos, tiene contenidos para tenernos entretenidos durante semanas y que se ampliarán de forma gratuita, su multijugador es de lo mejor que hay en consolas actuales y a nivel audiovisual es bonito y espectacular como pocos. Así pues, y sabiendo que estamos ante uno de los grandes del año, solo nos queda una pregunta por haceros: ¿Estáis listos para adentraros en el Nuevo Mundo?

Hemos realizado este análisis en su versión de PS4 con un código de descarga que nos ha proporcionado Koch Media.

NOTA

9.1
Gráficos
Duración
Sonido
Un jugador
Jugabilidad
Multijugador

Puntos positivos

Más accesible que nunca, pero tan profundo y exigente como siempre.
A nivel artístico es una maravilla.
La épica de los combates y lo satisfactorio que llega a resultar progresar y abatir a nuestras presas.

Puntos negativos

Algunos combates son tan frenéticos que a veces la cámara nos dificulta un poco las cosas.
Aunque tiene una gran cantidad de contenidos, en este sentido se queda algo por debajo de otras entregas.

En resumen

Monster Hunter World es la evolución que tantos años llevaba pidiendo la saga, elevándola a un nuevo nivel y haciéndola más divertida y accesible que nunca.
PUBLICIDAD
En forosComentar en nuestros foros

youbill36 · 06/02/2018 16:24
[respuesta:148]El problema quizás lo tengas tu,que coño dices si no me conoces.algún problema con la nes,seguro que es mejor que la mierda de tu ps4.[/respuesta]

youbill36 · 06/02/2018 16:18
[respuesta:148]💩💩💩😄[/respuesta]

Derhelm · 02/02/2018 21:39
Desde la Nes de 8 bits dice  :jaja:
Si tienes mas de 10 años tienes un problema...

youbill36 · 02/02/2018 21:32
si,si,si👏 :jaja:

Antenaitor · 02/02/2018 15:04
[respuesta:145]No te vayas si no quieres, pero deja de decir gilipolleces.[/respuesta]

En forosComentar en nuestros foros

Últimos análisis Xbox One

Análisis
2018-10-22 18:00:00
Los villanos de DC protagonizan una de las aventuras de LEGO más divertidas e inspiradas de los últimos años.
Análisis
2018-10-18 16:50:00
Call of Duty vuelve con su mejor multijugador hasta la fecha acompañado de un Battle Royale a la altura y de unos Zombis con unos niveles de producción excelentes.
Análisis
2018-10-18 10:06:00
El mejor baloncesto callejero vuelve gracias a la divertida y frenética propuesta de Saber Interactive y 2K Games.
Análisis
2018-10-17 12:32:00
La icónica saga de lucha 3D con armas de Bandai Namco regresa con una gran entrega repleta de intensos combates y horas de diversión, ya sea en solitario o en compañía.
Análisis
2018-10-17 09:50:00
Warriors Orochi vuelve con una enorme plantilla y la diversión habitual, aunque sin grandes novedades.
Análisis
2018-10-16 16:18:00
Combatimos a los siete pecados capitales en un 'boss rush' con ideas muy interesantes, pero que no es capaz de ofrecernos batallas realmente memorables.
Flecha subir